Voces importantes a Asamblea venezolana: «¡Formen Gobierno!»

El 10 de enero se presenta una oportunidad única. Y, para ello, hay que escuchar a quienes han hecho una propuesta sensata

1.224
La exigencia es que los diputados nombren un Gobierno de transición que se vuelva alternativa a Maduro y capitalice el respaldo de la comunidad internacional. (Archivo)

Se vuelve una exigencia ciudadana. E importantes representantes de esa ciudadanía, en Venezuela y en el exilio, son quienes han alzado la voz, en un intento de emplazar a la Asamblea Nacional de Venezuela.

Es lo que corresponde de acuerdo con el marco jurídico, según ha dicho el abogado y profesor en Harvard, José Ignacio Hernández, una de las importantes voces en el mundo académico. «Para el 10 de enero se debe nombrar un presidente», dijo Hernández en una entrevista al PanAm Post; sin embargo, esto solo es sensato «si ello se enmarca en una estrategia que logre generar un punto de inflexión«.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Otra voz, importantísima también desde el punto de vista académico, es la del economista, exministro y director del Centro para el Desarrollo Internacional en la Kennedy School of Government, Ricardo Hausmann. El profesor, en un polémico artículo publicado en el medio Project Syndicate, propuso que un nuevo Gobierno, nombrado desde luego por la Asamblea Nacional, pueda «solicitar asistencia militar a una coalición de países amigos» para deponer a Nicolás Maduro.

«La Asamblea Nacional podría destituir a Maduro y al narcotraficante de su vicepresidente, Tareck El Aissami, sancionado por la OFAC y a quien el Gobierno estadounidense le ha embargado más de USD $500 millones. Dado este vacío de poder, la Asamblea nombraría de forma constitucional a un nuevo Gobierno», escribió Hausmann a principios de este año.

Desde el punto de vista internacional, la voz más destacada, y que goza de mayor prestigio entre las cancillerías y las arenas diplomáticas, es el expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU y embajador, Diego Arria. En un video difundido en sus redes, emplazó a los parlamentarios: «El 10 de enero el presidente de la Asamblea debe nombrar a un presidente constitucional que llene el vacío que deja Maduro».

De acuerdo con Arria, al nombrar una figura, que supla al presidente, todas las naciones que el 10 de enero desconocerán públicamente a Nicolás Maduro podrán tener un presidente para reconocer. No obstante, el embajador no cree, tomando en cuenta el reciente comportamiento de los diputados, que estos asuman su responsabilidad y nombren a un Gobierno, debido a los riesgos que podrían asumir. Entonces, la obligación corresponde a la otra institución legítima, el Tribunal Supremo de Justicia.

«Si ellos no lo hacen, entonces tenemos otro recurso. El Tribunal Supremo de Justicia legítimo, nombrado legítimamente por la Asamblea, que en ese momento pasaría a tener más legitimidad, incluso, que la Asamblea, debe nombrar un Consejo de Gobierno de Emergencia Nacional integrado por gente independiente», dijo Arria.

No es venezolano, pero es uno de los individuos más respetado en la región. Y, también alzó la voz, en su momento, para emplazar a la Asamblea Nacional de Venezuela. El 20 de agosto de este año, en una carta al presidente de los diputados, Omar Barboza, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, aseguró que la Asamblea debe acatar la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia que enjuiciaba a Nicolás Maduro y, por lo tanto, lo separaba del cargo.

“El acatamiento, así como el respaldo y la confianza en la presidencia de la AN hacia el TSJ legítimo, son pasos esenciales para una transición a la democracia en Venezuela por la vía de la justicia y de la reinstitucionalización. El no acatamiento lo situaría a usted al margen de la institucionalidad democrática y lo transformaría en cómplice de una dictadura que ha destruido al país”, dijo Almagro en un texto.

Otro importante grito que se alza en el exilio es el de Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas y reconocido político de trayectoria. Constantemente, desde su cuenta de Twitter, pide que se instale, urgentemente, un Gobierno de transición «que marque rumbo a la construcción de la República, con respaldo de ciudadanos, Fuerza Armada y comunidad internacional».

«Quien asuma la presidencia de la Asamblea Nacional al mismo tiempo debe encabezar un Gobierno de transición», dijo Ledezma en un audiovisual publicado el 31 de diciembre.

Dentro de Venezuela hay dos importantes voces, que, además, arrastran a varios movimientos.

El histórico dirigente venezolano, sabio y longevo, Enrique Aristeguieta Gramcko, ha emplazado a los diputados en un comunicado impulsado desde su plataforma política, Venezuela GANA.

«Nicolás Maduro es ilegítimo. Siempre lo ha sido. Primero, porque es ciudadano colombiano; segundo, porque fue destituido por la Asamblea Nacional por abandono del cargo en enero de 2017; y tercero, porque fue condenado por el caso de Odebrecht. Pero, además, el próximo 10 de enero finaliza el período constitucional —y dado que las elecciones presidenciales de mayo de 2018 fueron fraudulentas— el cargo de presidente de la República quedará vacante», se lee en un comunicado de GANA.

«Por consiguiente, GANA propone que la Asamblea Nacional se declare en sesión permanente a partir de este 5 de enero, fecha en la que asume la nueva directiva, con el fin de desconocer al régimen de Maduro y llenar el vacío constitucional», precisa la plataforma política de Enrique Aristeguieta Gramcko.

Por último, y quien se ha perfilado como la principal líder de la oposición venezolana, el pasado 21 de diciembre María Corina Machado difundió un video en el que pidió a los diputados asumir su responsabilidad. Como ciudadana, les habló:  “¿Qué tiene que pasar entre el cinco y el diez de enero? Hay que acabar con el Estado criminal. Tenemos que salvar a Venezuela. Nicolás Maduro es ilegítimo desde el primer día (…) El diez de enero concluye un período presidencial y no hay presidente electo”.

“Hay un vacío de poder que tiene la obligación de llenarlo la Asamblea Nacional, designando un Gobierno de transición encabezado por el presidente de la propia Asamblea Nacional. ¿Que esto tiene riesgos? Sin duda. ¿Que habrá una arremetida? Es muy posible. Pero no hay otra opción que el desconocimiento total de la tiranía. Cohesionar una fuerza institucional en la dirección de la ruptura del sistema”, aseguró.

A todas estas voces, en su momento, el 24 de diciembre, el PanAm Post se sumó con una editorial titulada Venezuela no tendrá presidente legal a partir del 10 de enero. En ella, precisó: «La Asamblea Nacional de Venezuela debe asumir, urgente, su responsabilidad y designar una alternativa que quiebre el disminuido deber de obediencia que aún posee Nicolás Maduro y que, de esa manera, pueda tutelar la verdadera transición hacia la libertad de una nación devastada».

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento