Maduro busca que el papa lo proteja de Latinoamérica y Donald Trump

El papa todavía no ha tenido el arrojo de condenar la tiranía chavista

4.873

 

Maduro, frente a la presión internacional, pide auxilio al papa Francisco, amigo de su modelo ideológico. (Alba Ciudad)

Ayer, doce de febrero, el PanAm Post publicó una nota en la que se devela que dentro del régimen dictatorial de Nicolás Maduro existe la preocupación por una posible injerencia militar en Venezuela que termine deponiendo el autoritarismo. Está la inquietud, pero el dictador cree que todavía hay un actor internacional con la suficiente influencia para salvarlo: Jorge Bergoglio.

En una rueda de prensa ofrecida este lunes, Nicolás Maduro aprovechó para solicitar al papa que impida que una coalición internacional ejecute una intervención humanitaria en Venezuela.

“Que el papa nos ayude a impedir que Trump lance sus tropas e invada Venezuela; le pido al papa ayuda contra la amenaza militar de Estados Unidos, que no me abandone, que no nos abandone”, dijo el líder chavista durante la rueda de prensa de la que expulsó a varios periodistas.

Nicolás Maduro cree que países importantes de la región como Argentina y Brasil, con Mauricio Macri y Michel Temer a la cabeza, respectivamente, están empeñados en desestabilizar su gestión. Por ella razón, también suplicó al sumo pontífice.

Habló de la “prepotencia”, la “agresividad” y la “obsesión” de Macri y Temer.

Desde hace varios días se vienen acentuando los rumores sobre la inminencia de una intervención militar en Venezuela, liderada por Estados Unidos y acompañada por países amigos de la región, con el objetivo de brindar asistencia humanitaria a una sociedad hastiada y de apartar al régimen autoritario de Maduro.

Frente a esa posibilidad —que no es tan inminente como algunos pretenden sugerir—, ahora Maduro recurre al amigo de su sistema, Bergoglio.

El papa, quien jamás ha tenido el arrojo de condenar la tiranía chavista, se ha perfilado como un claro aliado de modelos como el de Maduro o el de los Castro en Cuba.

En 2016, cuando el carácter criminal de Maduro había quedado más que expuesto, el papa lo recibió en el Vaticano. Ahora, en medio de la coyuntura política más dramática de Venezuela, cuando impera una dantesca crisis humanitaria, el jefe de la Iglesia Católica ha evitado pronunciarse al respecto; incluso a pesar de que recientemente tuvo una gira por la región. En cambio, sí habla de las supuestas víctimas del capitalismo y el dinero.

 

Comentarios