EEUU presiona a China y a petroleras para que rompan lazos con Maduro

"Hemos tenido conversaciones con China sobre sus relaciones económicas y financieras con Venezuela”.

1.321
Actualmente, según Abrams, las autoridades estadounidenses evalúan diferentes «medios diplomáticos» para aumentar la presión económica y, por el momento, su Gobierno ha pedido a varias empresas petroleras que corten lazos económicos con Maduro, puesto que podrían venir «más sanciones» por parte de EE.UU. EFE/ Shawn Thew

Beatriz Pascual Macías

Washington, 29 mar (EFE). – El enviado especial de EE.UU. para Venezuela, Elliott Abrams, dijo este viernes a Efe que su Gobierno está presionando a China y a empresas petroleras de todo el mundo para que corten lazos económicos con Nicolás Maduro.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Abrams explicó que él mismo se ha reunido con el embajador chino en EE.UU., Cui Tiankai, y que, además, el embajador estadounidense en China, Terry Branstad, ha mantenido varios encuentros con representantes del gigante asiático sobre la relación económica entre Pekín y Caracas.

«Hemos tenido conversaciones con China sobre sus relaciones económicas y financieras con Venezuela. Y el mensaje principal ha sido muy simple: tienen inversiones, comercio y préstamos que nunca van a recuperar. Ese régimen está destruyendo la economía de Venezuela», manifestó Abrams.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

China es el principal acreedor de Maduro: en la última década le ha prestado casi 62.000 millones de dólares, de los que un tercio (20.000 millones) aún está pendiente de pago, según una base de datos de la Universidad de Boston y el centro de pensamiento Diálogo Interamericano.

El Gobierno de Maduro paga con petróleo parte de esa deuda a China, nación que en 2018 era su tercer comprador de crudo (por detrás de EE.UU. y la India) con unos 332.000 barriles al día.

«El problema -explicó Abrams- es que el petróleo y los ingresos por ese petróleo no están siendo usados por el pueblo venezolano, acaban en bancos de todo el mundo (…) Así que el problema no es tanto con el petróleo per se, sino sobre qué pasa con esos beneficios».

Otro de los países con los que EE.UU. ha mantenido conversaciones es la India, que hasta hace poco compraba unos 300.000 barriles de crudo diarios a Venezuela.

«En el caso de la India, urgimos a las compañías indias y al Gobierno a reducir, reducir y reducir sus niveles de compras de Venezuela. Han cooperado mucho y vale la pena decir que desde el principio han estado dispuestos a colaborar con EE.UU. y si ves los números, las compras de la India siguen bajando», aseveró.

Este mes, durante una reunión en Washington, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, pidió a su homólogo indio, Vijay Gokhale, que no se convirtiera en un «salvavidas económico del régimen de Maduro».

Casi al mismo tiempo, el conglomerado Reliance Ltd, principal comprador del petróleo venezolano en la India, informó que dejaba de comerciar con Venezuela debido a las sanciones de EE.UU.

Actualmente, según Abrams, las autoridades estadounidenses evalúan diferentes «medios diplomáticos» para aumentar la presión económica y, por el momento, su Gobierno ha pedido a varias empresas petroleras que corten lazos económicos con Maduro, puesto que podrían venir «más sanciones» por parte de EE.UU.

«Nosotros hemos dicho a la gente implicada en la industria del petróleo, en algunos casos transportistas y aseguradores, en otros casos Gobiernos, y también a empresas petroleras, que hay muchas sanciones ahora en Venezuela, y que habrá más, así que ¡atención!», advirtió Abrams.

«En algunos casos están violando las sanciones, en otros casos no están todavía ahí, pero muy cerca. Les urgimos a que no se involucren en esta red, presten atención a lo que hacen. Y por supuesto, les hemos urgido a que dejen de comerciar con el petróleo que pertenece al pueblo venezolano y que el régimen está despilfarrando», añadió.

EE.UU. era el primer comprador de petróleo de Venezuela, pero en enero impuso sanciones a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), de manera que el Gobierno de Maduro dejó de recibir esos ingresos, que se habían convertido en una de las principales fuentes de divisas para las arcas del Estado venezolano.

Esa decisión de EE.UU. se produjo después de que el líder opositor Juan Guaidó jurara, el pasado 23 de enero, como presidente interino de Venezuela al considerar ilegítima la reelección de Maduro en mayo de 2018 en unas elecciones que no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional.

EE.UU. fue el primer país del mundo en reconocer a Guaidó como presidente y fue seguido por medio centenar de países, mientras que Maduro retiene el apoyo de Rusia y China, entre otros.

Continúan contactos con Maduro

Las autoridades estadounidenses siguen en contacto con el régimen de Maduro, porque la ONU y la OEA, donde Venezuela mantiene misiones, tienen su sede en Nueva York y Washington, explicó a Efe Abrams.

«Ha habido algo de contacto porque la Organización de Estados Americanos (OEA) y Naciones Unidas están en Estados Unidos. De momento, al menos, el régimen de Maduro mantiene sus credenciales. Tenemos la obligación de permitir a sus diplomáticos estar aquí», explicó.

Abrams aseguró que no ha vuelto a reunirse con el canciller venezolano, Jorge Arreaza, desde que a mediados de este mes EE.UU. evacuara a todos su personal diplomático de Caracas; y confirmó haberse visto con él en dos ocasiones anteriormente.

Hasta ahora, EE.UU. no había confirmado esos encuentros que sí habían sido desvelados por el propio Arreaza.

«No he vuelto a verme con Arreaza y, por el momento, no veo ninguna razón por la que podría ser útil verme con él. Cuando nos encontramos fue bajo el entendimiento de que esas reuniones eran confidenciales, pero ellos ignoraron este acuerdo y eso definitivamente no es aliciente para reunirnos con ellos», aseveró.

Sin embargo, Abrams dijo que estaría dispuesto a verse con Maduro para debatir su salida del país, pero no para negociar, porque «ha probado que solo usa las negociaciones para comprar tiempo y dividir a la oposición».

«La única negociación que sería útil tener con Maduro, es la de su salida», indicó con tono vehemente Abrams.

«Nuestro punto de vista -precisó- es que Maduro debe dejar el país, no solo el palacio de Miraflores, sino dejar el país porque su presencia haría la transición extremadamente difícil».

Este mes, el Departamento de Estado de EE.UU. confirmó «conversaciones» con las autoridades españolas sobre la posibilidad de que España acogiera a funcionarios venezolanos que decidieran romper con Maduro, aunque ese intercambio no desembocó en ningún acuerdo.

Esta semana, en una audiencia en el Congreso, Pompeo, dejó entrever que ha mantenido conversaciones con otros países sobre el tema.

En concreto, un legislador preguntó a Pompeo si México y Noruega, que abogan por el diálogo en crisis venezolana, podrían encontrar una manera de sacar a Maduro del poder, a lo que Pompeo respondió: «Sí, personalmente he estado en conversaciones con cada uno de esos dos Gobiernos».

En respuesta, el jueves, el Gobierno mexicano aseguró que no ha hablado con EE.UU. sobre la posibilidad de dar asilo a funcionarios venezolanos.

Abrams no quiso entrar en este tema y se limitó a decir: «En estos casos, es importante que la gente sienta que tiene un lugar a donde ir y Maduro no será diferente».

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento