Virales

Newsletter

Ciudad de Guatemala, una capital no apta para ciclistas

Por: Escritor Invitado - Jun 10, 2016, 11:01 am
ciclista en Guatemala
El problema es que si no hay ni aceras para los peatones, cómo vamos a pensar en un carril para bicicletas. (Blogspot)

Por Ramón Parellada

Recuerdo cuando era pequeño, que fui en alguna de mis vacaciones a la oficina donde trabajaba mi padre y no me olvido de Martín, quien era el mensajero de la empresa y se movía en su bicicleta negra por toda la ciudad. Claro, la ciudad era más pequeña, había menos automóviles y menos problemas de tránsito.

Muchos años después, Martín sufrió un accidente, fue atropellado por un automóvil y no recuerdo bien si quedó malherido o si falleció a causa de este accidente. Sea como sea, la historia de Martín se repite día a día en nuestra querida ciudad con ciclistas, peatones y motoristas. A mí que me gusta mucho el ciclismo, sueño con una ciudad en la que pudiera moverme de un lado a otro en bicicleta, pero nuestra ciudad no es amigable al ciclista, aunque ya se están haciendo grandes esfuerzos en cambiarla. Ni siquiera es amigable al peatón, cómo lo va a ser para el ciclista.

Si la ciudad fuera amigable con quien anda en bicicleta, el problema del tránsito disminuiría. Sería una buena forma de llegar al trabajo y evitar largas esperas en las congestionadas avenidas y calles de Guatemala. La ciclovía por las Américas y la Reforma es un comienzo pero falta mucho.

No basta una ciclovía para andar seguros por las calles de Guatemala. El ciclista está sujeto a la imprudencia e irrespeto de los conductores, a la falta de espacios para andar por algunas calles, a los ladrones, tanto mientras anda en la bicicleta, como mientras la deja guardada en algún lugar, a la falta de estacionamientos para bicicletas y a las imprudencias también de los peatones.

Ciertamente, la ciudad de Guatemala tiene sus peros para poder ser una ciudad amigable a los ciclistas. Sus barrancos y montañas también son un problema, pero eso no debería ser problema si hubiera un carril para bicicletas en las principales entradas de la ciudad. El problema es que si no hay ni aceras para los peatones, cómo vamos a pensar en un carril para bicicletas. Y eso que mucha gente las usaría, pues es un transporte barato. La época lluviosa no es problema. Si en otros países usan la bicicleta bajo la nieve, por qué no cuando llueve. Se pone uno una buena capa, y listo.

Me puse a investigar un poco sobre ciudades amigables a la bicicleta y encontré un índice que menciona a las 20 más importantes. Se trata del “Ranking Copenhagenize 2015” y califican a las ciudades amigables a las bicicletas según 13 factores importantes, de los cuales destaco algunos: apoyo al ciclista, facilidades para las bicicletas, infraestructura, cultura y seguridad, entre otras.

Las 20 ciudades más amigables en 2015 fueron: Copenhague, Ámsterdam, Utrecht, Estrasburgo, Eindhoven, Malmö, Nantes, Burdeos, Amberes, Sevilla, Barcelona, Berlín, Liubliana, Buenos Aires, Dublín, Viena, París, Minneapolis, Hamburgo y Montreal. Posiblemente hay otras que yo calificaría entre las 20 mejores y no aparecen aquí, pero lo cierto es que las primeras como Copenhague y Ámsterdam son ciudades para bicicletas por excelencia.

En estas ciudades no es raro ver desde un niño hasta un anciano movilizarse en bicicleta para ir al trabajo, colegio, al supermercado o adonde sea. Hay suficientes lugares seguros para dejar la bicicleta; hay semáforos en las ciclovías que permiten que el ciclista se sienta seguro al atravesar grandes avenidas o calles, y la cultura del respeto al ciclista sobresale. La tendencia es que cada día se usen más bicicletas. Esperemos que nuestra ciudad, la ciudad de Guatemala, no se quede rezagada.

Nota previamente publicada en S.21

Ramón Parellada es guatemalteco, empresario y catedrático universitario. Síguelo en@MonchoParellada.