Bernie Sanders, el amigo de las tiranías

El precandidato a la presidencia de EEUU se negó a llamarle dictador a Maduro y exaltó la "democracia" en Cuba, pues alega que tanto desde Nicaragua hasta la Unión Soviética el problema es la mala prensa

2.724
Sanders afirma que en Cuba y Venezuela aún hay democracia. (Fotomontale PanAm Post)

Aspira a la presidencia de EE. UU. un senador que no solo se declara abiertamente socialista, sino que ha defendido la extinta Unión Soviética, al régimen comunista cubano, a Daniel Ortega en Nicaragua y se rehusó a llamar dictador a Nicolás Maduro, pese a los crímenes de lesa humanidad cometidos por estos tiranos.

«Nadie resiste un archivo», dice el refrán popular sobre cómo la evidencia expone a las personas. Tanto entrevistas como discursos del senador Bernie Sanders muestran su afinidad ideológica.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Viajó personalmente a la Unión Soviética en la década de los 80. Alertó que tanto en el caso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, como en Cuba y Nicaragua, lo que había era mala publicidad por parte del entonces presidente Ronald Reagan, quien en su mandato logró la caída del Muro de Berlín.

Sanders aplaude la revolución de Ortega

«Su problema es que no saben manipular a los medios», dijo Sanders respecto a Daniel Ortega. Es decir, el problema no eran los hechos sino no tener a su alcance los medios para manipular a la población.

Hoy, Ortega, el guerrillero devenido en presidente controla los medios al impedir el acceso a la imprenta, saquea noticieros e incluso sus fuerzas represivas han asesinado a periodistas. Como consecuencia, más de medio centenar de periodistas se ha exiliado de Nicaragua.

La versión oficial del régimen es que hay 199 muertos por los enfrentamientos entre los «terroristas» que buscan «desestabilizar» su Gobierno. Mientras que organizaciones de derechos humanos señalan que el Gobierno, los paramilitares a su servicio e incluso agentes cubanos leales a Ortega, han asesinado a por lo menos 594 manifestantes desde que empezaron las protestas en abril del 2018. 

Fiel al relato de Sanders, Ortega ha optado por controlar a los medios, para así intentar silenciar las voces de quienes dejan en evidencia su régimen.

Investigadora de la Unión Soviética desmonta las declaraciones de Sanders

Sin pudor alguno, el senador aplaudió públicamente a la Unión Soviética, particularmente a su sistema de transporte. Alegando que el problema era la publicidad en contra, no los hechos.

«Qué tan distorsionada puede ser la percepción de alguien sobre lo que están observando. Había personas en el Oeste que, lamentablemente, creían que la Unión Soviética era mejor en algunas cosas que Occidente, como la infraestructura», declaró Anna Borshchevskaya, investigadora principal del Instituto de Washington para la política de Oriente Próximo. «La gente como Sanders no se da cuenta de lo que significaba el costo de los boletos en el contexto de la sociedad soviética. Nada era gratis«.

«Cuando vivía en la Unión Soviética, todo se estaba desmoronando. La gente no se da cuenta de cuántas personas mató Stalin al construir la estación de metro de Moscú. Claro, los trenes funcionaron, pero ese otro factor se descarta. No tengo dudas de que Bernie fue sincero en lo que dijo, pero hubo un gran desprecio por la vida y la seguridad en todos los aspectos de la vida soviética, incluida la infraestructura», dijo Borschevkaya.

Para quien no reconoce los derechos individuales, «el fin justifica los medios». Sanders pregona derechos colectivos, de modo que el martirio de cada individuo queda sojuzgado por el «bien común».

Para Sanders, en Cuba hay democracia

Mientras que Sanders insiste en imitar un modelo como el cubano. Resaltó el sistema de salud, de viviendas y la «democracia» como las fortalezas del régimen cubano.

Pasa por alto que en Cuba solo hay un partido legal: el comunista. A su vez, ignoró que el régimen expropió las viviendas de los exiliados y que luego de seis meses en prisión tiene la potestad de apropiarse de la propiedad de los presos.

También deja de lado que los médicos cubanos viajan al exterior en condición de esclavos y deben darle al régimen entre el 75 y 90 % de su sueldo, mientras se les impide estar con sus familias.

Se opone llamarle dictador a Maduro

En lo referente a Venezuela, aunque dice reconocer que las últimas elecciones en dicho país no fueron democráticas, Sanders se negó a llamarle dictador a Nicolás Maduro, pues insiste en que todavía hay democracia en Venezuela. Pero decide obviar que el Concejo Nacional Electoral de dicho país está cooptado por el chavismo y que utiliza los subsidios y a los grupos paramilitares para imponer su voluntad.

Y es que su versión de la democracia, compatible con el socialismo, exige que las minorías sean sometidas a las mayorías con un Estado de propaganda que mantenga al sistema en pie.

«Perdí porque Bernie ofrecía ponis para todos», Hillary Clinton

Bernie Sanders apela principalmente al voto joven, al universitario ahogado en deudas para financiar su carrera y lo hace ofreciendo todo gratis. Al decir gratis, se refiere a que lo paguen los demás.

«Perdí porque Bernie ofrecía ponis para todos«, dijo al respecto Hillary Clinton, candidata a la presidencia por el Partido Demócrata, quien fue derrotada por Donald Trump, del Partido Republicano.

Pues Sanders logró que en el país donde está la estatua de la libertad, en contradicción a la historia, se ponga de moda la ideología más totalitaria. Lo único que necesitó fue llamarlo «socialismo democrático».

Sin embargo, en las anteriores elecciones, Sanders no ganó la elección primaria dentro del Partido Demócrata. Es que incluso dentro de su partido ha sido cuestionada el ala más socialista, debido a que estos candidatos ofrecen promesas imposibles de cumplir y hacen que el partido pierda credibilidad.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento