Ejército de EEUU a militares venezolanos: serán responsables de sus acciones

Con la reunión de los más altos representantes de las fuerzas militares de EE.UU. y Colombia, crece la expectativa ante una posible intervención internacional en Venezuela

6.790
“Hagan las cosas correctamente, salven a su gente y a su país”, dijo el jefe del Comando Sur de Estados Unidos. (Twitter)

Crece la presión sobre los militares ante la posibilidad de una intervención en Venezuela. Por primera vez, el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, envío un mensaje a la Fuerza Armada del país suramericano: “ustedes al final van a ser responsables por sus propias acciones”.

El Alto Mando Militar de Estados Unidos y de Colombia se reunieron este miércoles 20 de febrero; y con ello aumenta la presión internacional sobre la Fuerza Armada de Venezuela a solo tres días de que ingrese la ayuda humanitaria.

Con la reunión de los más altos representantes de las fuerzas militares de EE. UU. y Colombia, crece la expectativa ante una posible intervención internacional en Venezuela, tras la insistencia de Nicolás Maduro de impedir el ingreso de ayuda humanitaria.

Faller y el mayor general Luis Fernando Navarro, comandante general de las Fuerzas Militares de Colombia, sostuvieron un encuentro para conversar sobre el proceso para el ingreso de la asistencia humanitaria. Ambos aseguraron que cuentan con la logística necesaria para atender “cualquier situación de riesgo con la población civil”.

“Este mensaje es para los militares venezolanos: ustedes al final van a ser responsables por sus propias acciones, hagan las cosas correctamente, salven a su gente y a su país”, dijo el jefe del Comando Sur de Estados Unidos.

Hay que recordar que advertencias similares por parte de Estados Unidos surgieron en su momento a la Guardia Nacional de Panamá cuando ese país estaba bajo la dictadura de Manuel Noriega (1983-1989), que acabó con una invasión estadounidense en 1989 cuando el panameño era requerido por el delito de narcotráfico.

Está previsto que la ayuda humanitaria comience a ingresar a Venezuela el próximo sábado 23 de febrero, tal y como lo anunció el presidente venezolano, Juan Guaidó, quien convocó movilizaciones en todo el país al reiterar que los insumos entrarán “sí o sí”.

Guaidó dio un ultimátum a los militares venezolanos para que permitan el ingreso de ayuda humanitaria, y a su vez abandonen a Maduro:

Asimismo, convocó a una movilización a todos los cuarteles de Venezuela para exigir el ingreso de la ayuda humanitaria.

Desde el viernes 22 comenzarán a llegar a Cúcuta presidentes de la región y representantes de organismos para acompañar el ingreso de la ayuda humanitaria para Venezuela, rechazada por la dictadura de Maduro; una situación que pone al régimen contra la espada y la pared.

El presidente venezolano ha asegurado que será la mayor movilización de la historia del país, donde el pueblo les exigirá a los militares que ingresen los medicamentos y alimentos que en principio ayudarán a salvar unas 300.000 vidas en peligro de muerte.

Hay que recordar la advertencia del senador Marco Rubio, consejero del presidente estadounidense Donald Trump, quien dejó claro que la oferta de posible inmunidad o amnistía para militares no se mantendrá para siempre para quiénes están tardando en tomar la decisión de abandonar a Maduro. El próximo 23 de febrero será la fecha en la que muchos deberán asumir posición.

Y es que la crisis en Venezuela es tal que se ha convertido en un problema para la región, no solo por la migración masiva de sus ciudadanos, sino también ante la existencia de un régimen involucrado en narcotráfico y terrorismo, una situación que empeora cada día y que acerca la posibilidad de una intervención militar extranjera.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no descarta el envío de 5.000 soldados a Colombia. De hecho, al ser preguntado al respecto durante una reunión con su homólogo colombiano, Iván Duque, se limitó a decir: “ya veremos”.

Aunque muchos observadores consideran que Bolton mostró la frase de 5.000 tropas para presionar a las Fuerzas Armadas venezolanas con el fin de que rompan con Maduro, Trump nunca ha descartado una opción militar en Venezuela.

“Nuestros militares (estadounidenses y colombianos) están muy concentrados y trabajando juntos. Veremos cómo salen las cosas”, aseguró Trump.

A esto se suma la posición del presidente (E) Juan Guaidó, quien también aseguró que una “intervención militar sería legal para proteger la ayuda humanitaria”.

“Si fuera requerida una fuerza internacional para restituir el orden constitucional, y proteger la vida de nuestros ciudadanos, existe la atribución legislativa taxativa de aprobar una acción así por parte de la Asamblea Nacional (Artículo 187 de la Constitución de la República de Venezuela)”, señaló el presidente en una entrevista para el diario El País de Uruguay.

“La doctrina Responsabilidad para Proteger adoptada por la ONU es clara, y otorga a todos los países la responsabilidad de actuar en protección de la vida humana en cualquier territorio, en el escenario que sean previsibles pérdidas humanas considerables. Queda de parte de la comunidad internacional, y de actores como Colombia, Brasil y EE. UU. definir si en el escenario de que se prolongue la crisis y la ayuda humanitaria resulte inefectiva o insuficiente, adoptarán una posición de tolerancia ante estos hechos”, sentenció.

Además para allanar el camino a una posible intervención extranjera que permita la salida de Maduro y la recuperación de la democracia en el país, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó por primera vez el estatuto que rige “la transición hacia la democracia”.

Entre los puntos más relevantes está que el Gobierno provisional podrá solicitar la ayuda de la comunidad internacional con el fin de restablecer la soberanía estatal en el territorio de la República de Venezuela, previa autorización de la AN. Lo que daría “luz verde” a una intervención extranjera.

Dos escenarios: un solo “golpe para Maduro”

Ante la expectativa de que ingrese o no la ayuda humanitaria a Venezuela, la verdad es que sea cual sea el resultado será un duro golpe político contra Maduro.

Si Maduro impide el ingreso de la ayuda humanitaria mediante el uso de la fuerza militar, podría incentivar la participación de militares extranjeros que tienen como objetivo que los alimentos y medicamentos lleguen al pueblo venezolano.

Sin embargo, si Maduro permite el ingreso de dicha ayuda para demostrar un supuesto “gesto de paz”, estaría reflejando ante el mundo no solo debilidad, sino la legitimidad que tiene Guaidó como presidente (E) de Venezuela.

Luis Fernando Nunes, internacionalista y doctor en ciencias políticas, le dijo al PanAm Post: “No se trata de una intervención, pero pone a prueba a los militares venezolanos en la frontera de recibir la ayuda sabiendo la verdadera crisis que enfrenta el país suramericano”, señaló.

Comentarios