Nicolás Maduro encarcela a 77 niños y los acusa de terrorismo

"Quedaron privados de libertad por orden de un juez sin justificación alguna. Es un patrón agravado que conlleva a crímenes de lesa humanidad", denunció Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano.

23.096
Además de asesinar a 43 personas con armas de fuego, las FAES se llevaron detenidos a 77 menores de edad que incluso son acusados de terrorismo. (Twitter)

Nicolás Maduro, que ha mostrado sumisión ante el gobierno de Estados Unidos, decidió cruzar la línea y romper récords de la represión en cuatro días no solo por la detención de 956 personas y el asesinato de 43, sino que además entre los detenidos hay 77 niños de edades comprendidas entre los 13 y 14 años.

Desde el pasado 23 de enero, fecha en la que Juan Guaidó se juramentó como presidente (E) de Venezuela tras la usurpación de Nicolás Maduro, la dictadura arremetió contra las zonas más populares del país de la mano del grupo de exterminio FAES y paramilitares armados, mejor conocidos como «colectivos chavistas».

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Además de asesinar a 43 personas con armas de fuego, las FAES se llevaron detenidos a 77 menores de edad que incluso son acusados de terrorismo.

De acuerdo con Alfredo Romero, director del Foro Penal Venezolano, solo en el estado Yaracuy 11 niños fueron detenidos, incluyendo una niña. «Quedaron privados de libertad por orden de un juez sin justificación alguna. Es un patrón agravado que conlleva a crímenes de lesa humanidad», denunció.

La organización Foro Penal Venezolano (FPV) -junto a Provea y Redes Ayuda- denunciaron que los menores de edad detenidos no se encontraban protestando en las recientes acciones de calle; sin embargo, aún así fueron secuestrados.

Por su parte, la abogada Ana Leonor Acosta denunció que en el estado Cojedes detuvieron a niños con cáncer y síndrome de Down.

“En Cojedes tenemos denuncias de que niños con cáncer y síndrome de Down han sido detenidos”, denunció este lunes la abogada durante una rueda de prensa desde la sede de Voluntad Popular.

Acosta, junto a las diputadas Delsa Solórzano y Adriana Pichardo, detalló que hasta el 28 de enero se contabilizan 43 personas asesinadas y 956 detenidos en todo el territorio nacional por las protestas de los últimos días contra Maduro.

“Aquí hay un patrón muy claro: dejar privado de libertad sin importar la situación, con irrupción violenta y sin orden de captura. Entre los cargos que se les imputan -incluso a los adolescentes entre 12 y 14 años- se encuentran: obstrucción de la vía pública, resistencia a la autoridad, instigación pública, agavillamiento, terrorismo, daño a la propiedad pública y privada, robo o hurto”, aclaró el abogado Gonzalo Himiob.

Por su parte, la Sociedad Venezolana de Pediatría, emitió un comunicado dirigido a Unicef Venezuela, Cecodap y Foro Penal en relación con la violencia sobre los niños, niñas y adolescentes por parte de los organismos de seguridad. Criticó y calificó el silencio de la prensa como «impresionante».

Y es que en esta oportunidad Nicolás Maduro optó por incrementar la represión dejando 43 venezolanos asesinados. La particularidad de estas muertes es que todas han sido con armas de fuego a manos de colectivos chavistas o de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

Tamara Sujú, abogada y defensora de derechos humanos, denunció a través de su cuenta en la red social Twitter que el Grupo de Exterminio FAES, compuesto por la Policía Nacional Bolivariana, Guardia Nacional Bolivariana, colectivos armados y cubanos, han cometido asesinatos de manifestantes en diferentes barrios del país en los últimos tres días. Responsabilizó a Alfredo Pérez Ampueda como “la cabeza de mando inmediata”.

Daniel Blanco, periodista venezolano especialista en sucesos, informó a PanAm Post que los asesinatos se están llevando a cabo de manera clandestina. “Casi siempre se están dando de noche y contra los sectores populares donde hay más protestas”, señaló.

“Las últimas manifestaciones en estos lugares han terminado en enfrentamientos entre bandas y delincuentes, entonces eso le da la excusa perfecta a los cuerpos de seguridad para matar alegando un enfrentamiento. Hacen pasar a un manifestante por un delincuente y es casi imposible de determinar”, explicó.

La cifra de víctimas debe de ser mayor a lo que se tiene en registro, porque en ese conteo solo entran las muertes verificadas.

Hay que destacar que por primera vez en 20 años de “revolución” chavista, al menos 30 comunidades de Caracas en las zonas más populares decidieron salir a las calles para protestar contra la dictadura de Maduro; por primera vez “bajaron los cerros” y fueron brutalmente reprimidos con bombas lacrimógenas, perdigones y armas de fuego.

José Miguel Vivanco, director ejecutivo de Human Rights Watch, señaló que “la comunidad internacional está observando lo que pasa en Venezuela con más atención que nunca”.

Las fuerzas de seguridad – y quienes las comandan – deben saber que serán llevados ante la justicia por los abusos que cometan.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento