Virales

Newsletter

¿Quién es realmente José Mujica? ¿Dr. Jekyll o Mr. Hyde?

By: Hana Fischer - @hana_fischer - May 12, 2017, 5:50 pm
Quizás, la información que aquí brindamos arroje nueva luz sobre las razones que habrían tenido las Farc para escoger a Mujica, como “garante” durante la implementación de los acuerdos de paz firmados con el Gobierno colombiano.(Taringa)

Este artículo está dirigido especialmente a los cándidos que se han tragado el “cuento” de que los tupamaros en general, y José Mujica en particular, se habrían reformado. Pretende alertar a aquellos que consideran al ex presidente uruguayo como un modelo de regeneración. Por consiguiente, el mediador ideal cuando hay que tratar con grupos guerrilleros.

Desde esa perspectiva, los colombianos deberían prestar especial atención. Quizás, la información que aquí brindamos arroje nueva luz sobre las razones que habrían tenido las Farc para escoger a Mujica, como “garante” durante la implementación de los acuerdos de paz firmados con el Gobierno colombiano.

En cambio los venezolanos, hace tiempo que tienen claro cuál es el verdadero “rostro” de Mujica. Por lo pronto, saben que apoya a la dictadura chavista y no al pueblo llano.

Por su parte los uruguayos, se están enterando  que los tupamaros habrían seguido con sus malas prácticas tras el retorno de la democracia. Las fuentes de información no provienen de la “derecha internacional” sino de los propios tupamaros.

Uno de ellos es Sergio Lamanna. En una entrevista confirmó lo señalado en el libro de María Urruzola, con respecto a que el sector político liderado por Mujica- el MPP- se habría financiado mediante robos a mano armada. Esos grupos fueron denominados “tupabandas”, porque muchos de sus miembros pertenecían esa organización. Lamanna afirmó: “desconozco si se volcó íntegramente el botín obtenido al movimiento, ya que estamos hablando de gente muy corrupta”.

No solo dijo eso, sino cosas mucho más graves aún:

“…esa actividad de asaltos se llevó adelante, pero con un signo diferente del MNL (tupamaros) de los años 60, ya que en los años 60 ‘se expropiaron los bancos’  para conseguir una transformación social … En los años 80, 90 y 2000 ‘se expropió’ plata para hacer carreras políticas individuales y en muchos casos para enriquecerse… algunos notorios, por ejemplo, Mujica, El Ñato (Eleuterio Fernández Huidobro, nombrado Ministro de Defensa por Mujica) … y en ese proceso, se asesinaron compañeros que seguían teniendo “políticas sanas…”.

El entrevistador le preguntó a Lamanna si sabía quiénes comandaban las mencionadas “tupabandas”. Aseguró que “el jefe era Mujica”.

Afirmación que concuerda con las revelaciones de otros ex tupamaros, recogidas en  varios libros de reciente aparición.

Cuando se le inquirió a Lamanna si sabía hasta cuándo habían actuado esas bandas, respondió: “Hasta el 2004, por los testimonios que yo he recibido de mis compañeros”. Explicó que  las “tupabandas” dejaron de actuar cuando la Izquierda ganó las elecciones  del 2004. Ya no hicieron falta porque a partir de entonces, “tuvieron ‘la caja del Estado’  para las necesidades de los partidos y personales”.

El entrevistador le preguntó si no temía por su vida tras hacer estas declaraciones públicamente. Lamanna sostuvo que ha recibido amenazas, y mencionó específicamente a la diputada por el MPP Susana Pereyra, esposa de Eduardo Bonomi (Ministro del Interior nombrado por Mujica). Puntualizó, que la diputada las realizó “desde el teléfono del Parlamento”.

Las advertencias de miembros del MPP no deberían ser tomadas a la ligera, ya que según Héctor Amodio Pérez,  “El MLN (tupamaros) ha ejecutado a disidentes después de 1985, que quedaron como simples asesinatos”. Agregó que son delitos “posteriores a la caída de la dictadura” que “pasaron como vulgares hechos callejeros”. Expresó que esas cosas (los robos y las ejecuciones) “ me lo ha contado gente que está en el MLN actualmente, pero tienen miedo”.

Por ejemplo, el asesinato en 1993 de Ronald Escarzella, que había sido militante activo del MLN pero renunció. Poco tiempo después fue emboscado, encapuchado y asesinado en una playa solitaria. Sus asesinaos nunca fueron capturados.

Además en 1991, durante un robo de las “tupabandas”, a  uno de sus miembros –Ricardo Perdomo- se le cayó la cédula de identidad. Como consecuencia la policía allanó su casa y descubrió que allí tenía escondida a la etarra Lourdes Garayalde, requerida en España. O sea que en democracia, los tupamaros (MLN) seguían teniendo estrechas conexiones con otros grupos guerrilleros activos. Ese indicio quedó confirmado cuando en España se descubrió, un pago de USD $50.000 que recibió Federico Suárez Moyano (tupamaro) para darles cobertura a los etarras en Uruguay.

