Época electoral y ropa: fórmula que deja ver la doble moral de FARC y políticos colombianos

31
Timo
Las contradicciones en política son recurrentes, unas más que otras, la consistencia del discurso está en lo que se dice y su relación con la práctica. (Twitter)

El agite democrático de los políticos se hace notable en periodos de campaña electoral. Se les ve apoyando ideas que anteriormente eran inconcebibles, así como estar a favor del uso de prendas altamente costosas mientras posan de ser humildes y sin ninguna pretensión de avaricia en el uso y cuidado personal.

El exministro de Defensa y precandidato por el movimiento significativo de ciudadanos, Juan Carlos Pinzón, fue sorprendido apoyando y promoviendo el consumo de ropa colombiana en el centro de Bogotá, en la foto se le ve dialogando y promoviendo su compra. Pinzón, no se percató que mientras promovía la compra de productos de la industria nacional portaba una chaqueta de la empresa estadounidense ‘Columbia Sportswear’.

También se le ha visto mal parada a la precandidata por el Centro Democrático, Paloma Valencia, por una declaración en días pasados en sus redes sociales tras el lanzamiento oficial de la nueva camiseta de la selección colombiana de fútbol. Valencia, en su afán por defender la industria nacional, atacó a la empresa Adidas, quien fue la encargada de hacer las camisetas, y afirmó que las camisetas debían ser hechas por la industria nacional.

“Camisetas de la Selección Colombia debería ser hechas por la industria nacional”, decía la senadora y precandidata en uno de sus tuits.

Seguido al tuit, se pregunta por qué las camisetas no fueron hechas en el país. “¿Por qué no las mandan a hacer en Colombia para apoyar la industria nacional?”

Después de lo dicho, tuiteros respondieron con gracia y burla a la senadora del Centro Democrático, enseñando que efectivamente la camiseta sí fue hecha en Colombia.

Luego de ser increpada, replicó: “Excelente que la camiseta de la Selección Colombia sea hecha en nuestro país, era una sentida petición de la industria textil nacional”.

Adidas, mediante un comunicado en el que hizo oficial la presentación de la prenda, explicó:

“La camiseta de la Selección se fabrica por primera vez en Colombia (…) la camiseta de niño, mujer y hombre que se venderá a los aficionados, fue fabricada en territorio nacional, y será comercializada con el característico sello ‘Hecho En Colombia”.

Este llamado de Paloma Valencia se une a las exigencias del sector textil que se ha visto altamente golpeado debido a la crisis por la que atraviesa. Por tal razón, anunciaron para el 2018 no van a realizar el pago de impuesto como el IVA y la renta como forma de protesta.

Ahora la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) como movimiento político ha incurrido en este doble discurso en varias ocasiones, mientras predican revolución, por una parte, por la otra usan prendas y elementos distintivos de uno de sus mayores enemigos, el capitalismo. En algunos casos es difícil verificar la autenticidad de la marca, sin embargo, es notable el gusto de los líderes de las FARC por este tipo de prendas al momento de vestir.

Timochenko, en un video dirigido a la juventudes comunistas en Argentina, aparecia desde algún lugar selvático rodeado de simpatizantes de las FARC y el vestido de civil usando zapatillas Nike.

En ese entonces, el ahora candidato presidencial por las FARC no le gustó mucho la noticia sobre su vestuario y desde su cuenta en Twitter criticó la noticia, preguntando que si lo que querían era que él usara “alpargatas”, un tipo de calzado de hilado de fibras naturales.

En 2016, Pastor Alape, líder de las FARC, fue visto con una camisa de la famosa marca Burberry, cuyas prendas puede llegar a costar alrededor de 300-400 euros. Así fue difundió en redes sociales: “De los mismos creadores de los Nike de Timochenko la camisa Burberry de Pastor Alape”.

Hace poco, tras el escándalo que ocasionó la salida de una de las zonas veredales de Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias ‘El Paisa’, aparecieron en una fotografía Iván Márquez, Jesús Santrich y alias El Paisa junto a otros dos hombres sonriendo y argumentando que El Paisa se encontraba fuera de esa zona verificando una posible construcción de un corredor turístico. Lo que llama la atención es que en la fotografía aparece un computador portátil Macbook, esto contradice un argumento poderoso esgrimido por los hombres de las FARC: acabar con este sistema económico que se basa principalmente en la libre escogencia de bienes y servicios en un mercado.

Las contradicciones en política son recurrentes, unas más que otras, la consistencia del discurso está en lo que se dice y su relación con la práctica. Esta particularidad del ejercicio político demuestra el compromiso de cada candidato a la hora de relacionarse con las cosas que tanto rechaza. Por ahora, el panorama político en Colombia presenta rechazo luego de la irrupción de las FARC en política y el amiguismo entre varios sectores políticos que no es secreto que repelen entre sí.

Fuente: El EspectadorCaracol.

Comentarios