Virales

Newsletter

Obras trascendentes vuelven a ser censuradas en la Feria Internacional del Libro en La Habana

By: Ysol Delgado - @Ysolita - Feb 13, 2017, 8:45 pm
Según el periodista Roberto Quiñones, las obras trascedentes siempre resultan peligrosas y eso bien que lo saben los censores (Martinoticias)
Según el periodista Roberto Quiñones, las obras trascedentes siempre resultan peligrosas y eso bien que lo saben los censores (Martinoticias)

El periodista Roberto Jesús Quiñones Haces, publicó este lunes un artículo de opinión en donde habló acerca de otra censura con diversas obras trascendentes en la Feria Internacional del Libro en La Habana.

Quiñones comenta que los “intelectuales” cubanos en vez de ir a comprar los libros y a participar en las actividades culturales, prefieren ir a “comer y  emborracharse”. Todo ello, porque ya se acostumbraron a este tipo de censuras y no se ven en la necesidad de crear diversos debates en donde alcen su voz en contra de las injusticias internas, como la prohibición de la venta de las obras en donde se hablen de los perseguidos y discriminados por parte de la dictadura cubana.

El profesional de la comunicación considera importante poder hablar de la política editorial de Cuba y comienza con una frase de Fidel Castro que dice: “Nosotros no le decimos al pueblo cree, le decimos lee”. La misma pertenece a los primeros tiempos de su mandato totalitario, en el momento en el que la Imprenta Nacional realizó una tirada masiva de El Quijote, inaugurando una “época luminosa para la cultura”, al disponer con precios muy baratos a los lectores, diversas obras clásicas de la literatura universal.

El periodista indica que a pesar de esa “iniciativa”, diversas disciplinas como Derecho, Política, Sociología, Historia, Derecho y Filosofía no recibieron la misma atención como la literatura. Sin embargo, 58 años después, no se han publicado las obras de los reconocidos autores con prestigios internacionales, debido a los censores que impone la política cubana.

Entre ellos menciona a Gabriele D’Annunzio, Aldous Huxley, Milán Kundera, Boris Pasternak y Alexander Solzhenitsin, los chilenos Roberto Bolaño e Isabel Allende, los Premios Nobel Octavio Paz y Mario Vargas Llosa. Las novelas “El estruendo y la furia” de William Faulkner. “El hombre sin atributos” de Robert Musil y la descomunal “Vida y destino”, de Vasili Grossman tampoco han sido publicadas y continúan siendo desconocidos Karl May, Enid Blyton, Albert Camus y Heinrich von Kleist.

La literatura europea y norteamericana contemporánea tampoco es publicada.

Igualmente, el comunicador mencionó a algunos autores cubanos que han escrito sobre el castrismo y sobre memorias que no son autorizadas, evidentemente, también están censurados. Entre ellos nombró a  Juan Clark con su libro “Cuba: Mito y realidad”,  Antonio Benítez Rojo, Zoé Valdés, Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, Manuel Granados y Eliseo Alberto Diego, Carlos Franqui, Dariel Alarcón, Juan F. Benemelis con “Las guerras secretas de Fidel Castro”, Norberto Fuentes con “Dulces guerreros cubanos” y al comandante Huber Matos.

Finalmente, Quiñones asegura que el hecho de que no se publiquen ni las obras ni los autores, “desmiente la tan cacareada tolerancia a la diversidad que hacen los principales personeros del régimen ante los incautos y otros que siempre están dispuestos a creerles. Y que no se publiquen libros reconocidos por la crítica porque no puede pagarse el derecho de autor, me parece una verdad a medias”

 

Fuente: Cubanet

Ysol Delgado Ysol Delgado

Ysol Delgado es venezolana y Lic. en Comunicación. Tiene experiencia en RR.SS., marketing digital y periodismo de investigación. Actualmente reside en Ciudad de México. Síguela en Twitter: @Ysolita.

EE.UU. sanciona al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami por narcotráfico

By: Delia Pérez - @@deliamperez - Feb 13, 2017, 7:57 pm
tareck el aissami - superpoderes

El vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, fue incluido en una lista del Departamento del Tesoro de EE.UU. por presuntamente colaborar con el narcotráfico. Una  una fuente de la Casa Blanca confirmó que El Aissami fue incluido tras  jugar un papel significativo en el tráfico internacional de drogas. Leer más: Tareck El Aissami debe perder su cargo como vicepresidente de Venezuela por doble nacionalidad Leer más:Legisladores estadounidenses exigen a Donald Trump investigar al vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami De acuerdo con la cadena Univision esta inclusión supone que el Departamento del Tesoro  congelará  cualquier tipo de activos que el funcionario tenga en Estados Unidos. Asimismo,  anula su visa y le prohíbe realizar transacciones financieras o comerciales con instituciones estadounidenses. La medida también involucra a Samark López Bello, quien es acusado de ser el principal testaferro de El Aissami, y poseer cerca de una docena de empresas vinculadas con el vicepresidente   venezolano.  El Aissami -de ascendencia sirio-libanesa y 42 años de edad- presuntamente jugó un papel clave en un esquema de tráfico de narcóticos y  supervisó el envío de cargamentos de droga con destino final a EE.UU. Para el abogado Alejandro Rebolledo, experto en temas sobre lavado de dinero,  el estar incluido en la lista negra enciende las alarmas en las aduanas, aeropuertos y puertos a nivel internacional. "Esa persona marcada (...) perderá la movilidad internacional", indicó el especialista consultado. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); }); Por su parte el Nuevo Herald señala que las autoridades estadounidenses calculan que El Aissami, uno de los hombres más temidos de Venezuela, tiene una fortuna personal que supera los USD $ 3,000 millones. Igualmente se reseña que  la inclusión de El Aissami en la lista es producto de una investigación de varios años. El diario The Wall Street Journal fue el primero que dio cuenta de esta investigación en 2015. Fuente: Univision  El Nuevo Herald

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.