Estados Unidos denuncia al Consejo Nacional Electoral chavista por “desmantelar la democracia”

"Esta propuesta simulada es el último ejemplo de lo lejos que Maduro llegaría para destruir la democracia de Venezuela", espeta la embajadora ante la ONU, Nikki Haley

610
(Wikimedia)
Cada día Estados Unidos asume una conducta más firme frente a la tiranía en Venezuela. (Wikimedia)

En un nuevo comunicado, el Gobierno de Estados Unidos rechazó la convocatoria unilateral de elecciones presidenciales en Venezuela, por parte del Consejo Nacional Electoral chavista. Para la administración de Donald Trump, este proceso no gozaría de las garantías pertinentes.

“Los Estados Unidos denuncia la decisión del Consejo Nacional Electoral de Venezuela de promover unilateralmente elecciones presidenciales sin garantías para asegurar que sean elecciones libres, justas y con validación internacional”, se lee en al inicio del comunicado del Departamento de Estado de EE. UU.

De acuerdo con el país norteamericano, las elecciones no tienen el acuerdo de todas las fuerzas políticas del país por lo que la participación en el proceso se ve limitada.

“Al negar la participación en el proceso electoral, el régimen de Maduro continúa desmantelando la democracia en Venezuela y revela su poder autoritario”, se lee en el comunicado.

Luego, el Departamento de Estado expresa el apoyo a todos “los partidos de oposición” que han rechazado los términos en que la dictadura de Nicolás Maduro pretende imponer unas elecciones en Venezuela.

“La renuencia del Gobierno venezolano de negociar en buena fe, impide que se establezca un acuerdo para lograr elecciones creíbles. Desafortunadamente el régimen de Maduro no tiene el valor suficiente para competir en elecciones dentro de un mardo de igualdad”, añaden.

Por último, el Departamento de Estado menciona la reciente gira del secretario de Estado, Rex Tillerson, por Latinoamérica. Tillerson visitó varias naciones de la región y se enfocó en discutir la crisis de Venezuela y cómo el hemisferio podría colaborar para restituir la democracia en un país que agoniza.

“Estamos junto al hemisferio en el apoyo al pueblo venezolano y su derecho soberano de que sus votos cuenten en unas elecciones libres, justas y transparentes. Continuaremos presionado al régimen para restaurar la integridad de la constitución venezolana”, concluye el texto del Departamento de Estado.

Nikki Haley habla sobre el fracaso en República Dominicana

En un comunicado de prensa, la embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas, Nikki Haley, se pronunció sobre el fracaso del diálogo que mantenía la presunta “oposición” venezolana con a dictadura de Nicolás Maduro en República Dominicana.

“Ayer, la oposición venezolana anunció que sus negociaciones con el Gobierno terminaron si un acuerdo que permitiera el fin de la crisis política. La oposición rechazó un borrador propuesto por el régimen de Maduro en el que no se incluía ni el elemento más básico que garantizara elecciones creíbles”, dijo Haley.

Asimismo, la embajadora aseguró que el acuerdo que propuso el régimen “no era serio y queda claro que el Gobierno nunca tuvo intenciones de negociar de buena fe. Tampoco tuvo intenciones en permitir que los venezolanos tuviesen las elecciones libres que quieren y merecen”.

“Esta propuesta simulada es el último ejemplo de lo lejos que Maduro llegaría para destruir la democracia de Venezuela”, espeta la embajadora ante la ONU.

Haley continúa demostrando su posición frontal y firmeza en contra de la tiranía en Venezuela. El pasado 13 de noviembre, durante una reunión informal del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas bajo el mecanismo de la Fórmula Arria, la embajadora aseguró que el régimen de Maduro está vinculado al narcotráfico.

“Venezuela es un narco-Estado cada vez más violento que amenaza a la región, al hemisferio y al mundo”, dijo Haley en ese momento.

Por último, en unas declaraciones este jueves ocho de febrero, el presidente Donald Trump se refirió a cuatro países que amenazan la estabilidad en el mundo: Irán, Cuba, Corea del Norte y Venezuela. Queda claro que el retorno a la democracia en estas naciones representa una prioridad en la política exterior de Estados Unidos.

Comentarios