Las exigencias para Venezuela en Cumbre de Lima: sanciones y rechazo a fraude electoral

Varios actores, independientes entre sí, actuaron en simultáneo para torpedear al régimen de Maduro

4.569
Los representantes del grupo de expresidentes estuvieron acompañados por el alcalde Ledezma y la abogada Tamara Suju. (PanAm Post)

En víspera de la VIII Cumbre de las Américas en Lima. Un ring en el que las naciones de la región se enfocarán, de entre muchos asuntos, en la dramática crisis que impera en Venezuela. Sabrina Martín, del PanAm Post, reportó los movimientos previos al gran acontecimiento sobre el que se impondrá la atención: y se dice y espera que se haga mucho a favor de los venezolanos.

Representantes de la sociedad civil venezolana estuvieron en Lima: diputados, dirigentes, líderes de opinión y personajes vinculados al juego político. Los miembros del Parlamento venezolano hablaron a Martín sobre el antejuicio de mérito contra el dictador que aprobó este lunes el legítimo Tribunal Supremo de Justicia. Las declaraciones de algunos asambleístas ventilaron las diferencias de criterios sobre la decisión.

No obstante, lo que sobresalieron fueron los actos ajenos a la agenda oficial de la VIII Cumbre de las Américas. Desde la tribuna de un pequeño auditorio, los expresidentes del grupo IDEA —acompañados de la abogada defensora de derechos humanos y directora del Casla Institute, Tamara Suju; y el alcalde de Caracas y expreso político, Antonio Ledezma— fueron tajantes al referirse a temas prioritarios.

Las fraudulentas elecciones de Cuba no deben ser reconocidas por la comunidad internacional; igualmente, las fraudulentas elecciones en Venezuela “son un simulacro”. Se deben imponer más sanciones y urge un canal humanitario.

Se trató, en síntesis, de un pronunciamiento conciso por parte de los expresidentes de IDEA (Iniciativa Democrática de España y las Américas, un grupo de 17 exjefes de Estado). Fue una llamada de atención a la comunidad internacional: Venezuela debe ser amparada y el pueblo venezolano, auxiliado. La tiranía no caerá sola.

Por otra parte, el congresista peruano, Jorge del Castillo, acudió a la Fiscalía a denunciar a Nicolás Maduro por la detención arbitraria en Venezuela de Villca Fernández, un ciudadano con nacionalidad peruana.

Fueron agendas que actuaron en simultáneo; pero todas enfocadas en torpedear al régimen autoritario de Nicolás Maduro. Mientras hablaban los expresidentes, del Castillo denunciaba a Maduro; y, al mismo tiempo, los asambleístas venezolanos imponían su presencia y, algunos, hablaron sobre la intención de presionar a los mandatarios de la región para que se apruebe, en el marco de la VIII Cumbre, un documento en el que se desconozcan las fraudulentas elecciones de Nicolás Maduro.

Este 13 y 14 de abril arrancará oficialmente la Cumbre; pero en estos dos días previos, se celebrarán muchos eventos particulares que, aunque no obedecen a la agenda principal del gran evento, tienen un impacto decisivo en la dinámica y en la opinión pública.

Habrá tertulias en las que se exponga la deriva autoritaria de Venezuela. Periodistas viajaron a Lima para ofrecer sus testimonios de las persecuciones. Activistas, dirigentes o víctimas de la represión, hablarán.

Todo indica que los acuerdos que se concreten sobre Venezuela se enfocarán en aumentar la presión con sanciones económicas y políticas; y, además, desconocer, rechazar y condenar la pantomima electoral del próximo 20 de mayo en Venezuela.

Los expresidentes hablaron claro. Los diputados, aunque disociados entre sí, al menos expresan su sólido rechazo a la dictadura. Que un congresista en Lima acuda a la Fiscalía a denunciar a Maduro, también demuestra la prioridad del tema venezolano entre, incluso, los políticos de Perú.

Comentarios