Zapatero juega su última ficha e implora una firma del injusto acuerdo a la “oposición” venezolana

El expresidente español envió una carta a la dirigencia de la "oposición" venezolana, en la que le solicita que reconsidere su decisión de no firmar el acuerdo

564
(PSUV)
Zapatero implora a la oposición que firme el acuerdo parcial del régimen chavista. (PSUV)

El diálogo fracasó en República Dominicana. La dictadura impuso un acuerdo parcial e inadmisible y la dirigencia opositora no lo firmó.

Temprano, el expresidente español, José Luis Rodríguez Zapatero alertó que si no se lograba una resolución, la alternativa sería peor. Ahora, frente al evidente revés, Zapatero envía una carta a la dirigencia “opositora” en la que le implora que reconsidere su decisión de no firmar.

“Después de trabajar sin descanso durante dos años por una convivencia pacífica, democrática, de superación de los problemas económicos y sociales de Venezuela”, inicia Zapatero, “se culminó en un consenso básico para un gran acuerdo, que supone una esperanza real y valiente para el futuro de Venezuela”.

Luego, el expresidente de España, que mantiene reuniones con la dictadura desde hace meses, increpa a la dirigencia “opositora”: “De manera inesperada para mí, el documento no fue suscrito por la representación de la oposición“.

“No valoro las circunstancias y los motivos, pero mi deber es defender la verdad y mi compromiso es no dar por pedido el lograr un compromiso histórico entre los venezolanos”, espeta José Luis Rodríguez Zapatero.

“Es por ello que le pido, pensando en la paz y la democracia, que su organización suscriba formalmente el acuerdo que le remito, una vez que el Gobierno se ha comprometido a respetar escrupulosamente lo acordado. Esta petición la formulo desde mi convicción profunda en la necesidad de este acuerdo y mi compromiso por el cumplimiento del mismo”.

Primero, Zapatero habla del acuerdo propuesto por la dictadura como la panacea que solucione toda crisis en Venezuela. Deja a un lado todo lo que implica el acuerdo, que no es más que la capitulación ante la tiranía y la imposición de la voluntad de Nicolás Maduro.

El acuerdo establece que la dirigencia opositora se compromete a colaborar con la supresión de las recientes sanciones que han impuesto diferentes naciones occidentales a miembros del régimen chavista, todos vinculados con delitos.

Asimismo, se determina que las condiciones para las elecciones presidenciales no se alterarán: continuarán subordinadas a la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima, se celebrarán de forma inconstitucional en abril de este año; los rectores, aún con su período vencido continuarán en los cargos; se creará una comisión para verificar el cumplimiento del acuerdo, que será presidida por Zapatero.

Por otra parte, el acuerdo no contemplaba cambios importantes para solventar la crisis económica y proponía, además, la conformación de una Comisión de la Verdad con el fin de reparar a “las víctimas, la paz y la justicia”.

En ningún momento el acuerdo tomaba en cuenta a los más de trescientos presos políticos que se mantienen secuestrados hoy en Venezuela.

El rechazo a Zapatero

“Zapatero se está ganando esos reales bien ganados. Eso no se puede ganar”, escribió el periodista Nehomar Hernández frente a la súplica del expresidente.

“¿Será que, de una vez por todas, se cierra el nefasto y dañino ciclo de José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela?”, preguntó en su cuenta de Twitter el politólogo y dirigente, Pedro Urruchurtu.

Asimismo, el docente de la Universidad de Muenter, Alemania, Ivo Hernández, escribió: “La crápula de Zapatero a moverse pues ve cómo el mundo está reaccionando. Lo de Tillerson no es juego y Europa va detrás, aunque sea lenta”.

“Hoy está claro lo que estaba claro: 1. Zapatero es agente de Maduro y siempre fue inaceptable como mediador; 2. Maduro nunca estuvo dispuesto a un diálogo para elecciones libres (lo que habría implicado su salida); 3. ‘Diálogo’, palabra noble, ha sido enterrada, por ahora”, dijo el exministro, catedrático y consultor, Carlos Blanco.

Una de las plumas más reconocidas de España, es la del periodista Hermann Tertsch; y el sus redes aseguró que Zapatero, por cómplice de la dictadura chavista, debería también ser condenado por la Corte Penal Internacional de La Haya.

 

Comentarios