Perú: ordenan prisión preventiva para Keiko Fujimori por caso Odebrecht

El juez Richard Concepción Carhuancho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, señaló que existen razones suficientes para pensar que Fujimori podría darse a la fuga.

Las investigaciones revelan que Fuerza Popular habría utilizado a trabajadores y personas sin recursos para lavar US$ 500 mil. (Poder Judicial Perú)

La Justicia peruana decidió que Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, cumpla con el pedido de 36 meses de prisión preventiva tras una investigación en su contra por presunto delito de lavado de activos.

El juez Richard Concepción Carhuancho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria, señaló que existen razones suficientes para pensar que Fujimori podría darse a la fuga por todos los indicios que la involucran en la comisión de delitos.

La diligencia se da en el marco de la investigación por lavado de activos que realiza el fiscal José Domingo Pérez a raíz de los presuntos aportes de la empresa Odebrecht para la campaña presidencial de Fuerza Popular (antes Fuerza 2011) en el año 2011.

«La autora, era la maquinadora, autora de una estructura de poder para que otros hagan esos delitos. Es decir, era la mujer de escritorio que estaba maquinando este aparato», sostuvo el juez sobre Keiko Fujimori, quien es procesada por el cargo de «lavado de activos agravado».

Y es que nuevos testimonios revelan los aportes ilícitos que habría recibido el fujimorista partido Fuerza Popular, liderado por Keiko Fujimori; declaraciones que hundirían aún más a la tolda naranja y a gran parte de sus militantes.

El Ministerio Público de Perú cuenta con ocho posibles “colaboradores eficaces” que han declarado ante el fiscal José Domingo Pérez y que habrían ayudado a lavar, a través de aportes, el presunto dinero ilícito que recibió Fuerza 2011 (hoy Fuerza Popular) para la campaña electoral de ese año. Parte del dinero, según la Fiscalía, sería el que entregó la empresa Odebrecht.

Los testimonios demostrarían la intención de querer darle apariencia legal a un dinero ilícito y también la metodología que habría usado el partido para dicho fin. La mayoría de estos aspirantes han asegurado que firmaron recibos en blanco para justificar los aportes.

“El documento que firmé era un recibo del tamaño de mitad de hoja, todos los espacios estaban en blanco, yo solamente firmé y me retiré”, contó uno de los aportantes.

Otro aspirante reveló en sus declaraciones que en una reunión de bancada, el congresista Daniel Salaverry habría dicho que Keiko Fujimori “sí se reunió” con el entonces juez supremo, César Hinostroza, cabecilla de la presunta organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto, quien hoy se encuentra detenido en Madrid.

Las investigaciones revelan que Fuerza Popular habría utilizado a trabajadores y personas sin recursos para lavar US$ 500 mil.

Tal es el caso de Daniel Mellado Correa, quien fue uno de los detenidos por orden del juez Richard Concepción Carhuancho dentro de la investigación por el presunto delito de lavado de activos a Keiko Fujimori y su partido Fuerza Popular.

Según los testimonios de la fiscalía, Mellado Correa fue el hombre que más dinero introdujo a la campaña de Fuerza 2011, partido de la ex candidata presidencial; sin embargo se trataba solo de un mensajero del partido.

Keiko, “hasta el cuello”

Las investigaciones revelan que Keiko Fujimori estaría “hasta el cuello” en el presunto lavado de activos en relación con el financiamiento ilícito a su partido.

El exsuperintendente de la empresa en Perú, Jorge Barata, señaló que Odebrecht aportó US$8,4 millones a campañas políticas en el país suramericano entre los años 2006 y 2014. Una revelación que prácticamente salpicó a toda la clase política peruana.

Barata confesó que Odebrecht aportó un total de US$1,2 millones a la candidatura de Fujimori en las elecciones de 2011.

El exsuperintendente de Odebrecht en Lima precisó que en un inicio aportó US$500.000 a la campaña fujimorista por intermedio de Jaime Yoshiyama Tanaka, entonces secretario general y jefe de campaña de Fuerza 2011, y Augusto Bedoya Cámere, exministro de Transportes durante la dictadura fujimorista y uno de los que habría financiado el viaje de Alberto Fujimori de Japón a Chile, en 2005.

Barata puntualizó que en ningún caso, salvo con Humala, entró en contacto o habló de los aportes con los candidatos. “No me comuniqué con Keiko Fujimori, todo se hizo a través de Yoshiyama y Bedoya”, aclaró.

Las reacciones sobre lo declarado por Barata no se hicieron esperar. Fujimori dijo que no recibió tal dinero ni de “Marcelo Odebrecht ni de su empresa”.

Cabe destacar que a mediados del mes de noviembre el empresario brasileño Marcelo Odebrecht confirmó que su compañía financió, en el año 2011, la campaña presidencial de Fujimori.

Según él, su constructora solo ayudaba en las campañas de los candidatos presidenciales que tenían posibilidades de ganar, para que la empresa pudiese tener las puertas abiertas y así realizar nuevos proyectos en el país una vez llegara a la presidencia el candidato financiado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento