Cuba contempla adquirir más deuda para cambio de mando

Moneda dividida podría unificarse para lograr estabilidad y enfrentar la transición al nuevo mandatario.

1.390

 

Moneda dividida podría unificarse para lograr estabilidad y enfrentar la transición al nuevo Gobierno. (FotoMondaje de PanAm Post)

A poco más de un mes de la supuesta dimisión del poder por parte del Raúl, el heredero del trono en la dinastía Castro, ya se habla de cambios significativos en la economía cubana.

Por un lado, está vigente la unificación de la moneda. Por el otro, la capacidad de contraer préstamos para la insolvencia del Estado cubano, ya que la incapacidad de pagar deudas previas ha dificultado conseguir nuevos prestamos.

Unificación monetaria

Desde 1994, poco después la caída de la Unión Soviética que financiaba a Cuba desde que se consagró socialista con el castrismo existe en la isla dos monedas. Para los cubanos está el CUP; que vale alrededor de 25 por cada dólar estadounidense. Para todo lo vinculado al turismo y a las importaciones (que son el 80 % de lo que se consume en Cuba) está el CUC, que equivale a 1 dólar estadounidense.

Ya en diciembre del 2017 el dictador anunció que llegaría el “día cero” cuando se unifiquen las dos monedas como una sola. Muchos especulaban que sería a partir del 31 de diciembre, pero no fue así.

“La dualidad monetaria está causando dificultades para evaluar la economía y la competitividad”, dijo el economista Omar Everleny Pérez en un reciente reportaje para Yahoo.

Para conocer mejor sobre estos temas, el PanAm Post contactó a Elías Amor Bravo, especializado en economía cubana. Actualmente es presidente del Observatorio Cubano de Derechos Humanos y vicepresidente de asuntos económicos de la Unión Liberal Cubana, quien como exiliado colabora en numerosos medios de comunicación cubanos de la diáspora.

El economista considera que la unificación monetaria es necesaria en Cuba, pero la viabilidad de la operación depende de condiciones de estabilidad que no están presentes. El déficit público está fuera de control y el déficit exterior mantiene la deuda cubana en niveles muy elevados.

Además, sostiene que se necesitan cambios institucionales en el sistema económico. Primero, respetar los derechos de propiedad para luego permitir la libertad del mercado. Solo así puede haber una unificación y la aspiración de mayor prosperidad.

En cambio, si se hace mal, se agravará la inflación y perderán poder adquisitivo los grupos más vulnerables. Las importaciones se encarecerían y las exportaciones no serían competentes en el mercado internacional por la debilidad estructural de la economía.

Solo ve beneficios a muy corto plazo para el sector hotelero.

Expropiacón

Destaca que la fragilidad de la industria en Cuba se ve no solo en el riesgo que corre en caso de la unidad monetaria, sino en la falta de liquidez en un régimen de economía centralizada, como dicta el socialismo de manual.

Tanto desde lo ético como lo práctico (y teórico), Amor Bravo sostiene que no se debe facilitar la cancelación de préstamos a quién no honra sus responsabilidades, como es el caso de Cuba.

Los datos disponibles de la deuda externa en Cuba indican que va en aumento. (ForesightCuba)

Según el sitio de investigación Foresight Cuba, el régimen Castrista no reconoció la deuda previa a su mandato, pese a que era 1/10 del valor de las reservas, que eran las segundas más grandes de América Latina, después de Venezuela.

Cabe hacer un paréntesis de cuánto ha cambiado en ambas naciones hasta el momento y gracias a qué tipo de política y, por tanto, cuál sistema económico.

Agrega que apenas un año después de instaurada la dictadura Castrista, en 1960, el régimen realizó la mayor confiscación de bienes norteamericanos de la historia y no indemnizó a nadie.

Lo mismo hizo con los exiliados cubanos y residentes extranjeros que escaparon de la isla, cuyos bienes quintuplican lo expropiado a los norteamericanos.

Embargo como justificación

Por ello, Amor Bravo llama equivocada toda idea que pretenda justificar el estancamiento de Cuba con el embargo realizado por EE. UU. Insiste que lo que “estanca a Cuba es su bloqueo interno, el modelo intervencionista en la economía que no permite prosperar a la iniciativa privada y los negocios. Cuba puede comerciar libremente con 192 países del mundo y recibir inversiones de todos ellos”.

De hecho lo hace. EE. UU. mantiene una dignidad en sus relaciones con la tiranía comunista desde que en 1959 se expropiaron los derechos de los estadounidenses en Cuba sin pago de contraprestación. Ese es el origen del llamado embargo y su solución es fácil. Pagar y respetar las libertades, la democracia y los derechos humanos de todos los cubanos.

El proceder de Trump

En cuanto a Trump y la política de los EE. UU. hacia Cuba, Amor sostiene que no debe cambiar salvo que en Cuba vuelva a existir libertad, democracia y respeto a los derechos humanos y llama coherente a toda actitud que no normalice una dictadura estalinista como la de los Castro.

Alivio financiero

Mientras tanto, por medio de deudas impagas, el régimen sigue apropiándose de lo que no es suyo.  Oficiales del Club de París y el Club de Londres reportaron ante la plataforma de noticias Reuters que a finales de enero ya empezaron a presionar a La Habana para que pague “de buena fe”.

A través de entidades financieras tercerizadas ofrecen un sistema de pago que incluye un préstamo, “otra oportunidad” para resolver la situación mediante un mercado de capitales.

Bajo un acuerdo en 2015, varias asociaciones de países acreedores del Club de París perdonaron USD $8.5 mil millones de deuda oficial de USD $11,1 mil millones que había dejado de pagar hasta 1986, más cargos. El reembolso de la deuda restante se estructuró durante 18 años, y La Habana pagó las dos primeras cuotas vencidas desde entonces.

Como parte del acuerdo, algunos acreedores también se preparaban para canjear deuda por una participación de capital en proyectos de desarrollo local de manufactura y agricultura.

Amor Bravo compara la condonación de deuda con el gas de la risa (óxido nitroso). Mientras se administra, el paciente se ríe. Cuando se acaba, las cosas empeoran y surgen todos los problemas.

Ya la escasez de efectivo de Cuba y la reducción de suministros de petróleo por la situación en Venezuela obligaron al Gobierno a recortar las importaciones y reducir el uso de combustible y electricidad.

Entonces el periodo de transición hacia el siguiente Gobierno será crucial, el régimen tendrá la tarea de acomodarse de modo que sea menor el impacto sobre la población, fortificando la credibilidad de la nación al honrar sus deudas o heredar al sucesor un legado frágil e impredecible.

Comentarios