Virales

Newsletter

Ciudades latinoamericanas son las más peligrosas del mundo

By: Pedro García Otero - Ene 22, 2015, 7:00 am

EnglishSi usted reside en San Pedro Sula (Honduras), Caracas (Venezuela), Acapulco, México, o Joao Pessoa, Brasil, tiene hasta quince veces más posibilidades de morir violentamente que si reside en una ciudad europea, asiática, o algunas latinoamericanas, como Santiago de Chile o Montevideo (Uruguay).

Pero, en general, Latinoamérica continúa siendo el continente más violento del mundo, y con la excepción de tres ciudades surafricanas (Ciudad del Cabo, Nelson Mandela Bay y Durban), y cuatro estadounidenses (St. Louis, Missouri; New Orleans, Louisiana; Detroit, Michigan; y Baltimore, Maryland) las 50 ciudades con más homicidios en relación con su número de habitantes se encuentran en la región, según el informe que anualmente elabora la ONG mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, mejor conocida como “Seguridad, Justicia y Paz”.

Con 171 homicidios por cada 100 mil habitantes, San Pedro Sula se mantiene como la ciudad más violenta del mundo (Fronterad)
Con 171 homicidios por cada 100 mil habitantes, San Pedro Sula se mantiene como la ciudad más violenta del mundo (Fronterad)

Según su informe anual, liberado esta semana, Brasil es el país con más ciudades violentas en la lista, con 19; le siguen México, con 10, Colombia, con 5, Venezuela, con 4 (igual que Estados Unidos), tres en Suráfrica y dos en Honduras.

El Salvador, Guatemala y Jamaica tienen una ciudad cada una en el ranking, concretamente, sus tres capitales (San Salvador, Ciudad de Guatemala y Kingston), que, junto con Caracas y el Distrito Central de Honduras (que incluye a su capital, Tegucigalpa, en el puesto 5, junto con otros diez municipios)  son las únicas capitales en el listado.

Entre las diez primeras ciudades por su peligrosidad en el mundo, Brasil tiene cuatro; Honduras y Venezuela tienen dos; y México y Colombia, una cada una.

En su informe, Seguridad Justicia y Paz señala tanto de San Pedro Sula como de Distrito Capital de Honduras que hay graves inconsistencias en los datos correspondientes a 2014, pues no hubo cifras oficiales, y destaca que según un informe ofrecido por el diario La Tribuna, el año pasado hubo en todo el país 600 homicidios menos que en 2014, pero según el mismo informe, supuestamente basado en cifras oficiales, en San Pedro Sula hubo 678 asesinatos menos que el año anterior; a lo que se agregan 339 homicidios menos en Distrito Central, lo que hace “a la aseveración todavía más absurda”, señala.

Igual falta de cifras oficiales aplica para los números de Venezuela, donde “representa un gran desafío determinar la incidencia real de homicidios (…) pues los gobernantes, en lugar de transparencia y rendición de cuentas, prefieren el ocultamiento o la propaganda, muchas veces basada en mentiras”.

Sobre la situación de su capital, Caracas, “procedimos, al igual que hace un año, a estimar el número de homicidios a partir de calcular el número de ingresos a la morgue de Bello Monte”. Señala la ONG que sobre ese número de ingresos, se calculó que aproximadamente 80% corresponden a homicidios.

En relación con la tercera ciudad de la lista, Acapulco, en México, la ONG señala que “en principio, existe una difusión transparente y puntual (con actualizaciones mensuales) de cifras sobre incidencia criminal (…) el Secretariado Ejecutivo (del Sistema Nacional de Seguridad Pública, SNSP) realiza un verdadero esfuerzo por recabar y difundir información veraz, pero los gobiernos de algunas entidades federativas continúan reportando cifras dudosas, si no es que manipuladas, para simular una incidencia criminal menor a la realmente registrada”.

En general, señala la ONG, el mayor obstáculo para la elaboración del informe es “la falta de transparencia de los Gobiernos de varios países que se incluyen en el ranking”. Señala que donde no hay cifras oficiales, el reporte se basa en la estimación más conservadora disponible.

Colombia, un modelo que da esperanza

Con respecto al informe de 2013, Paz, Seguridad y Justicia destaca que salieron de la lista de las 50 urbes más peligrosas del mundo (solo se evalúan ciudades con más de 300 mil habitantes) Santa Marta, en Colombia; San Juan (Puerto Rico); Maracaibo, en Venezuela; y Puerto Príncipe, en Haití; ingresaron las ciudades brasileñas de Curitiba, Porto Alegre y Teresinha, así como Obregón, en México.

