Fiscal general de Venezuela: existe conflicto entre Diosdado y Maduro, y Chávez murió en 2012

"El 28 de diciembre [de 2012] Diosdado me llamó y me dijo: 'Vente que Chávez se murió'"

16.815
La fiscal habló con la periodista Sebastiana Barráez sobre la situación en la cúpula del chavismo, sobre la muerte de Hugo Chávez y las presiones que ha recibido. (Wikimedia)

Luisa Ortega Díaz, legítima fiscal general de Venezuela, habló con la periodista y especialista en temas militares, Sebastiana Barráez. Para su columna en el portal “Sebastiana sin secretos”, la fiscal respondió a una entrevista.

Lo que dijo fue interesante. La periodista Barráez lo llama “los secretos del Gobierno de Maduro”. Luisa Ortega Díaz habló de la muerte de Chávez, de las presiones que supuestamente recibió por parte de miembros de la dictadura y de los conflictos internos en la cúpula del chavismo.

Según la legítima fiscal “existe un conflicto entre Diosdado y Maduro“. “Diosdado me dijo que él iba a ser el próximo candidato y yo no sé qué pasó ahí. Pero Diosdado está convencido de que en las elecciones, que debieron ser en diciembre de este año, él sería el candidato. Ahí indudablemente hubo un conflicto de poder. Ellos se ponen de acuerdo porque lo que están defendiendo es ese grupo delincuencia y, como todo delincuente, tienen códigos y saben que deben permanecer unidos; de lo contrario, los van a derrotar y a enjuiciar”, dijo Luisa Ortega Díaz.

Sobre esto último se ha especulado bastante. Desde hace mucho hay quienes aseguran que Diosdado Cabello, el denominado «número dos del chavismo», representa una fracción distinta a la que encabeza Nicolás Maduro. Pero ahora lo confirma Luisa Ortega Díaz, mujer que por muchos años fue una pieza fundamental del régimen chavista. Conocedora, sin duda, de las entrañas del poder dictatorial.

La fiscal también confirmó que en diferentes países hay personas trabajando para que se restituya la libertad en Venezuela. Respondió a la inquietud sobre si hay militares y civiles conspirando en Colombia y en Estados Unidos. No lo negó. Aseguró, de hecho, que “cualquier acción que se ejecute contra el Gobierno de Venezuela, son acciones válidas, constitucionales, de valientes que nos van a liberar de esta tiranía”.

“Si, en Colombia hay grupos trabajando, como en Brasil, Panamá, República Dominicana, en todo el continente y Europa, por el rescate de Venezuela. Eso no es conspiración. Están trabajando para evitar la conspiración que hay  para cambiar la forma republicana que nos hemos dado”, dijo la fiscal.

Asimismo, se explayó sobre las presuntas presiones que sufrió por parte de miembros de la cúpula chavista.

Luego de denunciar la ruptura del orden constitucional en Venezuela, a finales de marzo del año pasado, la fiscal se reunió con el dictador, Maduro, en Miraflores. Fue una reunión orquestada con el fin de brindar una ilusión de armonía entre las diferentes facciones del régimen. Fracasó, evidentemente, porque la fiscal continuó apartándose de Nicolás Maduro. No obstante, a Sebastiana Barráez le revela que ella nunca quiso estar en ese momento en Miraflores.

Jorge Rodríguez quería obligarme a ir a esa reunión (…) Yo estaba acostada en mi casa y Jorge Rodríguez se metió en mi habitación y me dijo: ‘Si yo tengo que sacarte de aquí con una grúa, lo haré’. ‘No seas ridículo, chico’. Y entonces me dijo: ‘Tú vas a ser la responsable si Estados Unidos nos bombardea y mata a mis hijos’ (…) Esa noche, él me dice que el presidente quiere hablar conmigo. Le digo que solo si es con él y sin cámaras. Se comunica entre ellos y Jorge me dice que así será, pero me pide que no le hable complicado y, señalando la cabeza, agrega que ‘él no entiende, es escaso’. Acepté la reunión y, ¿cuál es mi sorpresa? Que cuando abren las puertas, ahí están las cámaras de Venezolana de Televisión”.

La última gran “revelación” de Luisa Ortega Díaz a Sebastiana Barráez, está relacionada con la turbia muerte del expresidente Hugo Chávez. Aún hoy es un secreto. No se sabe bien cuándo murió ni dónde. Algunos dicen que fue en La Habana, antes de la Noche de Fin de Año. Y en lo que todos coinciden es en que la fecha oficial, el 5 de marzo de 2013, no corresponde con el día verdadero.

Lo que dice la fiscal se acerca a la «especulación consensuada». Ortega Díaz le dijo a Barráez: “Lo que sí te puedo decir, es que yo estaba fuera del país el día 28 de diciembre [2012] y me llama Diosdado: ‘Vente que Chávez se murió‘. Nosotros comprando el pasaje para regresar a Venezuela, pero después me llama para decirme que no se murió. Te cuento lo que ocurrió, tal cual. Siempre pedí el acta de defunción de Chávez”.

“No sé si era él quien estaba en el ataúd, tampoco sé si realmente venía en ese cajón desde el Hospital Militar, a las 12 del mediodía, hasta Fuerte Tiuna, con ese sol inclemente, lo que atenta contra la conservación del cadáver”, agregó la fiscal.

Este testimonio de Luisa Ortega se suma al de otros, como el emisario de Odebrecht en Caracas, Euzenando Azevedo, quien dice que Hugo Chávez murió en Cuba, aunque sugiere que sí fue en marzo.

Lo cierto es que, cualquiera fuera la fecha, las repercusiones son inmensas. No es un tema que deba ser menospreciado. Y lo dice bien el periodista venezolano Pedro García Otero: “Si la muerte de Chávez fue el 28 de diciembre, todo el andamiaje legal que permitió la reelección de Maduro, fue fraudulento, incluyendo las elecciones del 14 de abril, que debieron realizarse cuatro meses antes. Un fraude en el que están incluidos TSJ [Tribunal Supremo de Justicia] y AN [Asamblea Nacional]”.

Probablemente Luisa Ortega Díaz se vaya sincerando con el tiempo. Por años fue una de las cabecillas del sistema. Hoy, enemiga acérrima, se convierte en una amenaza letal; por conocer bien al régimen, por haberlo vivido y por querer desvelar lo que no conviene a los criminales.

Comentarios