Olvídense del petróleo, la “economía naranja” es el futuro en Colombia

126
(La República)
Actualmente la denominada economía naranja moviliza al rededor de 4% del PIB de Colombia. (La República)

La industria cultural de Colombia moviliza una gran parte del Producto Interno Bruto del país, de acuerdo con el Departamento Administrativo de Estadística (DANE).

Según ese registro, en 2013 los segmentos audiovisual y editorial movían US$ 681 millones y $361 millones, respectivamente; y la creación publicitaria ocupaba un tercer lugar con $173 millones y las artes escénicas le seguían con $83 millones. Todas estas áreas forman parte de la denominada “economía naranja”.

Felipe Buitrago, consultor y experto en la economía naranja, comentó al portal La República que este concepto se refiera a “las oportunidades que aparecen de la combinación de nuevas tecnologías con cultura clásica o moderna”.

Según Buitrago, y tomando como base las estadísticas del DANE, la denominada economía naranja mueve alrededor de 1,8% del Producto Interno Bruto del país; sin embargo, Buitrago incluye otras tecnologías que elevarían el posicionamiento de la industria cultural a 3% y 4% del PIB.

El consultor destaca que al menos 1,5 millones de personas están empleadas en el sector de la economía naranja.

//

 

Asimismo, señala que debido a que “este es un siglo en el que la economía es mandada por conocimiento”, la economía naranja posee mucho más valor agregado que el sector petrolero, pues este solo se satisface de la transformación del crudo.

Buitrago calcula que en los próximas 30 años esta industria crecerá mucho y se convertirá en un sector muy importante que la gente debe tomar en cuenta para migrar en un futuro, pues se cree que 60% de los trabajos en Colombia desaparecerán para 2035. “Se necesitan nuevas oportunidades y este es un sector que viene creciendo”, dice el experto.

Con respecto a la presunta inestabilidad del sector, Buitrago señala que “el sector creativo no trabaja sobre la base de un empleo, sino de proyectos”, por lo que “un artista no es empleado, sino ejecutor de proyectos”, que decide bajo qué dinámica trabajará y que determinará el ritmo en que el consumidor adquiere el arte.

Al señalar la falta de institucionalidad del sector, el consultor destaca que actualmente existe un proyecto de ley llamado “La ley naranja” que, de ser aprobada, logrará que Colombia se convierta en el primer país del mundo en establecer un marco regulatorio para este ámbito.

Fuente: La República.

Comentarios