Cumbre de las Américas: turba castrista y chavista silencia a opositores cubanos

Manifestantes con banderas cubanas y venezolanas interrumpieron el discurso de varios embajadores e impidieron la presentación de opositores cubanos

1.192
Manifestantes chavistas y castristas impidieron la participación de opositores e interrumpieron a varios embajadores. (FotoMontaje de PanAm Post)

“Cuba y Venezuela una sola dictadura” señalan a través de las redes sociales los exiliados cubanos, luego de que Rosa María Payá, directora de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia, mostrara en vivo, la mañana del 12 abril, cómo lo que llama “tropas de choque del Castrismo” irrumpieron la sesión de la OEA en la Cumbre de las Américas.

Portando banderas venezolanas y cubanas, gritos, cantos y consignas, los activistas, tanto castristas como chavistas, impidieron que varios oradores dieran sus discursos, incluso embajadores y delegados.

En vista que los manifestantes impidieron que se desarrollara el evento, Rosa María leyó su discurso a un costado del panel y lo diseminó en vivo -con los gritos de fondo- a través de la red social Facebook.

Como líder del movimiento civil Cuba Decide, que promueve la participación civil en elecciones libres, portaba una camiseta con el lema de la organización.

Explicó cómo la marginalización en la región se ve agravada cuando hay dictadura. En Cuba y Venezuela, por ejemplo, el sueldo mínimo no llega a los 30 dólares.

Sin embargo, ya en el panel, el embajador de Cuba frente a la OEA acusó al delegado de EEUU de haber llevado y financiado a los opositores al régimen castrista- de llevar y financiar a la Cumbre de las Américas a quienes llamó “terroristas y mercenarios“, los opositores.

Es decir, el representante oficial de un país donde la política y economía es centralizada y coordinada desde el partido comunista y por ende el Estado fijan los precios y por tanto los salarios, el embajador pretende acusar al gobierno norteamericano de solventar los gastos de los exiliados, mientras se manifiestan decenas de simpatizantes del régimen de un país donde a un ciudadano promedio le costaría 16 salarios solo el pasaje a Lima: Actualmente un pasaje de Cuba a Perú está alrededor de US$500, el equivalente a 16 sueldos mínimos cubanos; comprando con anticipación, desde Miami puede costar menos de US$300.

Mientras, el sueldo mínimo promedio en EEUU (sin contar los estados donde es 15 el mínimo por hora, lo cual suma al doble) es de $7,85 dólares por ahora que suma a USD$1256, si se trabaja 8 horas al día, 5 días por semana, con lo cual, las acusaciones del embajador resultan no solo contradictorias, sino cínicas.

Tanto el delegado de Cuba como de Bolivia afirmaron su rechazo a la ausencia de los representantes del gobierno de Nicolás Maduro en la Cumbre por medio de las siguientes declaraciones: “No podemos tener un diálogo entre iguales si excluimos a uno de nuestros miembros”, “hay que escuchar a todas las voces, pero no todas las voces están aquí” y “Venezuela no está sola, Cuba no está sola, Bolivia no está sola”

Cuando terminó, desde el público gritaron los manifestantes: “¡Mar para Bolivia!”.

Desde el panel, el embajador gritó: ¡Con Cuba no se metan! y los simpatizantes del régimen lo replicaron, la misma consigna visible en las calles de Lima tapando carteles que visibilizan la represión por parte de los Castro.

En respuesta a las interjecciones de su contraparte, que incluyeron el término “fascistas”, el representante de EEUU destacó que en Cuba gobierna la tiranía más prolongada de la historia del continente.

A su vez, destacó que le alegra que finalmente la sociedad civil cubana pueda manifestarse públicamente, a diferencia de lo que sucede en su país natal.

No obstante, no fue recíproco, la intervención del delegado fue interrumpida a lo largo de toda su corta intervención por los gritos de los manifestantes castristas.

Esta conducta se repitió a lo largo de la reunión.

Al concluir, la turba festejó la partida de los opositores y gritó: ¡Fuera, fuera la gusanera!, en alusión al apodo “gusano” que el fallecido dictador Fidel Castro aplicaba a los “contrarrevolucionarios” que se exiliaron de su régimen.

“Yo soy Fidel”, insistían.

Por ello, desde redes sociales, comentaron desde el exilio al video compartido por Rosa María Payá,”el contraste entre tu calma y cabeza y el espectáculo patético detrás de ti lo dice todo. Cuba saldrá pronto de esta vergüenza”.

Comentarios