Partos humanizados: la aterradora imagen que desenmascaró la hipocresía chavista sobre la crisis de salud en Venezuela

3.295
parto-venezuela
Al ministro de Comunicación del régimen chavista no le quedó más remedio que explicar la improvisada sala de parto: “no había suficientes camas para todas las mujeres”. (Twitter)

Tres mujeres embarazadas y dos de ellas completamentes desnudas, acostadas sobre las frías sillas de la sala de espera de un hospital del Instituto Venezolano de Seguros Sociales (IVSS), en pleno trabajo de parto, sin insumos y sin camillas para recibir a sus hijos: la imagen aterradora que circuló a través de las redes sociales y que acabó con la retórica y la hipocresía del régimen de Nicolás Maduro.

El actual Gobierno de Venezuela ya cumplió cuatro años en el poder, y apenas el pasado 29 de septiembre Nicolás Maduro hablaba de la importancia de un “parto humanizado”. Pero sus palabras una vez más se vieron opacadas por la realidad que enfrentan las madres venezolanas de menos recursos gracias a la imagen que recorrió las redes sociales.

Ante el revuelo e indignación que ocasionó la fotografía, a la viceministra de Salud, Linda Amaro, y al ministro de Comunicación e Información del régimen chavista, Ernesto Villegas, no les quedó más remedio que salir a explicar el por qué los centros hospitalarios se ven obligados a improvisar una sala de parto en la sala de espera: “no había suficientes camas para todas las mujeres”.

Los funcionarios chavistas decidieron culpar al actual gobernador del estado Lara, Henry Falcón, integrante de la opositora Mesa de Unidad Democrática; pero lo cierto es que el Instituto Venezolano de Seguros Sociales está en manos del Ministerio de Salud.

Fue en el mes de julio que el régimen dio inicio al supuesto “Plan Nacional de Parto Humanizado“, un programa que, según las palabras oficialistas, “reivindica a las mujeres venezolanas”. Pero la realidad es otra, la condición de los hospitales venezolanos es deplorable, no hay medicamentos ni insumos médicos. En Venezuela no existen las condiciones sanitarias para traer a un niño al mundo.

El pasado 26 de septiembre otras cinco mujeres dieron a la luz en el suelo del hospital Dr. Raúl Leoni en San Félix, estado Bolívar.

Y es que en Venezuela todas las semanas imágenes aterradoras sobre la crisis humanitaria copan las redes sociales y las primeras páginas de los medios de comunicación independientes.

Gusanos en sala de parto

El pasado 18 de enero el diputado José Manuel Olivares denunció la existencia de gusanos en la sala de parto del hospital Clínico Universitario de Caracas.

“La insalubridad en el Clínico es tal que llegó al punto de tener gusanos en las camas de parto”, dijo el médico, quien declaró que “los médicos se dieron cuenta que salían vermes de los colchones de las camas de parto, notificaron y la dirección no cerró el área”.

“No cerraron el área para su limpieza y desintoxicación sino que se limitaron a sacar las camas con gusanos y seguir atendiendo parturientas. Las mujeres atendidas en estas salas de parto y los niños que ahí nacen corren grave peligro de contaminación. ¡Se trata de sus vidas!”, expresó el diputado en Twitter.

 

Más de 11.000 neonatos muertos

En el país suramericano no solo se trata de dar a luz en el suelo, o en una silla; una vez es superada esa dura etapa toca rezar para que un niño sobreviva ante las peores condiciones al nacer. La cifra de bebés neonatos que han fallecido en Venezuela a causa de la falta de medicamentos y distintos insumos cada vez es más preocupante.

Según datos publicados por la prensa local, el número de muertes entre los neonatos aumentó en un 30 % durante el 2016, a un total de casi 11.500 muertes, lo que refleja la gravedad de la crisis venezolana.

El pasado 3 de septiembre fue noticia la muerte de 40 bebés neonatos en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Central de Maturín.

“La mortalidad neonatal es una de las más altas de Venezuela y esto se lo debemos a la falta de dotación de medicamentos, materiales médicos quirúrgicos y a las fallas en la infraestructura de los hospitales. Estamos para salvar vidas, pero qué hacemos con un bebé que ingresa por emergencia y no hay ni siquiera con qué ayudarlo”, explicó Manuel Velásquez, médico pediatra y asesor gremial del Colegio de Médicos de Monagas.

El pasado 19 de septiembre otros dos bebés fallecieron luego de que se diera una falla de luz en la Maternidad Concepción Palacios, de Caracas. Los médicos no pudieron hacer nada para ayudar a los neonatos.

Luego de la primera hora sin electricidad, murió uno de los infantes. El segundo falleció poco después, a pesar de que seis residentes de la sala de parto acudieron a la sección de terapia para ventilar manualmente a los recién nacidos.

Y es que según la Encuesta Nacional de Hospitales, realizada por la organización Médicos por la Salud, un 51 % de los quirófanos de los hospitales públicos venezolanos no se encuentran operativos. Esta es la misma cifra dada en un informe presentado por la Asamblea Nacional. Lo anterior, es una de las razones principales por las que cada uno de los centros públicos de asistencias tiene una lista de espera para atender a los usuarios.

En el caso del Hospital Universitario de Caracas, el mayor del país, el número promedio de nombres en su lista de espera se encuentra normalmente entre las 10.000 y 12.000 personas.

El sistema público de salud agoniza por mengua en Venezuela, donde más de la mitad de los quirófanos no están operativos y el desabastecimiento de medicinas en las farmacias supera el 80 %.

Y así, mientras Nicolás Maduro hace campaña y propaganda todos los días a través de los medios de comunicación, las fotografías de una realidad latente arropa las mentiras del régimen socialista.

Este video forma parte de una propaganda que publicó el régimen no solo para promocionar su supuesto “Parto humanizado”, sino, también, como parte de una campaña de instigación al odio contra los médicos. Médicos que por cierto, deben enfrentar la crisis en Venezuela, la escasez de medicamentos y, además, hacer hasta lo imposible para salvar la vida de sus pacientes.

Hipocresía: 14 habitaciones postparto para un solo chavista

Mientras las imágenes hablan por sí solas y el chavismo se llena la boca al hablar de socialismo e igualdad. En 2015 el entonces ministro de educación de Venezuela, Héctor Rodríguez, exigió 14 habitaciones en una clínica privada para el parto de su esposa.

De acuerdo con información extraoficial, a la cual tuvo acceso Diario Las Américas, Rodríguez se reunió con la administración de la Clínica Leopoldo Aguerrevere, ubicada al este de Caracas, antes del nacimiento de su bebé. El encuentro fue para exigir al centro de atención materno que autorizara el pago por las 14 habitaciones tipo suite del nivel del edificio donde sería recluida su esposa al salir del quirófano.

La clínica expresó su negativa en acceder a la inusual solicitud por considerar que esta exigencia limitaría el derecho de otras 13 familias en poder contar con los servicios médicos especializados

Comentarios