Megasis: el primer supermercado persa de terroristas iraníes en Venezuela

La tienda de alimentos iraníes se ubica en un local comercial propiedad del testaferro de Nicolás Maduro, Alex Saab

10.285
La tienda Megasis se vincula directamente con el terrorismo y el narcotráfico internacional (Twitter)

El nuevo supermercado que abrirá Irán junto al régimen de Nicolás Maduro en Caracas servirá de fachada para reforzar las operaciones e intereses islámicos en la región. El local estaría vinculado a Alex Saab, testaferro de Maduro.

Se trata del supermercado Megasis ubicado en la urbanización caraqueña Terrazas del Ávila. La tienda ocupa los espacios de la expropiada cadena Éxito, Bicentenario y Tiendas Clap, las cuales pertenecían a Saab.

El testaferro del chavismo fue detenido en Cabo Verde por lavado de dinero. Justamente su alianza ilícita con el régimen se vinculan al chavista programa de alimentación subsidiada, con el cual el régimen vende alimentos con sobreprecio a los venezolanos más vulnerables.

Mientras Saab se encuentra detenido en la isla africana, Irán y Venezuela acordaron abrir la tienda de alimentos con la cual podrían mantenerse los negocios sucios vinculados al lavado de dinero, narcotráfico y contrabando de oro.

Joseh Humire, experto en seguridad hemisférica, dijo al Panampost que la tienda Megasis se vincula directamente con el terrorismo y el narcotráfico internacional y señaló que tanto Irán como Venezuela «tienen la intención de provocar al Gobierno de Estados Unidos a escalar más acciones militares en la región».

De acuerdo con el diario estadounidense Wall Street Journal (WSJ), el nuevo supermercado está directamente relacionado con la Guardia Revolucionaria Islámica militar de Irán (IRGC), calificada por Estados Unidos como una organización terrorista. De hecho, las marcas de productos que serán vendidos en el local son propiedad del ejército iraní.

Causa suspicacia la instalación del nuevo supermercado debido a que Venezuela enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes con los salarios más bajos de la región y la inflación más alta del mundo; a esto se suma el uso improvisado del dólar, una moneda que hasta hace dos años no podía circular libremente en el país.

Caracas y Teherán mantienen desde hace dos décadas una alianza que han consolidado con acuerdos de cooperación en diferentes áreas que comprenden desde servicios de inteligencia, técnicos en el área militar, envío de combustible, hasta la instalación de un nuevo supermercado.

Además de montar el primer supermercado iraní en Venezuela, técnicos de ese país ayudan a Maduro a recuperar aeronaves militares; a esto se suman presuntos esfuerzos por instalar un centro de operaciones para espionaje.

¿A qué extremo llega la alianza entre Venezuela e Irán?

Para mantenerse en el poder, el régimen de Nicolás Maduro ha entregado a Irán desde refinerías petroleras, lingotes de oro y hasta bases de operaciones militares; una relación que no solo se enmarca en lo económico y político, sino que también se vincula directamente con el terrorismo y el narcotráfico internacional.

Joseph Humire, experto en seguridad hemisférica y director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura, dijo a PanAm Post que la relación entre ambos países es preocupante y aseguró que tanto Irán como Venezuela tienen la intención de provocar al Gobierno de Estados Unidos a escalar más acciones militares en la región.

Humire informó que el chavista ministro de petróleo venezolano, Tareck El Aissami, quien es acusado en Estados Unidos por terrorismo y narcotráfico, es una de las «piezas más clave y visible de esta relación».

Irán y Venezuela comparten desde hace mucho tiempo cálidas relaciones diplomáticas, y ambos regímenes comparten un desprecio mutuo por Estados Unidos, que ha impuesto varias sanciones a sus respectivas economías.

La relación entre ambas naciones ha sido calificada como una amenaza para Estados Unidos, pues el régimen del país suramericano ha permitido que el grupo terrorista iraní Hezbolá utilice dicho territorio como base para expandirse por América Latina.

«Venezuela en los últimos años ha firmado gran cantidad de acuerdos con Irán en el lado comercial, militar e industrial; y lo que pasa es que mucho de ese comercio puede ser una fachada para el ingreso de militares iraníes», señaló Humire.

Los vínculos entre Venezuela e Irán van mucho más allá de los acuerdos bilaterales que se conocen entre ambos; los intereses y la cooperación con el régimen de Nicolás Maduro realmente se derivan en actividades ilícitas.

Incluso, recientemente se denunció que la policía política de Maduro izó la bandera de Irán en una de las sedes carcelarias.

Venezuela, la base de operaciones para lavar dinero

En junio de 2019 el secretario general de la OEA, Luis Almagro, denunció que Irán y los terroristas de Hezbolá operan en Sudamérica liderando acciones de delincuencia trasnacional organizada.

«Irán y Hezbolá tienen una sólida base de operaciones en Sudamérica en alianza con la narcodictadura de Nicolás Maduro. Si fracasamos en Venezuela, representa una victoria para el terrorismo, la delincuencia transnacional organizada y el antisemitismo», advirtió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En una entrevista para el PanAm Post, Joseph Humire, reveló cómo operan Irán y Hezbolá en América Latina, pero sobre todo en Venezuela. Humire se ha especializado en el conflicto del medio oriente y ha participado como testigo clave en atentados terroristas en el Perú.

«Irán y Hezbolá están en América Latina desde prácticamente el inicio de la revolución iraní, pero en 2005 se juntaron con la alianza bolivariana (ALBA); a medida que creció el ALBA, creció la presencia iraní y de Hezbolá», explicó.

Humire, que se ha enfocado en investigar de cerca la situación, explicó que a partir de 2007, Irán incrementó su presencia militar, principalmente en Bolivia, que se convirtió en su principal socio estratégico de la región y en Venezuela.

«Empezaron a incrementar su presencia militar, pero no en la forma convencional con tropas, sino con ingenieros técnicos, personas que son parte de la industria militar iraní», señaló.

En el caso de Hezbolá explicó que cada día incrementa su relación con grupos de crimen trasnacional y terroristas de América Latina para prestarles sus servicios de inteligencia, narcotráfico y lavado de dinero.

«Hezbolá es un grupo terrorista, denominado así por más de cincuenta países en el mundo. Hacen actos de terrorismo en América Latina, los más famosos fueron hace 25 años con la AMIA en Argentina, y uno en Panamá en el 94; pero más allá de simplemente ejecutar atentados, también se involucran con otros grupos terroristas en la región y grupos criminales como las FARC y el ELN», explicó.

Detalló que Hezbolá tiene una enorme red internacional de lavado de dinero y ofrece sus servicios a los carteles de droga.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.