Sergio Fajardo, el candidato que las FARC quieren de presidente

2.488
(Fotomontaje PanAm Post)
Solo alguien que esté en comunión íntima con las ideas de las FARC puede proponer darles más de lo que ya Santos les entregó. (Fotomontaje PanAm Post)

Las FARC tienen su propio candidato a la presidencia: Rodrigo Londoño, alias Timochenko. Sin embargo, los líderes de la guerrilla son astutos, en realidad no apuestan a que gane su cabecilla, saben que no tiene oportunidad. Necesitan otro candidato, uno que disimule, que tenga una imagen limpia y no sea directamente asociado con ellos, pero que comulgue con sus ideas y les allane el camino para instaurar lo que han llamado “Gobierno de transición”.

Sergio Fajardo es perfecto para esto, y explicaré por qué.

Abiertamente y sin rodeos, en entrevistas a medios de comunicación Fajardo asegura que las FARC deben estar en política y que echar para atrás ese acuerdo, al que los colombianos le dijeron “no” en un plebiscito, sería volver al conflicto. El candidato incluso utiliza las mismas amenazas de las FARC, quienes cada que han encontrado un inconveniente a sus peticiones atemorizan a la sociedad diciendo que volverán a la guerra.

En una entrevista con el diario El Tiempo, cuando el periodista le pregunta a Fajardo qué hará con los ilegales en Colombia; el candidato que las FARC quisiera ver en la presidencia, afirma: “Estarán en la cárcel o en la política. En casos como las FARC estarán en la política”.

Luego, en la misma entrevista, cuando le preguntan específicamente por el acuerdo de La Habana, aseguró: “Lo que se está aprobando se tiene que cumplir”. Afirma también que “hacer trizas el acuerdo es ponerle una bomba a Colombia, en el sentido de generar todo el malestar. ¡Eso es un llamado a la guerra!”.

Pero Fajardo no solo defiende a capa y espada lo pactado en el acuerdo. No contento con todo lo que ya tienen las FARC —incluyendo las 10 curules en el Congreso para que puedan estar en política como él quiere — dice que los guerrilleros necesitan más. No basta con darles vivienda, comida y salario mínimo, les ofrece hasta orientación psicológica.

El candidato de la Coalición Colombia ha afirmado que si él fuera presidente, inmediatamente todos los guerrilleros entrarían a estudiar, tendrían atención psicológica y “un proyecto educativo de acuerdo con su condición”. ¿Queda alguna duda de que los guerrilleros estarían contentísimos con que este fuera el próximo presidente de Colombia?

Fajardo definitivamente está del lado de las FARC. Solo una comunión íntima con sus ideas y gran simpatía con estos personajes puede llevar a que alguien proponga darles más de lo que ya Santos les entregó, incluso contrariando la voluntad de los colombianos.

¿De dónde sacará los fondos Fajardo para darle hasta asistencia psicológica a los guerrilleros? No lo ha dicho. Pero de una u otra forma el dinero será robado del bolsillo de los colombianos de bien, que van a terminar pagándole a unos criminales por delinquir durante más de 50 años.

 

¿Quién es Sergio Fajardo?

Hay quienes afirman que el candidato de la Coalición Colombia es perfecto para la presidencia porque no va a destruir lo logrado con el acuerdo, pero tampoco les entregará el poder a los guerrilleros ni quebrantará la ley. Se equivocan, por lo ya dicho. Es evidente que Fajardo les dará mucho más de lo que ya tienen, pero, además, porque no es precisamente un demócrata respetuoso de la ley.

Cuando a mediados del 2017 la Corte Constitucional le devolvió al Congreso de la República la capacidad de modificar lo acordado en el acuerdo Santos-FARC, algo que celebramos todos los colombianos de bien, Fajardo afirmó lo siguiente: “Queremos la democracia, que haya separación de poderes, pero esa corte crea unas condiciones que ponen (el proceso de paz) en un terreno de fragilidad, de incertidumbre. Porque Colombia va permanentemente pasando de una incertidumbre a otra”.

Fajardo ni siquiera se abstiene de decir en público que está de acuerdo con quitarle sus funciones al Congreso con tal de que se lleve a cabo lo pedido por las FARC. ¿No es suficiente lo que ya ha dicho, para darse cuenta de que lo mejor que le podría pasar a los guerrilleros de las FARC es que gane el candidato de la Coalición Colombia?

Por donde se vea, Fajardo es un peligro. Bloomberg recientemente hizo un análisis de la gestión económica que ha tenido durante su vida pública, específicamente mientras fue gobernador de Antioquia. Destaca que en 2015, después de cuatro años al frente de esa Gobernación, la deuda se había duplicado comparada con la que recibió cuando llegó al cargo.

Agregan también que Fajardo dejó a la región en “saldo rojo” en indicadores fiscales. Por primera vez en su historia, Antioquia obtuvo una calificación negativa de parte de Fitch Ratings y, además, el Departamento Nacional de Planeación rebajó su clasificación de sostenibilidad fiscal. En materia económica, entonces, aunque no habla mucho al respecto —tal vez porque sabe de su debilidad — los hechos muestran de nuevo que es un peligro para el país.

En su página, así como en sus declaraciones, Fajardo no dice nada respecto a su plan económico, se limita a asegurar que luchará por una “economía próspera y equitativa”, pero no dice una palabra sobre cómo lo logrará. Lo que queda claro es que no es una política económica de derecha. Tal vez, cuando llegue al poder, y les de todo a las FARC, ellos le ayuden en su programa económico.

Fajardo, en la mayoría de temas, simplemente se ubica en una cómoda posición sin dar detalles. Así le queda muy fácil decir que se logrará una economía próspera, y hacer que su campaña gire en torno a que hay que acabar con la corrupción. Pero eso sí, respecto a lo que hará con las FARC lo ha dicho todo y sin titubeos. El acuerdo Santos-FARC, al que los colombianos le dijeron “no”, le es insuficiente, les dará aún más, no importa si en el camino incluso se tiene que castrar al Congreso.

Comentarios