El socialismo venezolano logra que vacunas sean escasas en primer plan de contingencia

54
difteria - venezuela
Más de 800 personas en un solo punto hicieron largas filas, pero la gobernación envió solo 150 vacunas contra la difteria. (Twitter)

Tras una seria alerta de brote de difteria miles de venezolanos salieron a las calles para colocarse la vacuna; una vez más tuvieron que enfrentar la realidad de la crisis: en el país suramericano no hay tratamiento suficiente para enfrentar una posible epidemia.

Tras el fallecimiento de cinco venezolanos en el estado Carabobo por el virus de difteria, el gobernador chavista de Carabobo, Rafael Lacava, prometió para este jueves 26 de octubre la instalación de centros improvisados de vacunación; sin embargo más de 800 personas en un solo punto hicieron largas filas, pero la gobernación envió solo 150 vacunas.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Mientras el régimen de Nicolás Maduro sigue sin aceptar ayuda internacional humanitaria, los venezolanos viven con la angustia de no ser contagiados por ese virus que podría costarles la vida.

La difteria es una enfermedad infecciosa aguda, provocada por un bacilo, que afecta a la nariz, la garganta, la laringe, produce fiebre y dificultad para respirar; es sumamente contagiosa. En Venezuela fue erradicada en la década de los años cuarenta, pero volvió a aparecer tras la desidia del socialismo.

Actualmente el principal hospital del estado Carabobo, suspendió la recepción de emergencias en el piso de Medicina Interna tras el brote de dicho virus.

 

La desesperación y la preocupación no se hizo esperar, universidades locales como la Jose Antonio Páez pidió a sus estudiantes usar tapabocas dentro del recinto como prevención; mientras muchos esperan por la acción del gobierno que no suministra de medicamentos ni vacunas a la población.

El Instituto Nacional para la Salud (INSALUD), a través de su cuenta en la red social Twitter, publicó los puntos de la entidad en los que aplicarían las vacunas toxoide, tetánico y diftérico; miles de ciudadanos acudieron al llamado pero las vacunas fueron insuficientes.

En cualquier país del mundo, los ciudadanos deberían poder acceder a la atención médica y preventiva; pero en Venezuela eso no es posible.

Las denuncias estuvieron a la orden del día, en uno de los puntos habían 850 personas pero solo vacunaron a 150; en otro, más de 400 personas no lograron inmunizarse.

Y es que Venezuela ha retrocedido al menos 50 años en materia de salud pública. Desde hace un año, el sector Salud en Venezuela anunció que se encontraba en alerta epidemiológica tras el brote acelerado de difteria.

La cobertura de vacunación debería alcanzar por lo menos con cinco millones de dosis. Alrededor de dos millones personas, principalmente adultos y adolescentes que residen en zonas de alto riesgo; así como aproximadamente 500.000 trabajadores y profesionales de la salud que están en contacto directo con infectados.

Hay vacunas para todos, según el gobierno

Juan Carlos Yánez, presidente de la Fundación Instituto Carabobeño para la Salud (Insalud), hizo un llamado a la calma e indicó que el Estado cuenta con el número de vacunas suficientes para cubrir la demanda de la población.

Insalud es el ente encargado del expendio y distribución de esta vacuna en la entidad.

“Hemos activado todos los protocolos que se rigen para dicha patología, en donde todas las personas cercanas a algún caso sospechoso se les ha suministrado la atención, que consiste en la profilaxis y su vacunación, hasta el seguimiento sostenido de la vigilancia epidemiológica”, afirmó en una nota de prensa publicada por la institución.

A su vez, solicitó a los ciudadanos no confundir los síntomas de amigdalitis con los de difteria y  pidió: “Si alguien presenta dolor de garganta, fiebre e inflamación del cuello, diríjanse al centro de salud más cercano para que sean evaluados por los especialistas”.

Fuente: El Nacional; Venezuela al Día

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento