Unión Editorial llega a Colombia para seguir promoviendo la libertad

La editorial española, especializada en libros sobre liberalismo, se plantea la posibilidad de tener autores colombianos en su catálogo.

398
Unión Editorial será lanzada en la versión número 31 de la Feria Internacional de Libro de Bogotá. (Fotomontaje PanAm Post)

Libros como La fatal ignorancia de Axel Kaiser, El libro negro de la nueva izquierda de Agustín Laje, La economía explicada a mis hijos de Martín Krause, Contra la modern monetary theory de Juan Ramón Rallo han visto la luz gracias a una editorial que ha dedicado su vida a promover las ideas de la libertad. Además, obras de Ludwig von Mises, Friedrich Hayek, Murray Rothbard, entre otros, también pudieron ser leídos en español gracias a las gestiones realizadas por esta misma editorial para conseguir sus derechos y poder distribuir sus títulos en España y América Latina.

Hablamos de Unión Editorial, que desde 1973 se ha encargado de publicar clásicos del liberalismo y autores nuevos de la misma línea. Para ello han realizado convenios con instituciones como CEDICE Venezuela, la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, el Instituto Cato, entre otras, para que los títulos que publican puedan ser distribuidos y promovidos en diferentes países de habla hispana.

Y pese a que en el mercado de América Latina llevan años, solamente en Argentina tenían presencia como editorial. Al resto de los países llegaban por medio de convenios con librerías y ONG. Sin embargo, por iniciativa de liberales de España y Colombia decidieron abrir una sucursal de la editorial en este país, la cual será lanzada en la versión número 31 de Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), que se realizará en la capital colombiana del 17 de abril al 2 de mayo.

Por esta razón decidimos hablar con Jorge Castro, gerente de Unión Editorial Colombia, sobre la llegada de esta institución al país. 

¿Qué es Unión Editorial? 

Unión Editorial es la principal editorial de la Escuela Austríaca de Economía en español y una de las principales en la difusión de las ideas de la libertad. Nació en la década de los setenta en España al final de la larga dictadura de Franco y cuando el liberalismo se había reducido a una ideología minoritaria e incluso perseguida en algunos países.

¿Cómo pudo sobrevivir a la dictadura de Franco si impulsaba ideas contrarias a las que él promovía?

Al final se empezaba a dar una dinámica de apertura y transición, no era lo mismo que el régimen soviético o el cubano. En todo caso, a finales de los 70 empezó también una crisis intelectual del keynesianismo y Hayek acababa de ganar el Premio Nobel, en 1974. Eso facilitaba un proyecto de esta naturaleza.

Ustedes van a inaugurar Unión Editorial en Colombia con un estand en el pabellón internacional de la Filbo de este año. ¿Quiénes decidieron traerla? ¿Fue una iniciativa que surgió en España o en Colombia?

El promotor inicial de esta oportunidad fue Juan Manuel González, un empresario cubano-español que había trabajado en Unión Editorial en España y ahora desarrolla tecnología de agricultura de precisión en Colombia. Conversó con Gilberto Ramírez, director regional de Estudiantes por la Libertad, y como gracias a él yo había participado con un capítulo en un libro de la colección de empresas familiares de Unión Editorial nos animamos. Conversamos con unos maravillosos socios capitalistas, algunos libertarios, pero no todos. También con Vex Capital para que un tercero formulara un plan de negocios de base. Había que aprovechar que Juan Pablo Marcos. gerente general de Unión Editorial, venía a la feria del libro del año pasado.

Para muchos de los que hemos estudiado la Escuela Austríaca, e incluso hemos organizado eventos sobre el tema, encontrar ejemplares en Colombia era muy difícil o costoso. Por ejemplo, mi Acción Humana, de von Mises, me costó $300.000 en el 2008 (USD $134 en TRM de ese año).

¿Y la idea es traer títulos con mejores precios?

La idea es aprovechar que ya hay mayor demanda y por economía de escala mejorar la colocación de los textos clásicos en su versión de tapa dura, que honra cualquier biblioteca. Y sí, muchos mejores precios. No los de la Filbo, pero sí mejores que los que me tocaron a mí, eso se lo aseguro. Y en tapa blanda tenemos muchas expectativas, especialmente desde España están muy entusiasmados por la dinámica de impresión que se puede realizar en y desde Colombia en esas versiones y títulos. Facilita mucho la divulgación de los nuevos autores y los temas especializados.

De hecho, en tapa blanda creemos que podemos organizar convenios formativos con diferentes tipos de instituciones como complemento a sus labores comerciales o pedagógicas.

¿Unión Editorial ha publicado títulos colombianos que promuevan la libertad? ¿Ustedes van solamente a distribuir o también va a publicar autores colombianos?

Tenemos expectativas con clásicos de la libertad colombianos, pero también latinoamericanos. También algunas ideas sobre temas especiales. Sin embargo, lo primero es garantizar la distribución del hermosísimo fondo que se ha construido durante todas estas décadas. De autores colombianos, por lo que tenemos entendido, el primero que ha escrito una colaboración en uno de sus libros he sido yo. Pero la relación de la editorial con Colombia es de hace mucho tiempo.

La colección de empresas familiares es, sin lugar a duda, una prioridad, porque el año pasado comprobamos que las familias empresarias tienen una necesidad por ese tipo de literatura y sirve muy bien de punto de entrada para el resto de los textos.

Pero tenemos claro que las bibliotecas de las entidades educativas tienen una carencia enorme en material sobre comercio, empresarialidad, ciclos económicos y filosofía de la libertad, así como historia del pensamiento económico.

La editorial solamente publica títulos de no ficción. ¿O hay otros géneros?

También tenemos ficción y esa es una línea demasiado importante para una cultura de la libertad.

Estoy de acuerdo, es un área que ha sido olvidada por algunos como medio para promover las ideas liberales.

La ficción me parece que es un desafío mayor en términos comerciales porque estilo y tema pueden no ser muy asimilados por los contemporáneos o no salir correctamente al inicio a quienes podrían desarrollar un atractivo por el mismo. En esta línea tendremos noticias importantes, pero hay que reconocer su complejidad. Además, ficción editorial es un campo enorme. A nuestros autores en ese terreno lo que primero tenemos que garantizarle es que hemos creado una buena red de distribución para que la marca en Colombia sirva de apoyo a su esfuerzo.

En relación con lo que decía de lograr convenios formativos, Unión Editorial Colombia está promoviendo algo llamado #AcademiadelaLibertad. ¿En qué consiste?

Estamos lanzando #AcademiadelaLibertad como una forma de darle visibilidad a quienes desde sus niveles de influencia vienen defendiendo y promoviendo las libertades. La idea es que las personas nominen a aquellos que han visto en esa labor etiquetándolos en las redes sociales, así como etiquetando el fanpage de Union Editorial Colombia y el perfil de Twitter @uecolombia con los hashtag #AcademiadelaLibertad #Filbo2018 y diga las razones por las que lo nómina.

Nosotros le haremos saber al nominado que recompensamos su labor y que tanto él como sus alumnos, amigos y seguidores en redes sociales pueden tener los beneficios de #AcademiadelaLibertad de aquí en adelante. Y uno de esos es apoyar el desarrollo de las bibliotecas personales y familiares.

De hecho, en la misma feria vamos a tener unos precios especiales a los que se vinculen con #AcademiadelaLibertad. Por ejemplo, una Acción Humana de tapa dura puede salir por casi $100.000. ¡Una belleza!

Pero, cualquiera podría decir que alguien como Piedad Córdoba, Gustavo Petro o Alejandro Ordóñez promueven la libertad en Colombia, por lo cual los nominarían. ¿Cuál sería el filtro?

¿Usted sabe lo que podría ayudarle a países como el nuestro que gente como Gustavo Petro, Piedad Córdoba, Alejandro Ordóñez o sus seguidores leyeran Camino de servidumbre de Hayek? Para no hablar de La conclusión del sistema marxiano de Bohm Bawerk.

En principio, y para la feria, la nominación puede ser amplia. Obviamente desde España tienen el veto y eso es sagrado. Pero hay mucha gente que defiende libertades en Colombia que puede no ser experta en austroliberalismo y ha ayudado defender la libertad y no son necesariamente académicos o políticos.

La Academia de la Libertad es un proceso de aprendizaje y desde la editorial diría que especialmente autodidacta, reflexiones privadas a partir de conversaciones personales con los autores desde sus textos.

Para su lanzamiento en la Filbo, ¿qué tienen preparado?

El 20 de abril a las 5:00 p. m. tendremos el homenaje a Juan Marcos de La Fuente, vida y obra de un editor libertario. Una conversación entre su hijo Juan Pablo Marcos y Andrés Ossa, gerente de innovación digital de Planeta. Conoceremos esos detalles del proceso y la figura de alguien que empresarialmente le dio plataforma para que las ideas de la libertad fueran mejor expuestas y entendidas en la comunidad de habla hispana.

El sábado 28 de abril a las 11:00 a. m. tendremos la presentación del clásico Conclusión del sistema marxiano de Bohm Bawerk, la principal refutación al trabajo de Marx según Schumpeter. Un texto que creemos puede ser fundamental para el debate más ideologizado que va a vivir el continente, pero en especial Colombia con la presencia de las FARC en el Congreso. Esa conferencia la hará Gilberto Ramírez.

Por último, tendremos la presentación de La economía explicada a mis hijos de Martin Krause en un conversa torio con Carlos Chacón para inspirar a las familias a cultivar desde la casa la responsabilidad de la educación financiera y económica.

¿Y cuál es el siguiente paso a dar después de la Filbo?

Queremos concretar unas alianzas institucionales para junio en todo el tema de formación de teoría del ciclo, moneda y bancos. Apoyar una nueva edición de la Jornada de finanzas personales, la Feria del Libro en Medellín, el lanzamiento principal de Navidad y, bueno, apoyar en el desarrollo de las bibliotecas familiares, empresariales e institucionales en varias regiones del país de la mano de la red de profesores austroliberales que conocemos.

Además, tener este año una conversación fluida con los grupos de investigación de las universidades en sus diferentes departamentos y con los equipos técnicos de los gremios también es un tema en la agenda.

Finalmente, hay conversaciones para traer autores, pero cada cosa depende de los aliados.

Comentarios