Perú: Nueva moción de vacancia deja a PPK al borde de la destitución

En el primer intento de vacancia faltaron ocho votos para destituir al presidente; pero en un segundo intento puede que PPK ya no corra la misma “suerte”

1.158
La votación sobre la vacancia presidencial se dará después del interrogatorio de la Comisión Lava Jato al presidente Kuczynski, el próximo 16 de marzo. (Presidencia)

Una nueva moción de vacancia pesa sobre el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) bajo el mismo argumento de “incapacidad moral” con el que estuvo a punto de ser destituído en diciembre. Al parecer en esta oportunidad no correrá con la misma “suerte”.

A diferencia del primer intento fallido, esta vez los partidos de izquierda, el Frente Amplio (FA) y Nuevo Perú (NP) pueden llegar juntos a la votación final.

Luis Fernando Nunez, Doctor en Ciencias Políticas en relaciones internacionales y analista político, señaló a PanAm Post que “lamentablemente para el Perú, esta vez PPK sí será vacado”.

El especialista dijo que no está de acuerdo con que se realice ese trámite en este momento porque el Congreso debería esperar los resultados de las investigaciones que llevan a cabo el Poder Judicial y la Fiscalía.

“Eso parece ser una vacancia exprés, yo sería partidario de que se esperaran los resultados de las investigaciones a nivel penal y judicial para entonces la Comisión Lava Jato y el propio Congreso, terminaran de tomar una posición politica”; señaló.

El analista explicó que con esta incertidumbre política que enfrenta el Perú, se frenan las inversiones y la economía del país.

Nueva moción de vacancia

La moción cuenta con al menos 30 firmas que se requieren para ser admitida, pues congresistas de cinco bancadas están a favor de que nuevamente se lleve a cabo la discusión en el Congreso.

El documento sustenta las presuntas irregularidades en las que habría incurrido el presidente en relación con el caso Odebrecht.

Los congresistas alegan que aunque el motivo de la vacancia anterior fue el mismo, en esta oportunidad hay nuevos datos que demostrarían la cercana relación entre PPK y la constructora brasileña cuando era ministro de Economía.

“Declárese la permanente incapacidad moral del presidente de la República, Pedro Pablo Kuczynski (…) Declárese la vacancia de la Presidencia y en consecuencia la aplicación del régimen de sucesión”, reza el texto.

La votación sobre la vacancia presidencial se dará después del interrogatorio de la Comisión Lava Jato al presidente Kuczynski, el próximo 16 de marzo. Es en base a los resultados de esa diligencia que los partidos decidirán su postura final sobre la votación.

Por su parte, el mandatario se volvió a pronunciar la noche de este miércoles 7 de marzo sobre los intentos desde el Congreso de la República para vacarlo.

“No podemos generar inestabilidad. No existe ningún argumento válido para proceder a una vacancia, ninguno. Un segundo intento, sin sustento, destruye al país y nos va a costar a todos. Pedimos respeto a la institución presidencial, así como a todos los poderes del Estado”, manifestó.

“Yo no voy a renunciar ni me voy a dejar forzar por declaraciones que no tienen justificación alguna. No existe ninguna razón para volver, tres meses después de un primer intento, a hacer nuevamente un pedido de vacancia, sin ninguna evidencia adicional”, comentó.

Y es que el pasado 22 de diciembre de 2017 el Parlamento del Perú decidió que el mandatario continuará ejerciendo su investidura a pesar de haber sido acusado de recibir dividendos de Odebrecht mientras era funcionario público.

Para que una vacancia proceda se necesitan 87 votos a favor; en el primer intento faltaron ocho votos para destituir al presidente; pero en un segundo intento puede que PPK ya no corra la misma “suerte”.

Futuro político del Perú

El procedimiento se llama la “vacancia presidencial”. Un grupo de congresistas firmó la solicitud del procedimiento; después de eso, lo presentaron al pleno del Congreso en Asamblea General y posteriormente se establecerá una fecha para convocar al mandatario a defenderse.

Aunque la causal de vacancia por “incapacidad moral” es aplicable al régimen de gobierno peruano desde la Constitución de 1839, aún no existe un consenso sobre su contenido.

Se señala que la incapacidad moral puede comprender todos las conductas que, sin constituir supuestas responsabilidades jurídico-penales (antejuicio), ni infracciones a la Constitución de carácter político juicio político, “deterioren a tal magnitud la dignidad presidencial que hagan que no pueda ser posible que su titular se mantenga en su cargo”.

La última vez que Perú vivió una vancancia presidencial fue en el caso del presidente Alberto Fujimori quien renunció por fax y creó una crisis en el país; ante eso, el Congreso tuvo que vacarlo por esta cláusula de incapacidad moral.

En esa oportunidad, el vicepresidente no aceptó ser presidente y entonces asumió el presidente del Congreso que siguiendo la ley convocó a elecciones.

En caso de ser vacado, la Constitución del Perú permite que el primer vicepresidente gobierne hasta el final del período, que es el 28 de julio del año 2021.

Si el primer vicepresidente no quiere ser presidente y renuncia, y la segunda vicepresidenta hace lo mismo, pues asumiría el presidente del Congreso de la República y él sí tendría que llamar a elecciones al paso de un año inmediato (2019).

“Por la información que tengo, el señor Martín Vizcarra, primer vicepresidente, estaría dispuesto a asumir la Presidencia de la Republica, y Fuerza Popular (fujimorismo) estaría de acuerdo”; señaló Nunes.

“Se estima que de ser vacado, quizás el Congreso ya no ponga tantas trabas para gobernar. Aunque uno nunca sabe lo que va a pasar”; concluyó.

PPK = rehén del fujimorismo

Nunes señaló que aunque el presidente efectivamente ha cometido errores con sus empresas y “ha errado” en dar informaciones a cuentagotas sobre su relación con Odebrecht; el fujimorismo encabezado por Keiko Fujimori tiene “sed de venganza”.

“El presidente ganó las elecciones por aproximadamente 40 mil votos, y eso indica que el partido que perdió (Fuerza Popular “tiene “sangre en el ojo, ánimos de venganza”; señaló.

“En este momento sí se puede considerar que PPK es un rehén del fujimorismo porque al fin y al cabo, él dio un indulto al padre del fujimorato. PPK cayó en su propia trampa, ya Fujimori está libre y no hay razón para no vacarlo”; agregó.

Comentarios