El informe indica que sí es posible reducir las tasas de criminalidad, y que Colombia es un ejemplo de políticas coherentes de descenso en la tasa de delincuencia;  y dentro de este país, el modelo es Medellín, que está en la posición 49, con una tasa de 27 homicidios por cada cien mil habitantes, cuando en 2010 estaba en el puesto 10, con 83 homicidios por cada cien mil habitantes.

En Medellín, pese a que aún hay criminalidad, las cifras de asesinatos llevan 11 añois en descenso (Ecbloguer)
En Medellín, pese a que aún hay criminalidad, las cifras de asesinatos llevan 11 años en descenso (Ecbloguer)

“De mantenerse esta tasa, es casi seguro que Medellín saldrá del ranking; si en 2014 la tasa de la posición 50 hubiera sido igual a la de 2013 (30 homicidios por cada cien mil habitantes) ya habría salido”, destaca la ONG, que agrega que esta ciudad, durante la década de los 80 y hasta 2003, era la más insegura del mundo, con una tasa de homicidios superior a los 400 por cada cien mil habitantes.

En el último año, el mayor descenso ha sido el de la ciudad de Torreón (México) cuya tasa cayó de 54 a 28 homicidios por cada cien mil habitantes entre 2013 y 2014.

Pedro García Otero Pedro García Otero

Pedro García fue editor del PanAm Post en español. Periodista venezolano con 25 años de experiencia en cobertura de temas económicos, políticos y locales para prensa, radio, TV y web. Síguelo @PedroGarciaO.

Quebec ofrece oportunidades a trabajadoras sexuales

By: Contribuyente - Ene 21, 2015, 3:15 pm

Français Al 79% de de las trabajadoras sexuales de la ciudad de Quebec les gustaría participar de un proyecto de reinserción laboral que combinará capacitación y empleo, para dejar la prostitución, afirma una investigación de campo llevada a cabo en la ciudad canadiense. Este elevado porcentaje muestra la voluntad de las trabajadoras sexuales de transformar sus vidas. Sin embargo, necesitan apoyo para cubrir muchas necesidades básicas y arreglar problemas de tipo psicosocial. Así lo afirma el informe presentado en el primer mes del 2105 en una colaboración entre "Empleo-Quebec" y el Proyecto LUNE (Libres, Unies, Nuancées et Ensemble) (Libres, Unidas, Matizadas y Juntas), una ONG que aboga por el reconocimiento y de defensa de los derechos sociales "para y por" las trabajadoras sexuales, activas o no. No sorprende que el perfil socioprofesional de las necesidades y perspectivas de empleo de las trabajadoras sexuales de la ciudad de Quebec indique que las participantes tienen una gran necesidad de apoyo, antes de pensar integrarse al mercado laboral. El informe sostiene que es esencial valorar a las trabajadoras sexuales, sin importar en qué etapa de la vida se encuentren. Esta investigación de campo ha permitido constatar que las trabajadoras sexuales poseen gran capacidad y potencial para desempeñarse en otros empleos, por lo que su inclusión en el mercado laboral es factible. Dicho esto, los autores revelan que hay que tomar en cuenta que el proceso puede ser a largo plazo, teniendo que adaptarse a su ritmo de trabajo, respetando sus voluntades, sus fuerzas y sus límites, ya que las realidades de cada una son múltiples y complejas. Los recursos institucionales y comunitarios, con los de Empleo-Quebec a la cabeza, tienen la posibilidad de participar, apoyando las iniciativas adaptadas y sobre todo las que sean innovadoras. Esta investigación, pese a sus limitaciones, pone a la luz dos hechos apremiantes: primero, la importancia de asegurar la continuidad del apoyo (como la intervención frente la crisis, estar a la escucha, la capacitación, la educación y el empleo, pasando por una cobertura de necesidades básicas, en conclusión, apoyar a las trabajadoras sexuales en todo momento); y, segundo: que para llegar es indispensable la audacia, la originalidad y la innovación para poder sobrepasar las soluciones habituales. En dicho informe se afirma que resulta ineludible confiar en las pioneras de este proyecto a la hora de indicar las acciones a seguir. Es una demanda imperativa adaptar los servicios ofrecidos por las organizaciones a las trabajadoras sexuales y, sobre todo, adaptar ciertas formas de pensar y de hacer. Los prejuicios y las ideas preconcebidas deben ceder el paso a la acogida, al no-juzgamiento, así como al reconocimiento de la dignidad de las personas en su totalidad; en suma, al simple hecho de tener más humanidad. El informe concluye que todas tienen la oportunidad de trabajar bajo una perspectiva igualitaria, un hecho que el Proyecto LUNE viene promoviendo desde hace varios años. Esta investigación y el apoyo de Empleo-Quebec son ejemplos impresionantes a seguir. Editado por Adam Dubove.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.