Lea más: Movimiento de Pepe Mujica se financió con asalto a bancos en Uruguay según libro

Durante la presidencia de Mujica, ocurrieron muchas cosas turbias. No fue posible investigarlas hasta ahora, porque se impidió hacerlo. Los hechos más sonados fueron los negocios con Venezuela y la administración de los recursos del Fondo para el Desarrollo (Fondes).

El origen de los negocios con Venezuela fue la creación de la Fundación Bolívar-Artigas, creada cuando la Izquierda accede al poder en Uruguay (2005), a instancias de Hugo Chávez. Al asumir Mujica como presidente en 2010, fue a Caracas con el objetivo de impulsar los negocios entre ambos países: se firmaron 13 acuerdos.

Una de las empresas más beneficiadas fue “Aire Fresco”, hasta entonces desconocida y que opera casi exclusivamente con el Gobierno venezolano. Su director es Omar Alaniz, ex integrante del Comité Central Tupamaro. Se le otorgó el monopolio de la intermediación entre ambas naciones “en rubros alimenticios, vinculados sobre todo con productos avícolas, cárnicos, cereales y lácteos”. Los negocios realizados por esta empresa en esas condiciones rondaron los USD $100 millones.

Por su parte el Fondes fue creado por Mujica en 2011 durante su presidencia. Se ocupa de otorgar créditos a empresas que, tras haberse fundado, mediante la palanca del Gobierno pasaron a ser dirigidas por los propios trabajadores. Varias de esas empresas recibieron millonarios créditos en dólares, a pesar de que los organismos técnicos estatales aconsejaban lo contrario porque no eran viables.

Aire Fresco hizo una importante contribución a la campaña electoral del MPP en 2014, y los principales beneficiados por el Fondes están ligados al MPP, y prácticamente no han devuelto un peso de los USD $70 millones que en conjunto se les prestó.

Frente a esos hechos de apariencia delictiva, un diputado del MPP lo abandonó esgrimiendo que tiene “cada vez más dudas” acerca de la forma en que se financió su sector político. Expresó que le impactó la noticia de que habrían robaron bancos para financiar la campaña electoral, y que posiblemente los negocios con Venezuela hayan tenido el mismo objetivo.

A raíz de lo mencionado, tres diputados presentaron una denuncia penal ante la Justicia especializada en Crimen Organizado, para que investigue los negocios con Venezuela y el Fondes. Los sospechosos son Mujica, el entonces canciller Luis Almagro y el ex secretario de la Presidencia Homero Guerrero.

Robert Louis Stevenson publicó una novela titulada El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde. El protagonista es Dr. Jekyll, un hombre bueno. Sin embargo, en un momento dado desea incursionar en la vida criminal pero sin perder su fama de virtuoso. Con ese objetivo inventa una poción que lo transforma temporalmente en Mr. Hyde, un sujeto abominable. De ese modo esconde lo que realmente es, tras una apariencia respetable.

Observando la admiración que Mujica despierta y también, las cosas que se van descubriendo de él, surge de inmediato la asociación  con la novela de Stevenson.

¿Quién es realmente Mujica? ¿Dr. Jekyll o Mr. Hyde?

Hana Fischer Hana Fischer

Hana Fischer es uruguaya. Es escritora, investigadora y columnista de temas internacionales en distintos medios de prensa. Especializada en filosofía, política y economía, es autora de varios libros y ha recibido menciones honoríficas. Síguela en @hana_fischer.

Más de medio siglo secuestrada por el régimen cubano

By: Nelson Rodríguez Chartrand - May 12, 2017, 5:49 pm
secuestrada por el régimen cubano

