La presión se impone: partidos Primero Justicia y Acción Democrática no participarían en fraude de Maduro

Como cuando las elecciones municipales, Ramos Allup asume una postura cuyo único fin es satisfacer a la opinión pública

1.023
Luego de varios días, dos de los partidos más importantes de la MUD definen su postura ante las falsas elecciones. (Archivo)

Luego de que fracasara el diálogo con la dictadura de Maduro y el Grupo de Lima se pronunciara en contra de la participación en el fraude electoral de abril, la oposición oficial venezolana, representada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se había mantenido discutiendo si participar o no en las falsas presidenciales.

Finalmente dos de los partidos más fuertes de la MUD tomaron la decisión de no acudir a los comicios del 22 de abril. Fueron Acción Democrática, cuyo líder es el expresidente del Parlamento, Henry Ramos Allup; y Primero Justicia, el partido de Julio Borges y Henrique Capriles.

Aún no se trata de una información pública. Desde su cuenta de Twitter la Mesa de la Unidad Democrática no ha publicado nada al respecto. Exhiben la apariencia de que el estéril cónclave se mantiene. Sin embargo, fuentes aseguraron ello a los diarios Panorama y El Nacional.

La decisión de Henry Ramos Allup y Julio Borges se suma a lo definido por Voluntad Popular, la fuerza política de Leopoldo López, el pasado 16 de febrero. Asimismo, acompañan la decisión de la alianza «radical» Soy Venezuela —dirigida por María Corina Machado, Antonio Ledezma, Diego Arria, Enrique Aristeguieta Gramcko, etcétera—, que desde el principio aseguraron que participar en el proceso electoral de abril era formar parte del fraude y, además, brindar una apariencia democrática a una tiranía.

Para el momento en que Acción Democrática y Primero Justicia se definen ya van varios días del fracaso del diálogo y del más reciente pronunciamiento del Grupo de Lima. No obstante, el debate se generó, demostrando que algunos sectores de esa presunta oposición tenían la voluntad de asumir una estrategia que contrariara la postura de la comunidad internacional y de la mayoría de la sociedad civil racional.

La dirigencia de la oposición oficial —la MUD— había asegurado que aclararía su postura la semana pasada. Luego, indicó que a más tardar este fin de semana lo haría. No ocurrió. No ha ocurrido. Se trata, entonces, de una información extraoficial. Pretenden seguir manteniendo a toda una población desamparada, a la incertidumbre.

Una victoria de la sociedad

Ahora Acción Democrática no participaría en los falsos comicios. Sin embargo, hasta hace unos días Henry Ramos Allup era el candidato de la fuerza para enfrentar a Nicolás Maduro.

Anunció su candidatura a mediados de enero de este año, y desde entonces defendió la idea de que la “oposición” debía ser parte del fraude. De hecho, ante la postura de la comunidad internacional, Ramos Allup llegó a preguntar, con cinismo, que si su Gobierno no sería reconocido en caso de ganar las “elecciones”.

No obstante, su más reciente decisión obedece a la posición, no solo del concierto de naciones occidentales (Estados Unidos, Latinoamérica, la Unión Europea), sino a la opinión de la mayor parte de los venezolanos, que rechazan continuar con la ruta de la dictadura, que es la electoral.

Al respecto, PanAm Post conversó con el politólogo, especialista en Derechos Humanos y catedrático, Alberto Conde. El profesor cree que la decisión de Acción Democrática no está “apegada a lo que hubiese querido su secretario general, Ramos Allup, o su presidenta, Isabel Carmona”.

“Como cuando las elecciones municipales, Ramos Allup asume una postura cuyo único fin es satisfacer a la opinión pública, que es cada vez más clara en contra de la participación en unas elecciones que no son tal”.

No obstante, insiste en que “puede igual volver a ocurrir algo como cuando las municipales. En ese momento Acción Democrática dijo que no iban a participar, por la presión de la gente, pero igual inscribieron algunos candidatos presuntamente independientes”.

Me consta —quien suscribe la nota— que lo que dice el profesor es cierto. También de forma extraoficial supe que Acción Democrática no tenía mucho que hacer luego de que los rectores, la Conferencia Episcopal Venezolana, la sociedad y la comunidad internacional marcaran la pauta.

Jamás Ramos Allup ha ocultado su intención de llegar a la presidencia. Ha demostrado, en consecuencia, que sería capaz de lo indigno para concretar tales propósitos. Si hoy Acción Democrática afirma que no participarán, es porque les conviene, claramente. Pero hay que estar alerta. Podría ser que no se trate de una decisión terminante.

Sin embargo, por ahora, que Primero Justicia y Acción Democrática se sumen a la decisión de Soy Venezuela y Voluntad Popular, es una clara victoria de la sociedad, que se ha mantenido vigilante y jamás callada.

Comentarios