Países del Grupo de Lima evalúan sancionar al régimen de Maduro e involucrar a la ONU

7
Grupo de Lima
El objetvo de dichos países es promover la restauración de la democracia en Venezuela y presionar para que el régimen socialista abandone el poder. (Twitter)

Mientras Venezuela enfrenta la peor crisis en su historia y la oposición se encuentra en una etapa de fuerte tensión interna, el Grupo de Lima, conformado por 12 países de la región, inicia su tercera reunión en Canadá para discutir y establecer medidas ante la situación en la nación gobernada por Nicolás Maduro.

El objetvo de dichos países es promover la restauración de la democracia en Venezuela y presionar para que el régimen socialista abandone el poder.

La encargada de inaugurar la sesión fue la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, quien enfatizó que mientras el presidente Nicolás Maduro insiste en que lo que sucede en Venezuela no debe ser preocupación de otros países, “el hambre, la falta de insumos para tratar a los enfermos, las golpizas, arrestos masivos y torturas a civiles, así como la demolición de las instituciones democráticas preocupan a todos”.

Freeland también afirmó:

“El Gobierno de Venezuela ha elegido el camino de la dictadura en medio de una corrupción institucional, unas rampantes e ilegítimas tácticas electorales que le ha permitido una sostenida restricción de las libertades civiles que ha silenciado a una mayoría de voces venezolanas. No podemos permitir que continúen en este camino”.

Los países miembros aseguran que en Venezuela la situación ha empeorado e hicieron referencia al “fraude electoral“, donde el régimen de Maduro obtuvo la mayoría de las gobernaciones. También mencionaron la “fragmentación de la oposición”.

El canciller peruano Ricardo Luna señaló que la misión de esta reunión es “crear una situación que permita la solución más rápida y también determinante para alentar al Gobierno venezolano a negociar de buena fe, no solo para resolver el crisis, sino también para que el régimen por sí mismo deje el poder”.

En la reunión, Canadá también instó a naciones amigas a tomar acciones decisivas contra el régimen de Maduro, como las sanciones que dicho Gobierno ha impuesto a 40 venezolanos “que han trabajado en contra de la seguridad, integridad y estabilidad de las instituciones democráticas en Venezuela”.

Por su parte, el Gobierno de Perú planteó involucrar a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para aforntar la crisis venezolana. “Es tiempo de intentar involucrar a las Naciones Unidas y en particular a su secretario general, António Guterres, en la solución”, señaló el canciller Luna.

A pesar de que la coalición opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) enfenta una dura fragmentación, el presidente de la Comisión de Política Exterior del Parlamento anunció que hay una comisión en Canadá para reunirse con el Grupo de Lima.

 

Asímismo, el instituto Casla de Praga, plataforma para los estudios de América Latina en la República Checa, pidió más sanciones contra el régimen de Venezuela. “Esta crisis requiere determinar de una vez sanciones a los funcionarios del Gobierno venezolano, como lo han hecho Estados Unidos y Canadá”, indicó la directora ejecutiva de esta organización, Tamara Sujú.

“La segunda petición es el apoyo del Grupo de Lima” al trabajo de investigación que lleva a cabo la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) “para determinar si hubo crímenes de lesa humanidad” en Venezuela, añadió.

Y es que un panel de tres expertos independientes de la OEA evalúa si corresponde llevar al régimen venezolano ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Cabe destacar que el Grupo de Lima esta compuesto por doce países americanos: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.

El país suramericano se encuentra hundido en una profunda crisis de la que cada vez es más dificil salir. Por un lado, el régimen de Nicolás Maduro se ha apropiado de todos los Poderes Públicos, reprime a la disidencia y mantiene una economía prácticamente paralizada donde no hay producción ni importación de alimentos y medicamentos, lo que ha causado una grave escasez.

Al mismo tiempo, Venezuela enfrenta la mayor inflación del mundo y los sueldos más bajos de la región, lo que ha hecho que cientos de ciudadanos se vean obligados a buscar comida en la basura.

Adicionalemente, la situación política de la coalición que reúne a los principales partidos políticos de oposición también se ve hundida en una grave crisis que no mejora el panorama. La situación empeoró cuando cuatro de los cinco gobernadores electos de oposición decidieron juramentarse ante la ilegítima Constituyente para poder asumir sus cargos; hecho que destapó una fractura en la MUD donde los diferentes partidos se acusan entre sí y donde el panorama más cercano es la disolución de dicha “unidad”.

Fuentes: Voa Noticias, Diario Las Américas.

Comentarios