Las cinco advertencias por las que el avión de LAMIA no debía despegar

5
El jefe de Aeronáutica Civil además señaló que también hay alta probabilidad de que la nave no haya llevado reservas extra de combustible en caso de presentarse inconvenientes (El País)
El fatal accidente dejó 71 personas muertas, la gran mayoría del equipo Chapecoense (El País).

LAMIA Corporation tenía varias advertencias que debieron haber tomado en cuenta para que la nave no saliera del aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz y así evitar una tragedia que acabó con la vida de 71 personas.

Celia Castedo Monasterio fue la funcionario de Aasana Viru Viru de turno que difirió en el informe en donde se hicieron estas observaciones. Dijo que la autonomía de ese vuelo no era la adecuada y que todavía iba a ser necesario un segundo plan alterno, ya que el documento fue mal llenado por Álex Quispe y era necesario hacerle cambios. Quispe era uno de los siete tripulantes del avión que fallecieron.

En ese informe se describen los cuestionamientos y las respuestas que dio el tripulante justo una hora antes de que la nave despegara con 22 periodistas, 22 integrantes de la ficha del Chapecoense, 22 dirigentes y acompañantes y 9 integrantes de la tripulación.

La primera observación fue al respecto con el tiempo de vuelo que estaba previsto entre Santa Cruz y Medellín. Era igual a la autonomía de la gasolina que tenía la aeronave.

Los documentos señalan que el tiempo estimado era de 4 horas y 22 minutos. Ese es el mismo tiempo que se registró para la autonomía del vuelo; cosa que nunca debería ser igual.

Un integrante y comandante de la aviación con 31 años de experiencias, indicó que este es un error que un piloto jamás debe cometer porque esa información afirmaba que el avión iba a volar con la cantidad justa de combustible para llegar a su destino.

Castedo Monasterio describe en el informe la conversación que tuvo con el despachador de LAMIA con respecto al tema tiempo-combustible y asegura que Quispe le advirtió a Miguel Quiroga, el capitán de vuelo y quien también falleció en el accidente, pero igualmente indicaron que les alcanzaría el tiempo.

Textualmente el papel dice: “No señora Celia, esa autonomía me han pasado, nos alcanza bien… Así no más lo presento, lo hacemos en menos tiempo, no se preocupe. Es así no más, tranquila, eso está bien, ahí no más déjemelo”.

Pero realmente lo que la operadora de Aassana quería evitar era lo que se establece en los manuales internacionales de los procedimientos de los pilotos que consiste en que cuando en el vuelo se presente una situación que provoque demoras en el avión, la nave tenga combustible necesario para sobrellevarlo, situación que no ocurrió así esta vez. Les hizo falta combustible y esto provocó la falla de los motores, el corte del sistema de electricidad y finalmente, la caída a la tierra.

Gustavo Vargasm gerente de la empresa LAMIA, aseguró que sigue sin entender por qué el avión no se reabasteció de gasolina en Bogotá tal y como estaba previsto en el proceso de plan de vuelo.

Por otro lado, los directivos del club Chapecoense no descartan la alternativa de tomar medidas en contra de la aerolínea a penas termine la repartición de los cuerpos y de los actos fúnebres y velatotios.

 

El vicepresidente jurídico del Chapecoense, Luiz Antonio Palaoro, dijo en una rueda de prensa que se encuentran centrados por ahora en acciones humanitarias con los familiares de las víctimas pero que “en segundo momento nos vamos a tener que parar para pensar en la reestructuración del equipo y también en las medidas judiciales”.

Alfredo Bocanegra, director de la Aeronáutica Civil de Colombia, indicó que las cajas negras del avión se encuentran en custodia y que próximamente se iniciará una investigación entre Bolivia, Brasil y Colombia para poder aclarar los hechos.

Bocanegra también se refirió a la falta de combustible del avión de Bolivia y concluyó diciendo que “son reflexiones muy dolorosas que parten de la negligencia, y esto lo deberán confirmar las investigaciones“.

Justo antes de caer

A continuación, la conversación de más de 11 minutos entre Miguel Quiroga, el piloto y la encargada de la torre de control de aeropuerto de Medellín.

Avión: “LAMIA 2933 solicita vectores para acercamiento, señorita”.
Torre de Control: “Atento, tengo una nave por debajo suyo y adicional están efectuando la revisión de pista…”.

Avión: “Con emergencia de combustible señorita, por eso le pido de una vez curso final”

En ese momento, la encargada de la torre le ordenó a un avión de Avianca a que inicie la aproximación al aeropuerto y Quiroga insiste:

Avión: “Solicito descenso inmediato LAMIA 2933”

Ante esto la encargada cancela la autorización anterior a Avianca y se comunica nuevamente con LAMIA.

Torre de Control: “LAMIA 2933 puede efectuar el viraje ahora por la derecha para iniciar el descenso, tiene los tránsitos a una milla por debajo de usted”.

Avión: “Sabe señorita ,no hay factor y solicitamos incorporarnos de una vez…”

Justo allí, la controladora le pide a Quiroga que haga maniobras y le declara la situación extrema.

Avión: “Señorita, LAMIA 2933 está en falla total, eléctrica total, sin combustible”.

Torre de Control: “Pista libre y operable, bomberos alertados”

Avión: “Vectores señorita, vectores a la pista”.

Segundos después, Quiroga volvió a pedir puntos de referencia en la pista y se corta la comunicación.

Dicen los expertos

  1. Combustible: los aviones tienen que llevar la cantidad de gasolina suficiente para poder llegar desde origen hasta su destino. También está obligada a llevarse un 10 % adicional. Esto por si necesita espera para el aterrizaje o algún desvío por mal tiempo.
  2. Aeropuerto alternativo: la nave también debe tener la capacidad de cargar el combustible suficiente para volar a otro aeropuerto alternativo al destino en caso de emergencia y además de cumplir con eso, para poder mantenerse en el aire por 45 minutos más.
  3. Cuándo ir a otro aeropuerto: justo y cuando el avión comienza a consumir el 10 % de reserva por cualquier motivo, se toma una decisión de empezar una aproximación de descenso al destino más cercano y notificar al controlador el mínimo de combustble.
  4. Cuándo se declara emergencia: cuando se considera que independientemente de cualquier condición que se presente en el vuelo, la nave se quedará sin combustible. En ese caso se obliga al controlador a que dé prioridad de aterrizaje. Cuando se dice que se está en estatus de mínimo de combustible, el controlador pregunta al piloto si se declara en emergencia.
  5. Autoridades: todo operador de un avión antes de despegar, debe presentar su itinerario y su solicitud para poder alzar vuelo, allí se especifica la tripulación y por cuáles aerovías irá.

Fuente: El Deber

Comentarios