Virales

Newsletter

Millones de votos falsos en Venezuela detectados por empresa contratada para contar los votos: Smartmatic

Por: Sabrina Martín - @SabrinaMartinR - Ago 2, 2017, 10:51 am
fraude - constituyente - venezuela
Smartmatic: “No podemos garantizar resultados de la constituyente, creemos que la data para la elección fue manipulada” (Twitter)

Smartmatic, la empresa encargada de la automatización de resultados electorales en Venezuela, aseguró que las cifras de los comicios de la Constituyente de Nicolás Maduro fueron manipuladas. De ser así, el Consejo Nacional Electoral mintió en Venezuela.

Según la red de noticias Reuters, sólo votaron 3.7 millones de personas en la elección para la asamblea constituyente que se llevó a cabo el pasado domingo, mientras que el CNE asegura que pasaron más de ocho millones de votantes en la consulta.

Por primera vez en la historia de Venezuela, la empresa de tecnología a cargo del voto electrónico reveló que las elecciones en Venezuela fueron manipuladas, a tal punto de no poder garantizar los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Smartmatic habla de manipulación entre cifras que arrojó el sistema y el resultado anunciado. Eso no incluye otras irregularidades. En pasadas elecciones donde el chavismo se declaró triunfante,  como reportó el PanAm Post en su momento, se descubrieron centros de cedulación clandestinos donde se ubicaron máquinas de votación.

Hay que recordar que el registro electoral era de acceso público y se entregaba a los partidos políticos hasta el año 2000. Desde ese entonces, cuando el chavismo cambió el sistema, nadie ha podido auditar el registro electoral de manera independiente.

“No podemos garantizar resultados de la constituyente, creemos que la data para la elección fue manipulada”, indicó Antonio Mugica, representante de Smartmatic, durante una conferencia  de prensa en Londres.

“Puedo asegurar que las cifras oficiales y las que arrojó el sistema no concuerdan”, señaló.

Dichas declaraciones desmontan la elección chavista, pues Mugica informó que existiría al menos un millón de votos menos de los que anunció Tibisay Lucena, presidenta del Poder Electoral en Venezuela.

El representante de la empresa tecnológica atribuyó la manipulación a la falta de auditores de la oposición, quienes no participaron en el proceso electoral del régimen.

“Una auditoría permitiría conocer la cantidad exacta de participación. Estimamos que la diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores “, agregó.

“Nuestro sistema está diseñado para evidenciar cualquier manipulación, pero deben estar personas observando y auditando”, dijo.

Smartmatic maneja las máquinas de votación y la automatización de votos desde el año 2004. La empresa confirma que “al menos” un millón de votos son, con certeza, falsos. Por su parte, la agencia de noticias Reuters asegura que la cifra real de votos es de sólo 3.7 millones, más de cuatro millones menos de lo que anunció el CNE.

El pasado mes de marzo, el PanAm Post entrevistó a Eduardo Correia, vicepresidente de la Unidad de Negocios Electorales de la empresa Smartmatic. En dicha oportunidad, el ejecutivo informó que, bajo su tecnología, los resultados electorales no podían ser manipulados. Sin embargo, aclaró que una manipulación sólo era posible si no se cumplían todos los requisitos de seguridad establecidos.

Un reportaje publicado por El Pitazo en Venezuela reveló que el Consejo Nacional Electoral (CNE) debilitó el protocolo y los controles técnicos para la Constituyente.

“La ausencia de auditorías, la negativa a contar con observación nacional calificada y la flexibilización de todos los controles de identificación de votantes”, fueron los factores que habrían influido en la presunta manipulación de los resultados. El reporta agrega que

resulta complejo avalar la cifra de participación anunciada por Lucena. La ausencia de controles tradicionales como la tinta indeleble; la nucleación (disminución) de la cantidad de mesas de votación; la ausencia de testigos; la falta de 14 auditorías al sistema de votación; la ausencia de observadores nacionales reconocidos y la flexibilización de los controles para identificar a los votantes hacen imposible poder garantizar la pulcritud del resultado anunciado por Lucena.

Todo esto concuerda con la información ofrecida por Reuters este martes, primero de agosto. La agencia de noticias tuvo acceso a la data del CNE y reveló que sólo 3,7 millones de personas habían votado hasta las cinco de la tarde del pasado domingo.

