Bolsonaro: el único candidato presidencial con línea dura contra Venezuela

La coalición de exiliados venezolanos, Rumbo Libertad, respalda la campaña de Bolsonaro, cuyo candidato a vicepresidente anunció que habrá "fuerzas de paz" en Venezuela.

2.760
“…el único candidato que dice abiertamente que seguirá una línea dura para acabar con el hambre en Venezuela es Jair Bolsonaro”. (Fotomontaje de PanAm Post)

“Aquí en Brasil el único candidato que dice abiertamente que seguirá una línea dura para acabar con el hambre en Venezuela es Jair Bolsonaro“, dijo el diputado federal Eduardo Bolsonaro, hijo del candidato brasilero a la presidencia, que se realizará el 7 de octubre.

Días después del atentado contra la vida de su padre, así lo declaró en redes sociales. Ahí, hizo alusión a la agrupación política del exilio venezolano Rumbo Libertad, que se ha aliado a la campaña de Bolsonaro.

Al respecto, PanAm Post se comunicó con Roderick Navarro, estudiante de politología en la UCV y Coordinador General del movimiento Rumbo Libertad, quien está exiliado en Brasil tras la orden de captura emitida por el régimen de Maduro.

¿Qué candidato a la presidencia de Brasil ayudaría a Venezuela a salir de la crisis?

El único que públicamente se ha comprometido con la Libertad de Venezuela ha sido Jair Bolsonaro. No solo él, sus hijos que también son importantes líderes políticos de Brasil y también son candidatos al Congreso, así como su acompañante en la fórmula a la presidencia, el general Hamilton Morão (quien anunció que la próxima fuerza de paz del ejército de Brasil será en Venezuela), y también el miembro de la familia real brasileña, candidato a diputado federal y destacado politólogo Luiz Philippe de Orleans y Bragança.

El compromiso con Venezuela es parte de la agenda de todo el equipo que lo acompaña, pues saben que en Venezuela el crimen organizado controla el poder a costa del sufrimiento de la sociedad. Eso es algo que no se quieren permitir como suramericanos.

¿Por qué Rumbo Libertad se vinculó a la campaña de Bolsonaro?, ¿cuál es su rol?

Nos vinculamos por ese compromiso. Cuando nos conocimos hace un año pudimos comprender que nuestra lucha es la misma que la de ellos en Brasil: contra el castrismo de Chávez y Lula, y el Foro de São Paulo. Ellos creen, al igual que nosotros, en la Libertad como lo más importante en una sociedad. Es decir, el libre mercado, un Estado reducido, libertad de expresión y política, y la familia como base fundamental de la sociedad.

Asimismo, sufren como nosotros en Venezuela de la existencia de una falsa oposición. Ellos lo han comprendido y juntos luchamos contra eso por el bien de nuestros países.

En la campaña hemos hecho grandes esfuerzos para decir la verdad sobre Venezuela. La izquierda en Brasil dice que allá hay democracia, que Maduro es un presidente con una oposición fascista y que la guerra económica es una realidad. Hemos logrado ser virales con nuestros testimonios.

Como venezolano que vive en Brasil, ¿cómo ve la influencia de las ideas socialistas allí y por qué es necesario alertar sobre lo que sucede en Venezuela para que no se repita en Brasil?

En el tema Venezuela, la izquierda posiciona la idea de que está bajo el ataque de una guerra económica y hacen propaganda para tapar la crisis humanitaria. Una vez incluso irrumpí en un foro que hizo la juventud comunista en la Universidad de São Paulo, y muchos de los asistentes sintieron interés por nuestro mensaje: la verdad era otra.

El proyecto chavista en Venezuela es el proyecto de Lula en Brasil, por cierto, un hombre que es admirado por Henrique Capriles. Cuando le dices a un brasileño que Capriles, el candidato de la oposición en 2012, es admirador de Lula, te pregunta “ele é comunista?”

¿Por qué es importante contar con Brasil como aliado, qué ofrece?

Porque Brasil, en su política exterior, quiere dejar de ser el gigante dormido. Quiere posicionarse en la región como un país que influye en la política y la economía de sus vecinos. Brasil quiere curarse de las heridas del castrista Foro de São Paulo y ponerle fin al narcotráfico y el terrorismo islámico protegido y promovido por Lula y Dilma.

Brasil puede ayudarnos liderando la política latinoamericana en torno a la salida de Maduro del poder. Estoy seguro de que con Bolsonaro el Grupo de Lima no será lo mismo, Colombia será más contundente y los Estados Unidos encontrará el aliado que necesitaba en el sur.

El Brasil de Bolsonaro está alerta sobre la falsa oposición venezolana y apuesta a tener aliados como él en nuestro país, y esto lo creo por algo muy lógico: si yo fuera presidente quisiera otro aliado presidente con las mismas convicciones para así poner orden en la región acompañado.

Los venezolanos tendremos el aliado que necesitamos para recuperar nuestro territorio y nuestra Libertad.

Comentarios