Chilenos piden lo que Chávez ya le dio a Venezuela: Diosdado Cabello

Una Constitución con "derechos sociales", Diosdado Cabello anuncia que Chile pide lo que "ya nos dio el presidente Hugo Chávez en Venezuela"

11.089
Diosdado Cabello se refirió principalmente a la educación y a la salud pública. (Efe)

Siguen las manifestaciones en Chile, también la violencia. Multitudes piden un «cambio de sistema», una nueva Constitución con «derechos sociales garantizados por el Estado» y la destitución del presidente Sebastián Piñera. Ante esto, Diosdado Cabello, uno de los hombres más poderosos del régimen socialista de Nicolás Maduro, afirmó que lo exigido hoy por los chilenos es algo que «ya nos dio el presidente Hugo Chávez en Venezuela».

Semanalmente, Cabello ofrece una rueda de prensa. En la más reciente volvió a hablar de los «vientos bolivarianos», «procesos de cambios indetenibles, que tenían que llegar y están llegando». En Chile, la nación más próspera de la región, donde por décadas ha funcionado un sistema mayormente privatizado, esos vientos de cambio piden en masa que el Estado sea su proveedor. Para lograrlo, exigen una asamblea constituyente, tal como sucedió en los países referentes del socialismo del siglo XXI: Venezuela, Bolivia, Ecuador y por supuesto Cuba en el siglo XX.

Cabello se refirió principalmente a la educación y a la salud pública. Sin embargo, el sistema de salud venezolano es precisamente el área más afectada por la escasez que ha generado el socialismo en este país. De hecho, médicos han muerto ahogados yendo en embarcaciones a Trinidad y Tobago en búsqueda de medicinas que en Venezuela no hay, debido a que el régimen controla la compra de moneda extranjera para importar y porque las expropiaciones terminaron con la industria nacional.

Mientras Chile es uno de los 50 países con mejores resultados en acceso y calidad en salud, según la revista Lancet, Venezuela tiene el peor sistema de salud de la región.

Por ello, entre los cuatro millones de refugiados venezolanos hay 22 000 médicos venezolanos que escaparon del país en busca de mejores condiciones para vivir.

Entre las dádivas análogas a las otorgadas por Chávez, Cabello anunció que en Chile piden pensiones acorde al salario mínimo. Lo que no dijo es que Chile tiene el salario mínimo más alto de la región, 424 dólares. Mientras que el de Venezuela es de 7 dólares mensuales, tras un nuevo «aumento» que se dio este mes.

El salario mínimo venezolano no alcanza para suplir la canasta básica (250 dólares mensuales), y según la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi), el 70,1 % de los hogares no tienen dinero para comidas saludables. Es por ellos que más del 60 % de los venezolanos se acuesta a dormir con hambre y el 63,2 % de los adultos solo come dos veces al día para poder alimentar mejor a sus hijos. Lo que ha llevado a que muchos de los venezolanos pierdan al menos 11,4 kilos.

Cabello aprovechó para recordar el nuevo paro nacional que se realizará este miércoles 30 de octubre en Chile: «luego le sigue la marcha de la indignidad», eso, afirma el chavista, se llama «el despertar de los pueblos».

En vista de que el presidente Piñera cambió su gabinete, como respuesta a los reclamos en la calle, Cabello afirmó que «el problema no son los ministros, es usted, señor Piñera».

Es decir, pese a que Piñera cedió ante la violencia de la extrema izquierda chilena, que inundó las calles de caos, destrucción e incluso muerte por medio de los incendios de supermercados y fábricas, el dirigente del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) dijo que las nuevas medidas adoptadas por el mandatario chileno son insuficientes y que su destitución es necesaria.

Entretanto, Piñera celebra las manifestaciones cuando son pacíficas, pasando por alto que el eje central es no solo que se vaya él, sino todo lo que representa: la democracia, la estructura republicana, la preservación de la Constitución y la economía de libre mercado.

De modo que no solo ante sus aliados, sino también frente a sus enemigos, Piñera no se vio conciliador, como él pretendía, sino débil y fácil de arrinconar, lo que ha sido aprovechado por sus adversarios para sacarlo del poder y tomar el control de Chile.

Lo dice el mismo Nicolás Maduro: «se cumplió la profecía de Salvador Allende». Por eso ahora, por primera vez desde 1973, bajo el Gobierno de Allende, los chilenos volvieron a hacer fila afuera del supermercado para abastecerse de víveres, tal como sucede en Venezuela y en cada lugar donde se impone el socialismo.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento