Maduro aislará más a Venezuela: cerraría vías marítimas y aéreas hacia Aruba, Curazao y Bonaire

121
maduro -contrabando
Maduro responsabilizó a supuestos contrabandistas que por vía aérea y marítima se “llevan productos subsidiados” (Flickr)

El régimen de Nicolás Maduro busca aislar a ese país aún más tras anunciar que considera “cerrar toda vía de comunicación y comercialización con Aruba, Curazao y Bonaire”.

Para referirse a la grave escasez de productos básicos en Venezuela, Maduro responsabilizó a supuestos contrabandistas que por vía aérea y marítima se “llevan productos subsidiados” para presuntamente revenderlos a elevados precios. Acusó además a empresarios locales de especular con los precios de los productos; también los acusó de contrabandistas.

“Nos están desmembrando las mafias, inclusive he pensado en cerrar toda vía de comunicación, comercialización de todo tipo, aérea y marítima con Aruba, Curazao y Bonaire en cualquier momento […] Lo he pensado seriamente, por las mafias que se llevan todo: el aceite, los cauchos [llantas], el champú, la comida, todo. Y pa’ Cúcuta y pa’ Maicao les tenemos una nueva sorpresita, no puedo decir más [los contrabandistas] venden las mercancías al precio que les da la perra gana o lo sacan en contrabando a Aruba, Curazao, Cúcuta y Maicao, ¿o miento?”.

Desde que llegó a la Presidencia de Venezuela, Maduro no ha sabido resolver la grave crisis en el país suramericano, por el contrario, la ha profundizado con estrictos controles de cambio y de precios que distorsionan la economía.

 

El mandatario, suele señalar y culpar a terceros por su ineficiencia asegurando que existe una “Guerra económica” ; sin embargo nunca ha podido revertir la situación.

Y es que tras la falta de producción en Venezuela, a raíz de la escasez de divisas, el país suramericano se ha mostrado dependiente de las importaciones; pero se ha visto obligado a reducir drásticamente sus compras externas ante la caída en los ingresos petroleros, que aportan 96 % de las divisas del país.

A esto, se suma la malversación de fondos públicos, la corrupción en la estatal venezolana PDVSA, la incontrolable inflación y los controles que “aniquilan” a las empresas pues el régimen pretende que lo poco que se produce en el país se haga a pérdidas.

Maduro ha insistido en que el contrabando es la causa de la crítica situación en el país, y por esa razón en agosto de 2015 ordenó el cierre de la frontera con Colombia. Durante un año y tras esa medida la situación tampoco mejoró y se tornó en una medida inútil; de hecho, al abrirse el paso binacional fueron miles de venezolanos quienes decidieron cruzar a Colombia para abastecerse de alimentos y medicamentos.

El régimen también responsabiliza a las sanciones económicas y jurídicas impuestas por Estados Unidos, pues afirma que configura una “persecución financiera” que obstaculiza pagos para la importación de alimentos y medicinas.

Pero las sanciones impuestas por el gobierno de Trump se establecieron el pasado 25 de agosto, cuando ya la crisis económica, política y social afectaba a cada rincón del país suramericano.

Además las medidas no impiden a Maduro continuar con la venta de crudo ni importar alimentos ni medicamentos, tampoco impiden que las refinerías del país se mantengan operativas para la distribución de combustible. Todo se enmarca en excusas del régimen para intentar esconder tanta ineficiencia que pareciera intencional.

Mientras Maduro sigue responsabilizando a terceros por lo que sucede en Venezuela, en el país suramericano continúa la escasez de productos básicos y hasta de gasolina; además que en las últimas horas la capital del país, Caracas, sufrió un apagón que durante horas dejó sin energía eléctrica a los ciudadanos.

En relación con esta falla de energía, como era de esperarse, Nicolás Maduro, culpó a Estados Unidos por el supuesto “sabotaje”.

“Les digo a estos grupos de Miami, a estos grupos terroristas y le digo al Gobierno de Donald Trump no podrán secuestrarle las navidades a los venezolanos”, agregó.

Y es que críticos de régimen y especialistas sostienen que la falta de inversiones en los últimos años ha deteriorado el sistema eléctrico; sin embargo para Maduro se trata una vez más de un “sabotaje imperial”, el cual hasta ahora no ha podido demostrar.

Comentarios