The Lancet advierte que vecinos de Venezuela pagarán su crisis de salud

En un duro editorial, una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo pasa revista a la insostenible situación del sistema venezolano de hospitales, tanto públicos como privados.

942
The Lancet denuncia el deterioro actual en que se encuentran los hospitales del país. (Twitter)

La reconocida revista científica-medica The Lancet, publica en su última edición un editorial donde describe el desmoronamiento del sistema de salud venezolano, “en medio del retorno de enfermedades controladas, como la malaria y difteria”, y la falta de información oficial en cuanto a los indicadores de salud básicos, sin los cuales es “difícil evaluar el impacto de la crisis”.

Para la revista médica más importante del mundo, la comunidad internacional debe acabar con “el abuso de poder del gobierno” de Nicolás, Maduro para que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria que tanto necesita el país, y “tomar medidas inmediatas para hacer frente a este alto precio sobre el bienestar de los venezolanos”.

El colapso del sistema de salud venezolano

El editorial que lleva por título “El Colapso del Sistema de Salud venezolano”, recuerda los “éxitos iniciales” de Hugo Chávez: según el Banco Mundial, la esperanza de vida al nacer aumentó de 71,8 a 74,1 años para ambos sexos y la mortalidad infantil disminuyó de 26,7 a 14,6 muertes por 1000 nacidos vivos entre 1998 y 2013.

“El progreso fue rápido y los resultados iniciales fueron prometedores”, señala The Lancet, pero aclara que “este éxito inicial se produjo en un momento de altos precios del petróleo que proporcionaban los fondos gubernamentales necesarios para destinar el gasto público en atención de la salud y en la importación de alimentos”.

“Sin embargo, cuando el precio del petróleo comenzó a caer en 2008 y la política revolucionaria de Chávez alienó a los inversores extranjeros, la situación cambió. Las mayores reservas de petróleo en el mundo no pudieron evitar el colapso económico”, indicó la revista: “El impacto en el sistema de atención de la salud se vio exacerbado por los controles del tipo de cambio, lo que provocó una escasez de las divisas necesarias para importar equipos, alimentos y medicinas”.

Agrega el editorial que “los datos oficiales del gobierno son difíciles de obtener. El último informe oficial del Ministerio de Salud de Venezuela fue publicado en 2016 (Boletín Epidemiológico) por la entonces ministra de Salud, Antonieta Corporale, quien fue recompensada después con un despido inmediato por Nicolás Maduro, quien ha estado liderando el país desde 2013 (Venezuela ha tenido 17 diferentes ministros de salud en los últimos 20 años). Los resultados de este boletín fueron destacaron en un Informe Mundial de The Lancet publicado en agosto de 2017, que señaló la situación insostenible de Venezuela. Este informe del gobierno reveló un aumento de 65 % en la mortalidad materna y un aumento de 30 % en la mortalidad infantil, con la muerte de 11.466 niños durante 2016″.

“Los resultados en la atención médica han seguido deteriorándose rápidamente. El gobierno venezolano ha estado constantemente reduciendo la proporción del gasto público anual dedicado a salud desde un máximo de 9,1 % en 2010 a 5,8 % en 2014. Se ha reportado que los suministros médicos desaparecen o se embargan y se quedan en los puertos, con algunos medios de comunicación que alegan corrupción que obstaculiza la distribución”.

The Lancet agrega que la Encuesta Nacional de Hospitales 2018, realizada por la oposición en la Asamblea Nacional y por la organización no gubernamental venezolana Médicos por la Salud revela que “la crisis de salud de Venezuela es peor de lo anticipado”.

La encuesta “evaluó el desempeño de 104 hospitales públicos y 33 privados en Venezuela. Según las cifras, la mayoría de los servicios de laboratorio y los servicios de nutrición hospitalaria solo están disponibles intermitentemente o están completamente inoperativos”.

“La escasez de artículos tales como medicamentos básicos, catéteres, suministros quirúrgicos y fórmulas infantiles se destacan en la encuesta; 14 % de las unidades de cuidados intensivos han sido cerradas porque no pueden operar y el 79% de las instalaciones analizadas carecen en lo absoluto de servicio de agua”, indica The Lancet.

“El Gobierno de Venezuela ha permitido que la infraestructura del país se desmorone, con consecuencias fatales para los venezolanos comunes. Sin informes regulares sobre indicadores de salud básicos, evaluar el impacto de la crisis es difícil. Sin embargo, la encuesta de la Encuesta Nacional de Hospitales 2018 muestra una disminución impactante en el desempeño de la atención médica y una falla del sistema”, señala el editorial.

“Conscientes de esta crisis humanitaria, según lo declarado por la oposición política en 2017, la ayuda humanitaria mundial ha sido ofrecida por múltiples países y la ONU. Sin embargo, el gobierno de Venezuela ha rechazado esta ayuda humanitaria, negando la existencia de una crisis. Es hora de terminar con el abuso de poder del gobierno venezolano, y tomar medidas inmediatas para hacer frente a este alto costo sobre el bienestar de los venezolanos”, concluye la información.

Sistema de Salud Vzla.thelancet.com Vol 391 April 7, 2018 (1)

Comentarios