Virales

Newsletter

La violencia armada se desplomaría si terminamos la guerra contra las drogas

Por: Escritor Invitado - Oct 17, 2017, 6:46 pm
La guerra contra las drogas contribuye en última instancia a más violencia armada y perpetúa un ciclo generacional". (Pixabay)
La guerra contra las drogas contribuye en última instancia a más violencia armada y perpetúa un ciclo generacional. (Pixabay)

Por: Thomas J. Eckert

Luego del reciente tiroteo horrible en Las Vegas, una vez más se ha vuelto protagonista del debate el control de armas en nuestros medios y políticas.

Y mientras que cada experto parece tener su propia forma segura de combatir la violencia armada, todos pasan por alto el elefante en la habitación.Es decir, aunque los tiroteos masivos han generado un rechazo masivo, la violencia armada vinculada a la guerra contra las drogas ha dejado más muertos que todos los tiroteos masivos en los Estados Unidos juntos. Y a pesar del hecho de que estos comentaristas discuten incansablemente los méritos y fallas de las ideas de los demás, una cosa es cierta; podemos y debemos terminar la guerra contra las drogas de inmediato.

Lo que dicen las cifras

Poner fin a la guerra contra las drogas tendría un impacto significativo en el número de muertes por armas de fuego en todos los ámbitos.

Los medios de comunicación y los políticos que actualmente promulgan sus agendas quisieran que usted crea que cada lugar público en los Estados Unidos conlleva un riesgo manifiesto de involucrarse en el próximo tiroteo masivo. La realidad, sin embargo, es bastante diferente.

De 2003 a 2010 hubo un promedio de 32.000 muertes por armas de fuego por año en Estados Unidos. De esas muertes, el 63% fueron suicidios y accidentes, dejando aproximadamente 11,000 homicidios por año. De los cuales, más del 13% estaban relacionados con pandillas. Del resto de los homicidios las víctimas de los tiroteos en masa representaron solo el 1,5%; lo que equivale al 0.1% de todas las muertes por armas de fuego y el 0.3% de todos los homicidios.

Ahora, si queremos creer las intenciones de aquellos que presionan para que se ponga fin a la violencia armada, debería ser obvio que concentrarse en los tiroteos masivos, un problema que es responsable de cien veces menos muertes que homicidios relacionados con pandillas, es una forma ilógica de alcanzar su meta.

Afortunadamente, los efectos inmediatos y de largo plazo de terminar con la Guerra contra las Drogas tendrían un impacto significativo en el número de muertes por armas de fuego en todos los ámbitos. La consecuencia más inmediata sería la reducción del número de personas encarceladas por delitos sin víctimas, con lo que se reduciría drásticamente el número de niños que crecen en hogares con un solo progenitor.

Actualmente, el 46% de nuestras poblaciones penitenciarias federales son infractores no violentos de drogas, mientras que 70% de los jóvenes pandilleros crecen en hogares rotos. Incluso si solo el 5% de los que están actualmente encarcelados por delitos relacionados con las drogas vuelven a tener un impacto positivo en sus familias, eso es más de 100,000 reclusos menos para las pandillas en todo el país.

La guerra contra las drogas ha creado un ciclo interminable, en el que las personas son encarceladas innecesariamente, a menudo dejando atrás a sus hijos que luego creen en hogares mono-parentales empobrecidos y mucho más susceptibles de unirse a pandillas. De esta forma, la Guerra contra las Drogas contribuye en última instancia a más violencia armada, más personas que terminan en prisión y perpetúa un ciclo generacional.

 

Disminución del narcotráfico y tiroteos masivos

No solo acabaría con la Guerra contra las Drogas, sino que también rompería el ciclo de pobreza y el posterior reclutamiento de pandillas, pero también cortaría enormemente lo que se convirtió en el principal mecanismo de financiación de las pandillas: el tráfico de drogas.

Cada año, el tráfico de drogas genera hasta US$ 750 mil millones en los EE. UU. La mayor parte de ese dinero se destina a las pandillas que se han sumergido de principio a fin en la creación, el contrabando y la venta de drogas en todo el país. Si compra drogas en cualquier ciudad importante de los Estados Unidos, es probable que las sustancias hayan pasado por una pandilla en algún momento. Combine esto con la incapacidad de las pandillas para resolver disputas a través de los tribunales y otros medios no violentos, y se hace evidente por qué las pandillas, la violencia armada y la cultura de las drogas están tan entrelazadas.

Sin embargo, si aún está determinado en la lucha contra los tiroteos masivos, terminar con la Guerra contra las Drogas también tendría un impacto positivo allí. A muchos de los tiradores masivos recientes en Estados Unidos se les prescribieron antidepresivos psicotrópicos antes de los ataques; este tipo de medicamento tiene un historial bien documentado de causar hostilidad y tendencias al homicidio.

Como usted sabe, abrir el mercado a alternativas previamente prohibidas da a las compañías farmacéuticas un incentivo para innovar en medicamentos para tratar trastornos mentales que tienen efectos secundarios menos volátiles y potencialmente violentos. Esto conducirá a una eventual disminución en el número de medicamentos peligrosos, recetados en dosis superiores a lo requerido, que se utilizan actualmente y los efectos fatales que los acompañan.

Desafortunadamente, la mayoría de los estadounidenses no se dan cuenta del impacto positivo que tendría la terminación de la Guerra contra las Drogas en la violencia armada, por lo que es improbable que veamos que aumente la importancia de terminarla de una manera significativa.

El fetiche de nuestros políticos por las soluciones que criminalizan a los ciudadanos no violentos garantiza que una solución ineficaz que ejerza más control del gobierno se presentará mucho antes de que consideren una política efectiva que podría reducirla. En su lugar, elegirán aprovecharse de las emociones del público al cambiar el enfoque hacia historias sensacionales, tal como sucede hoy.

Thomas J. Eckert es editor de la página Being Libertarian (siendo libertario). Es un apasionado por la política, estudia economía e historia y escribe en su tiempo libre sobre eventos políticos y económicos. Él se describe como un voluntarista.

El texto fue publicado originalmente por FEE. Para ver el texto original en inglés, presione aquí.