Ciérranos la boca, Guaidó

En un país donde la juventud desconoce la democracia, se ha posicionado la idea de que quien cuestiona el proceder del gobierno legítimo colabora con Maduro

8.977
Somos muchos los que queremos que Guaidó nos cierre la boca ganando. (Foto: Flickr)

Todo político ha de despertarse un día imaginando el mundo perfecto. Pocos requisitos tiene ese planeta idealizado del gobernante: primero, su popularidad roza el 99 %; segundo, todos somos ricos; tercero: el cáncer tiene cura; cuarto: la prensa no existe.

– ¡Qué pesadilla los periodistas! Especialmente esos que critican y no valoran el esfuerzo. Nunca se les queda bien… – ha de haber dicho alguna vez un hipotético gobernante –.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

En estos días he leído toda suerte de comentarios en las redes sociales en contra de quienes mostramos escepticismo en torno a la figura de Juan Guaidó.

Esta incredulidad no es gratuita. La reincidencia en rutas que en el pasado fracasaron suscita en muchos periodistas una feroz animadversión hacia una clase política que primero llama a la calle para finalmente hacer lo que le da la gana.

En un país donde la juventud desconoce lo que es vivir en democracia, se ha posicionado la idea de que quien cuestiona el proceder del gobierno legítimo en realidad colabora con Maduro.

Todo lo contrario. Quien pretenda construir una democracia debe lidiar con el primer síntoma de esta: la prensa libre.

Hay quienes piensan –y no son pocos– que el periodismo existe para acompañar al presidente encargado incondicionalmente, y conciben la exigencia como una osadía injustificable.

Sé que muchos se preguntan: «¿Por qué todos estos periodistas apoyaban a Guaidó en enero y ahora lo critican?».

Fácil. El rol del periodista, según Jorge Ramos, es el de «contrapoder» y el acto de juramentación de Guaidó fue la expresión máxima de ese concepto. Leopoldo y su pupilo decidieron hacer caso omiso de quienes obstaculizaban esa hazaña y dieron un paso en una dirección que a todos entusiasmaba.

No obstante, con el tiempo han asumido una ruta que parece más un suicidio.

Ante este panorama, es obvio que nos hagamos algunas preguntas: 1) ¿Quién sacrifica de esta forma su capital político en una ruta que no va a dar ningún resultado? 2) ¿Por qué siguen insistiendo en que van a Barbados a negociar el cese de la usurpación si no es así? 3) ¿Estarán logrando lo imposible?

Voy a hacerle una oscura confesión, presidente. Muchos quisiéramos que nos cierre la boca ganando. Quedar en ridículo por haber cuestionado su fórmula y que nos diga con aires de vencedor: «se los dije».

Ese día nos veremos a la cara, estrecharemos su mano, reconoceremos su triunfo y le invitaremos a una pasta con atún y un Nestea de limón para demostrar nuestro respeto. Pero al día siguiente lo volveremos a criticar.

El periodismo real (no la propaganda) lo concebimos como un contralor ciudadano de la transparencia. El periodismo real (no la propaganda) busca el bien común y no piensa solo en dinero. El periodismo real (no la propaganda) nunca ha estado para alabar la gestión de un mandatario, sino para cuestionarla desde el primer día y hasta el último.

Nosotros queremos que nos cierre la boca algún día, pero mientras ese día llega, no espere que nos quedemos callados viendo cómo sigue una ruta tantas veces fracasada. No espere que dejemos que sean los propagandistas quienes difundan sus virtudes en la opinión pública sin que haya un contrapeso. Hablaremos, criticaremos, exigiremos (especialmente quienes comparten gentilicio con usted) porque estamos convencidos de que la hora decisiva es esta, y no se puede dejar ir.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento