El nuevo presidente de México no luchará contra la dictadura en Venezuela

Analistas consideran que Andrés Manuel López Obrador no será como Hugo Chávez; sin embargo aseguran que no seguirá en la línea de exigir democracia al gobierno Maduro.

9.236
Es lógico que exista temor de que con la llegada de un izquierdista al poder, México no irá por buen camino, pues todas las izquierdas toman decisiones que atentan contra las democracias. (Twitter)

Sentenciar que los mexicanos terminarán sufriendo una histórica crisis como la de Venezuela es arriesgado, pues analistas consideran que a pesar de ser de izquierda Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no destruiría México, pero sí podría convertirse en un aliado de Nicolás Maduro y no de la oposición que lucha por la democracia en el país suramericano.

AMLO será el próximo presidente de México, un izquierdista que ha mostrado su afinidad con el chavismo, Fidel Castro y hasta con aquéllos “asesores” que llevaron a Venezuela a la ruina.

Personajes socialistas como Maduro, Pablo Iglesias, Rafael Correa, Cristina Kirchner, Michelle Bachelet, el líder de las FARC Rodrigo Londoño, alias Timochenko, Gustavo Petro y el mismo régimen de Cuba celebraron la victoria de AMLO, lo que indicaría que México no iría por muy buen camino.

Fernando Gerbasi, analista político y embajador jubilado del Servicio Exterior venezolano, señaló en una entrevista para PanAm Post que “México es un país con instituciones fuertes y arraigadas que contrarrestarán cualquier acción que pretenda imponer un sistema similar al de Venezuela”.

Adicionalmente, manifestó su preocupación, pues la lucha por la democracia en el país suramericano pierde como aliado al Gobierno de México con la llegada de AMLO al poder.

“No creo que México se convierta en Venezuela, sin embargo, sí me preocupa que dentro del contexto del rescate de la democracia venezolana, el actual Gobierno mexicano ha sido muy activo en pro de ese proceso. Ha estado a la vanguardia del Grupo de Lima, en la OEA, ha tratado de que se aplique la Carta Democrática Interamericana. Mi impresión personal es que López Obrador cambia completamente esa política, y volverá a lo que se conoce como la doctrina Estrada, es decir: yo no intervengo en los asuntos internos de otro país para que no intervengan en los asuntos internos de mi país”, afirmó Gerbasi.

Por su parte, María Teresa Romero, periodista y doctora en ciencias políticas, coincide con Gerbasi y agrega que con AMLO ya México no luchará contra la dictadura de Maduro: “Lamentablemente yo creo que con AMLO, Maduro tendrá un aliado”.

Asímismo, Romero considera que México no será igual que Venezuela a pesar de que el nuevo mandatario “es populista y de izquierda”. “México en el transcurso de las últimas décadas ha conformado una institucionalidad mucho más fuerte que las que tenía Venezuela cuando llegó Hugo Chávez. Yo veo a López Obrador como un Lenín Moreno en Ecuador”, agregó.

“Lo veo también como una especie de José Pepe Mujica en Uruguay, que no destruyó a su país, se mantuvo con una política interna no destructiva, pero hacia afuera será neutro en el caso de Venezuela”, sentenció.

Para Romero es lógico que exista temor de que con la llegada de un izquierdista al poder, México no irá por buen camino, pues todas las izquierdas toman decisiones que atentan contra las democracias.

Y es que en Venezuela y el mundo surgió una alerta tras la victoria de AMLO en México, pues ha dejado claro que hará transformaciones en la economía de ese país y que además es izquierdista como el resto de los líderes socialistas.

Queda esperar cuáles serán las primeras acciones a tomar por parte del nuevo presidente de México que deja más dudas e incertidumbre que respuestas, y que atemoriza al mundo con decisiones que pudieran hundir al país norteamericano.

Comentarios