Virales

Newsletter

El socialismo es el opio de los intelectualoides

By: José Azel - Abr 15, 2017, 9:38 am
(Blog) socialismo
Más de cien millones de personas inocentes fueron asesinadas por los socialistas marxistas en el siglo XX. (Blog)

Karl Marx caracterizó la religión como “el opio de los pueblos”. Pero una mejor descripción del efecto alucinógeno es el rechazo de los intelectualoides a reconocer los crímenes y fracasos del socialismo.

Los hechos son incuestionables. El Libro Negro del Comunismo ofrece un estimado conservador de cien millones de personas inocentes asesinadas por los socialistas marxistas en el siglo XX. Los autores investigaron la China del “Gran Timonel”, Corea de Kim Il Sung, Vietnam bajo “Tío Ho”, Cuba con Castro, Etiopía con Mengistu, Angola bajo Neto y Afganistán con Najibullah. También documentan crímenes contra la cultura nacional y universal, desde la destrucción por Stalin de cientos de iglesias en Moscú o Ceasescu demoliendo el corazón histórico de Bucarest, hasta la devastación en gran escala de la cultura china por los Guardias Rojos de Mao.

Todo para implementar teorías económicas de planificación centralizada que han demostrado ser muy inferiores a las capacidades de generación de riquezas de las economías de libre mercado y que llevan, según el título del libro de F. A. Hayek, al inevitable Camino de Servidumbre.

Además, a pesar de los horrorosos crímenes de la historia comunista, los intelectualoides continúan defendiendo en círculos sociales y académicos el socialismo marxista como la forma más moral de gobierno, y condenan al capitalismo como nefasto. Y no es que las atrocidades de la práctica comunista fueran la excepción de la regla o el resultado de alguna implementación errónea de la teoría socialista. Las monstruosidades son fundamentales en la moral marxista.

Como señala Andrew Bernstein en su artículo El Holocausto Socialista y los que lo Niegan, la teoría marxista es una de lucha de clases, donde los grupos económicos son considerados unidades de valoración moral. “No tenemos compasión”, dijo Marx. “Cuando nuestro momento llegue, no nos excusaremos por el terror”.

Mientras la teoría capitalista rechaza el uso de la fuerza y sostiene que las personas tienen derechos inalienables que el gobierno debe proteger, el socialismo mantiene que el uso gubernamental de la fuerza compulsiva se justifica para redistribuir la riqueza y fomentar justicia social.

Para los marxistas el imperativo moral es que la clase obrera se rebele contra los propietarios, independientemente de la brutalidad de los métodos. Desde la perspectiva materialista marxista las personas no poseen derechos y su único valor es como instrumentos de la causa. Este fue el tipo de moral comunista utilizado por el Jemeres Rojos en Camboya para asesinar a más de dos millones de civiles, y por los soviéticos para asesinar a más de veinte millones. En palabras de Lenin: “Cuando nos reprochan por crueldad, nos preocupa cómo el pueblo puede olvidar el marxismo más elemental”.

 

No es solamente, como destaca el profesor Bernstein, que los socialistas marxistas sean los más prodigiosos asesinos masivos de la historia: “son asesinos en masa en base a sus principios morales”.

Cuando los intelectualoides son confrontados con estas experiencias ofrecen, con tendencia incurable, un atormentado esfuerzo de apología donde la culpa no reside en el socialismo sino en quienes se le oponen. Consideran virtuoso el principio comunista de que las personas no tienen derecho sobre sus propias vidas, y que deben vivir al servicio del Estado; y proclaman como maligno el principio capitalista de que las personas tienen derechos inalienables que el Estado debe proteger.

Los intelectualoides omiten las atrocidades comunistas o buscan justificarlas con un fárrago de desinformación. Una de sus tácticas favoritas es desviar la atención hacia episodios de la historia americana donde no conseguimos vivir de acuerdo con nuestros valores y nos involucramos en la esclavitud, prácticas discriminatorias, y otras injusticias. Pero existe una diferencia fundamental: los horripilantes crímenes del comunismo son fundamentales en la moral marxista y, de hecho, exigidos por ella. “Dado su imperativo explícito de aniquilar las clases enemigas, los socialistas perpetran atrocidades y asesinatos como forma inalterable de promulgar sus principios fundamentales”.

En contraste, los crímenes morales del capitalismo americano ocurren cuando violamos nuestros principios del derecho de cada persona a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

El comunismo no puede evitar su brutalidad sin repudiar el marxismo y la lucha de clases. El capitalismo puede corregir sus injusticias no cambiando sus principios, sino guiándose por ellos consistentemente.

José Azel José Azel

Destacado académico en el Institute for Cuban and Cuban-American Studies de la Universidad de Miami. Azel sufrió el exilio político de Cuba a los 13 años, en 1961, y es autor de Mañana en Cuba. Sigue @JoseAzel.

Es inconmensurable la destrucción material, intelectual y moral del socialismo en Venezuela

By: Guillermo Rodríguez González - Abr 14, 2017, 12:30 pm
(QuestionDigital)

No es desde que el Presidente Morales ganase las elecciones en Guatemala que hay que poner atención a los discursos políticos de los payasos en Hispanoamérica. Gran parte de nuestros gobernantes de ayer y hoy no pueden ser descritos sino como ridículos y sangrientos payasos. Que un actor cómico gane una elección no fue en sí mismo extraño o terrible. En las circunstancias adecuadas, cualquier figura conocida puede capitalizar un rechazo mayoritario a fracasos de los políticos establecidos. Incluso proponiendo como “diferencia” mucho más de lo mismo que fracasó. Ocurrió en Venezuela con un golpista al que, periodistas, académicos, artistas, empresarios y políticos irresponsables transformaron en opción de poder en uno de los momentos más críticos de nuestra historia. Tuvimos casi dos décadas de sus payasadas en interminables cadenas de Radio y TV. Y el resultado está a la vista. La destrucción de la República desde el poder democráticamente electo y el establecimiento progresivo de la dictadura con aspiraciones totalitarias. Que un gobernante llegue al poder por votos no implica necesariamente que entregará el poder de esa forma. Los socialistas revolucionarios se aferraran al poder si pueden, y la coyuntura venezolana les dio el tiempo y los recursos para negarse a realizar elecciones ante la seguridad de perderlas. Lea más: Venezuela se enciende con protestas de noche y en zonas populares de Caracas Lea más: Venezuela: lanzan huevos y piedras a Nicolás Maduro en acto militar Tras anular inconstitucionalmente al poder legislativo nacional de mayoría opositora, el socialismo en el poder en Venezuela insiste en documentar la dictadura de manera tan abierta que su propia fiscal general –misma que encabezó la persecución judicial a todos y cada uno de los presos políticos de Venezuela– lo admite. Los líderes del socialismo opositor fueron arrojados del dialogo a las calles por un gobierno que no negocia sino en apariencia. Encabezando realmente protestas y sufriendo personalmente la represión han ganado más legitimidad en pocos días que en meses o años de diálogos. La represión es brutal. Uniformados lanzando bombas lacrimógenas a la sala de emergencias de una clínica mientras gritan que eso fue “por atender enemigos”, dan buena muestra. El socialismo en el poder que gobierna en Venezuela necesita una “oposición” completamente controlada y profundamente desprestigiada para eventualmente realizar una elección en medio de abusos de poder incalificables y ganarla de manera medio creíble. Creíble al menos para quienes en el mundo libre odian y desprecian la libertad, y admiran y apoyan a quienes la destruyen arrojando a sus pueblos a la miseria. Una “elección” con la oposición real proscrita y una de opereta en funciones fue la solución de Ortega en Nicaragua, cuando la efímera popularidad que petrodólares venezolanos y malos gobiernos nicaragüenses le compraron, se esfumó con su propio mal gobierno. Parte del chavismo venezolano apunta en esa dirección. El asunto es que las protestas no cesan, y líderes del socialismo opositor, y de lo poco en esa oposición que no es socialismo, las encabezan. googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   Quienes gobiernan confían en la represión para agotar las protestas, también en encontrar en el socialismo opositor a quienes acepten el papel de oposición de opereta. En seguir aislando más y más al país del resto del mundo. Una parte del socialismo opositor confía en que la creciente impopularidad del gobierno, y sus serias dificultades financieras, lo obliguen a una negociación que ésta vez sea real; otra parte espera un colapso del poder gobernante; otra no entiende lo que está pasando, y unos pocos pudieran haberse vendido a quienes gobiernan; sin embargo, finalmente entendieron todos a regañadientes que su liderazgo sobre las crecientes masas opositoras es frágil. Hoy los aplauden por protestar en las calles quienes hace poco los pitaron por no hacerlo. El socialismo es inviable. Incluso si completa el totalitarismo dictatorial, caerá a corto o largo plazo. Pero la destrucción material que ya ocasionaron casi un par de décadas de socialismo radical, precedidas de varias décadas de socialismo moderado es inconmensurable. Tendría solución, y rápida, de no ser porque la destrucción intelectual y moral es insondable. Hemos perdido gran parte de la capacidad de cooperación espontánea y no conocemos los valores que hacen posible la prosperidad sino como simulaciones. Hoy los payasos que hablan de política afirman que no es el momento de analizar errores de la oposición. Sí lo es; el socialismo opositor puede ser sincero en su ambición de alcanzar el poder, como en su relativa moderación para ejercerlo. Y entre sus líderes no faltan personas valientes. El problema de la oposición es otro; es que no tiene claridad en la forma de enfrentar a su enemigo, apenas está comenzando a admitir la naturaleza de lo que enfrenta; tampoco tiene un programa capaz de deshacer el mal que desde el poder se ha hecho, para regresar al país al camino a la prosperidad del que tenemos más de medio siglo apartándonos para empobrecernos cada vez más. Toda oposición real al totalitarismo socialista revolucionario es legítima. Reconozco y acompaño éstas protestas. Lo que debilite políticamente a quienes nos hunden en la miseria desde el poder es bueno. Pero estamos lejos de la esperanza. Si hoy en Venezuela se ha perdido, en parte al menos, el miedo a la bestial represión no es por esperanza de un futuro mejor, es por la desesperación de no tener futuro alguno. Eso al parecer sí lo entendieron finalmente una buena parte de los líderes de oposición. Las ratas abandonan el barco que se hunde, y quien defendió y justificó desde a un genocida como Pol Pot, hasta un payaso destructivo como Chávez, Noa Chomsky, admitió que “Venezuela es un desastre”. El barco se hunde. Lenta o rápidamente. Y sí, es momento de ver los errores del socialismo moderado que nos trajeron al desastre. Los que empezaron mucho antes que llegara el chavismo al poder y los que ayudaron involuntariamente a que no lo perdiera. Cuando menos para no repetirlos cuando la pesadilla termine.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.