Brasil superó por 3,5 mil millones de dólares la meta de privatizaciones

Las privatizaciones y desinversiones sumaron 19 mil millones de dólares

1.857
Brasil superó su meta de privatizaciones por 3,5 mil millones de dólares en el sector energético, mientras dejó de financiar dictaduras socialistas. (EFE)

La gestión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, propuso la meta de veinte mil millones de dólares de ganancia como resultado de las privatizaciones en su primer año de gestión. En la primera semana de octubre, el Gobierno anunció que superó por tres mil quinientos millones de dólares la meta trazada. La información la dio a conocer la Secretaría Especial de Privatización, Desinversión y Mercados del Ministerio de Economía.

«Menos Estado, menos puestos en manos de los políticos, más eficiencia y dinero público gastado en lugares realmente necesarios», escribió Bolsonaro en Twitter, compartiendo un informe de TV Brasil sobre el tema. «Iremos más allá», afirmó Bolsonaro al comentar sobre el éxito del programa de privatización y concesiones en 2019.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

La privatización, desinversión, concesiones y ventas de activos naturales del Gobierno superaron los veintitrés mil millones de dólares (alrededor de noventa y seis mil millones de reales) de enero a septiembre de este año. El saldo incluye tres ventas realizadas en 2018 y pagadas en 2019: Amazonas Energia, Ceal y la compañía eléctrica Uirapuru Transmissora.

Según los datos, las privatizaciones y desinversiones sumaron 19 mil millones de dólares, las concesiones de 1,4 mil millones de dólares y las ventas de activos naturales de 2,9 mil millones.

De acuerdo con el informe, en los últimos diez años Brasil ha gastado 190 mil millones de reales (46 mil millones de dólares) con subsidios y contribuciones en propiedad estatal.

Es decir, bajo la gestión de Bolsonaro no solo disminuyeron los subsidios, sino que quedó un excedente, gracias al proceso de privatizaciones.

Además, el documento del secretario reveló que al momento de asumir el Gobierno actual, la información oficial indicaba que había 306 compañías estatales y 134 federales. Sin embargo, después de investigar, el secretario descubrió que en realidad había 637 empresas estatales entre las filiales controladas por la Unión, sus filiales, filiales y participación simple.

Revelaron que en la última década, bajo los gobiernos socialistas, el Estado creció a un nivel superior a sus propios registros, lo que encareció el precio de vida de los brasileros, por medio del gasto estatal.

Brasil ahorró millones al dejar de financiar las dictaduras de Cuba y Venezuela

Uno de los mayores recortes estatales que hizo Brasil fue dejar de financiar a las dictaduras de Cuba y Venezuela a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES). «Cuba se ha alimentado con miles de millones de reales de impuestos brasileños en nombre del Foro de Sao Paulo y en detrimento de sus ciudadanos», declaró Bolsonaro.

Durante la campaña presidencial, Bolsonaro estimó que si se lleva a cabo lo propuesto por su administración, Brasil producirá 300 % más dinero que en los últimos 25 años. Diez meses después de asumir a presidencia, ya se superó la meta en el ámbito de las privatizaciones.

Según un estudio del BNDES, entre 1990 y 2015 Brasil generó más de 54 mil millones de dólares con 99 procesos de privatización. En el Gobierno de Temer se produjeron aproximadamente dos mil millones de dólares a través de 124 proyectos, de los cuales 7 550 fueron de petróleo. Da un total de 66 mil millones de dólares, equivalente a un tercio de lo que la administración actual planteó en el escenario más pesimista (veinte mil millones).

Y no solo se logró sino que lo superó.

Actualmente, solo de los fondos prestados por el BNDES Cuba le debe más de 17,4 millones de dólares a Brasil. La deuda venció en agosto del 2018 y los impuestos de los ciudadanos brasileros tuvieron que financiarla, pues Brasil actuó como prestamista y garante. De modo que para salvaguardar su reputación y capacidad de pago, Brasil asumió el pago de la deuda.

Bajo la gestión del presidente Bolsonaro, quien acusa a la “dictadura cubana” de ser corresponsable del hambre que pasan millones de venezolanos, por ser “patrocinador del socialismo”, esos préstamos se terminaron.

No solo eso. Cuba perdió los millones de dólares que garantizaban el programa «Mais médicos», que abastecía a Brasil de médicos cubanos y permitía que la dictadura Castro se quedara con el 75 % de los sueldos del personal médico.

Solo en el 2016, los médicos cubanos que trabajan en el extranjero produjeron cinco veces más que la industria del turismo: 11 543 millones de dólares anuales, mientras que el turismo dos mil ochocientos.

Ahora Brasil no solo dejó de financiar estas dictaduras, y por tanto ser cómplice de la esclavitud moderna, sino que ha logrado reducir el tamaño del Estado y producir miles de millones de dólares para volver a los brasileros menos dependientes, más autónomos y en rumbo hacia la prosperidad.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento