El concierto de las CLAP: Maduro utiliza el hambre como estrategia

Con un perverso chantaje, la dictadura prometió que entregará cajas de comida a quiénes asistan a su concierto chavista.

2.037
Maduro ahora tiene alimentos y medicamentos para enviar a Colombia, pero no tiene los necesarios para paliar la crisis que él mismo ha creado. (Ley Resorte)

El régimen de Nicolás Maduro se burla descaradamente de los venezolanos con el concierto paralelo que decidió llevar a cabo en la frontera con Colombia para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela. Con un perverso chantaje, prometió que entregará cajas de comida a quiénes asistan a su concierto chavista.

El régimen, en su empeño por evadir la realidad, creó un concierto paralelo al Venezuela Aid Live y un supuesto plan social para regalar en Colombia alimentos y medicamentos; esto, mientras miles de venezolanos mueren por escasez de medicinas o por desnutrición.

Durante años, Maduro no solo ha negado que en Venezuela exista una crisis humanitaria, sino que además ha acusado a Estados Unidos de emprender una guerra económica y un supuesto bloqueo que le ha impedido importar alimentos y medicamentos. Sin embargo, “de la noche a la mañana” ahora Maduro sí recibe ayuda humanitaria de sus países amigos y ahora sí tiene dinero para montar un concierto en la frontera.

Maduro ahora tiene alimentos y medicamentos para enviar a Colombia, pero no tiene los necesarios para paliar la crisis que él mismo ha creado y que niega a pesar de que la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denunciado el aumento de muertes en Venezuela por enfermedades como difteria y malaria. A la par de la OMS, decenas de ONG, nacionales e internacionales, han mostrado la grave realidad sanitaria y alimentaria que vive el país.

De acuerdo con el ministro de Información, el chavista Jorge Rodríguez, Venezuela enviará “más de 20.000 cajas Clap” (de alimentos subsidiados), así como “pediatras, cirujanos, odontólogos” para brindar “atención médica gratuita” a los cucuteños.

“Para que nuestros pediatras vean a las niñas y a los niños, para que nuestros cirujanos puedan atender situaciones concretas que se puedan resolver de manera ambulatoria, para que nuestros internistas, gastroenterólogos, obstetras puedan atender de forma absolutamente gratuita a la población de Cúcuta”, dijo.

Pero el descaro y la burla por parte del chavismo, no deja de ser evidente; mientras los venezolanos están obligados a tener el chavista Carnet de la Patria para optar por vacunas, la dictadura decide enviar pediatras a la frontera, pero no para atender a venezolanos, sino para atender al pueblo colombiano.

Hay que recordar que Colombia tiene uno de los mejores sistemas de salud de la región, reconocido así por diferentes ONG, y que desde que empezó el éxodo de venezolanos a este país, este sistema ha atendido gratuitamente a los migrantes que lo necesitan, que en la actualidad superan el millón.

Y es que mientras la dictadura de Maduro organiza un concierto con el dinero público del Estado, artistas internacionales organizan un evento musical para recaudar fondos para la ayuda humanitaria organizada por el presidente (E) venezolano Juan Guaidó.

La estrategia de Maduro

La dictadura decidió usar las mismas fechas que Guaidó estableció para el ingreso de la ayuda; esto con el fin de interferir e instalar en el Puente Internacional Simón Bolívar un concierto.

No es la primera vez que el régimen copia a la oposición venezolana en todo su accionar. Desde hace 20 años, cada vez que la Asamblea Nacional de Venezuela convoca a una marcha o manifestación, el chavismo hace lo mismo. Cuando la oposición ha ganado las elecciones regionales, el oficialismo también decide crear alcaldías y gobernaciones paralelas para mantenerse el poder.

Además, plantear el concierto chavista y la ayuda social para Cúcuta puede ser una estrategia política de Maduro para que una vez que ingresen los medicamentos y alimentos conseguidos por el presidente legítimo Juan Guaidó, porque tarde o temprano ingresarán debido a las múltiples estrategias implementadas por la oposición, el chavismo los asuma como logros propios.

Lo más probable es que Maduro afirme que esa ayuda enviada por países como Estados Unidos, es supuestamente gestionada por él con el respaldo de Rusia, Cuba y China.

Guaidó cada vez más fuerte

A pesar de que el régimen usurpador de Maduro se niega a permitir el ingreso de alimentos y medicamentos, el Gobierno de Guaidó está armando toda una logística nacional e internacional para lograr que entre al país la ayuda humanitaria el próximo sábado 23 de febrero.

Ya Guaidó logró recaudar más de USD $100 millones en la Conferencia Mundial de la Crisis Humanitaria. Además, cuenta con uno de los equipos de voluntarios más grandes del mundo que trabajará para que la ayuda llegue al país suramericano.

Además, el presidente de Chile, Sebastián Piñera anunció que el próximo viernes viajará a Colombia para, junto al presidente Iván Duque, entregarles a los venezolanos la ayuda humanitaria.

El presidente venezolano ha asegurado que será la mayor movilización de la historia del país, donde el pueblo les exigirá a los militares que permitan ingresar los medicamentos y alimentos que en principio ayudarán a salvar unas 300.000 vidas.

Guaidó pone entre la espada y la pared a los militares venezolanos en la frontera, quienes deberán tomar la decisión de dejar ingresar la ayuda a pesar de la negativa de sus superiores o enfrentarse a la población que estará respaldada por la comunidad internacional.

Ya todo está prácticamente listo, a tal punto que el Gobierno de Estados Unidos, que ha sido uno de los principales impulsores de la ayuda humanitaria, también estaría dispuesto a instalar ayuda y presión militar para que Maduro permita el ingreso de la ayuda.

Rusia envía ayuda a Maduro

A pesar de que en reiteradas ocasiones, el régimen chavista ha negado la crisis, tras verse presionado por la comunidad internacional y ante la llegada de la ayuda humanitaria organizada por Guaidó, Maduro acudió a Rusia para que también le envíe toneladas de alimentos y medicamentos.

“El miércoles llegan 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria de Rusia. Legalmente llegan por el aeropuerto de Maiquetía, convertidas en medicina de alto costo para la ayuda del pueblo. Eso sí, la hemos pagado”, expresó. Casualmente, la llegada de la supuesta ayuda humanitaria proveniente de Rusia coincidirá con las fechas en las que Guaidó tiene planeado ya estarán distribuidos buena parte de medicamentos y alimentos proporcionados por países democráticos.

Además, el dictador asegura que se trata de “ayuda humanitaria”, pero también afirma que la “ha pagado”, otra incongruencia más, pues la ayuda no se compra, y Maduro se encuentra en estos momentos luchando por conseguir el dinero que debe pagarle a sus acreedores rusos en las próximas semanas.

Comentarios