Carmen Rosa Berty Valdés es una anciana de 90 años de edad que a pesar de todo su infortunio, aún tiene la esperanza de morir junto al abrigo de su hijo, en aquel lugar arrebatado donde recuerda, hace 66 años, que fue feliz en su juventud. Como muchos cubanos ya sin fuerzas para seguir luchando, Carmen Rosa Berty Valdés pidió a través de un amigo que yo acuda para hacer saber al mundo la terrible situación que ha padecido durante ya más de 50 años. Sin perder tiempo, comparecí al apartamento 1 de la casa No. 87 de la calzada nueva de Casa Blanca entre 10 de octubre y Tadeo, en el municipio capitalino de Regla. Lea más: La casa de Esthela y la dantesca lógica de la dictadura cubana “Habla bajito", fue la primera cosa que me dijo la anciana al tiempo que cerraba puertas y ventanas. "Aquí viven muchos chivatos". >Inmediatamente, después de habernos sentados uno frente al otro, comienza a narrar su historia. Resulta ser que, siendo una joven de 25 años en 1951 decidió ir a vivir a los Estados Unidos de América con su hijo de 5 años de edad y su esposo. Poco tiempo después, sus padres se reunieron también y constituyeron una familia feliz. Al cabo de 11 años de estar establecidos en ese país, los padres deciden venir a morir a Cuba y en el viaje de regreso, Rosa y su hijo, que se encontraban de vacaciones por esos días, decidieron acompañar a los ancianos y permanecer por no más de una semana en Cuba. Aquí fue donde la vida de esta familia se convirtió en una odisea. Estando en la isla en 1961, le sorprendió la invasión de Bahía de Cochinos, por lo que se interrumpieron todos los vuelos desde y hacia Cuba. Esto la enfermó de los nervios. Una vez terminado el conflicto, como es de suponer, se tensaron al extremo las relaciones entre Cuba y EE. UU. y fue en medio de estas circunstancias adversas, en un ambiente convulso, que Rosa se dispuso a regresar a los EE. UU. con su hijo, recibiendo en todo lugar que acudía, la misma respuesta: tienen que esperar. A los dos meses aproximadamente, su esposo, ya preocupado, decide venir a Cuba en busca de su familia. Ya en este tiempo los vuelos directos desde Cuba a EE. UU. se habían suspendido, por lo que los viajes tenían que realizarse a través de terceros países. Un infarto de su esposo, primero, y un accidente de su hijo, después, interrumpieron por un tiempo sus gestiones ya casi agotadas. Entre hospitales y dilaciones por parte del gobierno cubano, transcurrió el tiempo necesario para que Rosa perdiera la residencia, siendo entonces este argumento, los que comenzaron a esgrimir los funcionarios cubanos que agravaron la situación de la familia. En 1965, una esperanza iluminó nuevamente la vida de esta pequeña familia impedida de regresar a su hogar. En esta fecha ocurrió el primer éxodo masivo de cubanos hacia los EE. UU. después del triunfo de la Revolución. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   Un tío de Rosa se dispuso buscar a la familia, pero tuvo que regresar debido a un mal tiempo y días después los Gobiernos de Cuba y EE. UU. deciden sustituir la emigración marítima por la aérea. Estas se realizarían una vez a la semana por el aeropuerto de Varadero. Ya el Gobierno de EE. UU. ponía trabas también a la familia para regresar a EE. UU., argumentando el hecho de la pérdida de la residencia de Rosa, sin tener en cuenta que la misma había ocurrido por dilaciones injustificadas del régimen cubano, pero la familia no se dio por vencida. Poco tiempo después se enteran de que el cuñado de su esposo, un prestigioso juez del Tribunal Supremo, quien firmó muchísimas sentencias de fusilamientos en contra de los llamados contrarrevolucionarios, era quien estaba obstaculizando la salida de Rosa y su familia. Solo después de que este prestigioso magistrado falleciera por causa de un accidente, la familia volvió a revivir la esperanza de regresar a los EE. UU., y se dispusieron a retomar con fuerzas las gestiones de salida, pero la vileza de los funcionarios rebeldes del régimen llegó a tal punto que un buen día le comunican que la salida ya había sido aprobada, pero solamente para los esposos. El hijo tenía que quedarse, ¿se imaginan? Pues bien señores, poco tiempo después fallece el esposo de Rosa en el policlínico de Regla a causa de una inyección indebidamente suministrada; falleció en el acto. Lea más: Emprender en Cuba, un peligro para tu libertad, propiedad y familia La vida de Rosa y su hijo se hizo más difícil. Eran vigilados constantemente por los vecinos del barrio organizado en los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), organización creada por los gobernantes cubanos para no perderles pie ni pisadas a los que para ellos aplicaban como contrarrevolucionarios, y querer irse del país era razón más que suficiente como para adquirir esa categoría. Fue entonces que comprendí el actuar de Rosa cuando me recibió en su casa. "Un día", me cuenta, "comencé a repasarle inglés a un vecino. Lo hacía de corazón, sin nada a cambio y de repente se aparecieron unos inspectores a querer multarme por ejercer ese trabajo ilegalmente. Conclusión, tuve que dejar de repasar al niño". Hace 15 años su hijo contrajo matrimonio con una ciudadana estadounidense y al fin pudo salir del país. Hoy su hijo tiene 70 años y no puede venir a Cuba, según me cuenta, porque perteneció al Army y vive de una pensión que no le permite sufragar los gastos de su madre, que según la última respuesta que le dieron en la Oficina de Intereses de EE. UU. en el año 1997 le darían la salida si alguien le garantizaba un affidavit. Pero ahí está la anciana Rosa, a sus 90 años con una mísera pensión de 200 pesos, esto es, unos USD $8 al mes, con la esperanza viva de que algún alma caritativa sufrague sus gastos para poder ir a morir al abrigo de su hijo.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.