Reuters indica esta cantidad de participación, que se contrasta con los 8,11 millones de personas que anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE) para la medianoche del mismo día.

La cifra publicada por el CNE sería superior a la participación que obtuvo la oposición en la consulta popular que realizaron el 16 de julio, en la que 7,5 millones de personas expresaron su rechazo a la constituyente. Sin embargo, los datos de Reuters indican lo contrario.

 

Rector del CNE tampoco avala resultados

A diferencia de Lucena, quien es su superior, el rector del Consejo Nacional Electoral, Luis Emilio Rondón, indicó que no avalará la validez de los resultados de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente anunciados el pasado domingo ya que, a su juicio, no puede tener confianza en cifras “burdas de un proceso que no contó con los controles que se han incluido en los demás comicios”. Rondón agregó que “lo ocurrido el domingo es muy grave, vulnera nuestros controles electorales y crea precedentes que no deben ser repetidos en otro proceso electoral venezolano”.

Cómo determinar el fraude

Smartmatic siempre había afirmado que, si alguien manipulaba los resultados, dicha manipulación podría detectarse. Ahora la empresa sugiere auditar los datos para determinar la participación.

El periodista venezolano, Eugenio Martínez, especialista en procesos electorales, escribió en su cuenta de Twitter que, para determinar la participación del pasado 30 de julio, será necesario hacer una auditoría del reporte de totalización y comparar las cifras con las actas de las 24.000 mesas establecidas por el CNE.

Dijo también que se puede efectuar una auditoría de duplicidad de huellas para constatar si personas votaron en más de una ocasión el mismo día.

Agregó que a la diferencia de un millón de votos entre lo totalizado y la cifra leída por Tibisay Lucena “se agregan otros factores como voto múltiple”.

Aunque en Venezuela ha sido difícil demostrar presuntos fraudes electorales debido a las constantes negativas del CNE para que se realizan auditorías, las declaraciones de este martes de Smartmatic y de Reuters desmontan la versión del CNE y del chavismo. También dejan en evidencia que tal fue la abstención en la participación, que fue imposible esconder la verdad.

Cedulación ilegal, otro fraude

En Venezuela hay un “secreto a voces”: el régimen tendría a venezolanos con múltiples cédulas para poder ejercer el voto en más de una oportunidad.

En diciembre de 2015, se conoció la existencia de centros de cedulación clandestinos. Miembros del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) fueron los presuntos promotores de la instalación de un centro clandestino de cedulación en Mérida, el mismo día de las elecciones parlamentarias, en instalaciones de una institución pública de la entidad que era utilizada para el partido de Gobierno.

En dicha oportunidad, Iris Molina, quien descubrió el centro de cedulación clandestino, informó a PanAm Post que el operativo estaba ubicado en el Coliseo de la entidad, en la sede de Fundacite (una biblioteca pública), en la cual funcionaba el comando de campaña del PSUV.

Ella logró sacar su nueva cédula de identidad y, a pesar de que le afirmaron que el operativo era legal, una vez que abandonó el lugar, los funcionarios empezaron a desmontar todos los equipos.

Al PanAm Post llegaron las pruebas que fueron consignadas ante el Ministerio Público. Entre ellas se encuentra el listado de todas las personas que recibieron nuevas cédulas en el lugar donde funcionaba la sala situacional del PSUV, la fotografía correspondiente a dos computadores portátiles, uno perteneciente del Consejo Nacional Electoral y otro al Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME).

No era la primera vez que surgía el rumor de fraude electoral con máquinas clandestinas, pero sí la primera vez que salieron a la luz pruebas de irregularidades con cédulas ilegales el día de las elecciones en Venezuela.

Cabe destacar que, en la misma carpeta de cedulación del 6 de diciembre de 2015, también había listados de días anteriores. En la lista correspondiente al 3 de diciembre, se pudo observar que se emitió una cédula de identidad a una persona fallecida con el número 8.080. Aunque la página web del CNE establece que dicho número de documento corresponde a alguien fallecido, en el listado firma un Douglas José Roa Contreras.

Sabrina Martín Sabrina Martín

Periodista y locutora venezolana, especialista en comunicaciones corporativas. Síguela en Twitter: @SabrinaMartinR.