María Corina Machado y Lorenzo Mendoza: los opositores más populares en Venezuela

Frente al desprestigio de la oposición oficial, cada vez más se afianza el apoyo a alternativas como la dirigente de Soy Venezuela

1.357
La dirigente venezolana se ha alzado sobre la tragedia de otras plataformas políticas, como la Mesa de la Unidad Democrática. (PrensaMCM)

Uno es el empresario más importante de Venezuela, dueño de Polar; y la otra es la coordinadora del movimiento Vente Venezuela y cofundadora de la alianza Soy Venezuela. Lorenzo Mendoza y María Corina Machado serían los opositores más populares. Los que reciben el mayor respaldo de la sociedad.

Cuando a principios de febrero el diario estadounidense El Nuevo Herald publicó una nota en la que cita la firma Pronósticos Marketing Consultants para sostener que Machado era la dirigente que lideraba las preferencias entre venezolanos; muchos prefirieron dudar de la supuesta encuestadora.

Según el sondeo de opinión de Pronósticos Marketing Consultants, la dirigente de Soy Venezuela ganaría unas elecciones primarias entre la oposición con 26 % de los votos. De segundo lugar estarían el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, y Henrique Capriles Radonski, ambos con 18 % .

A El Nuevo Herald se le acusó de hacer propaganda a favor de María Corina Machado y se puso en duda la existencia de la firma que cita el diario. No obstante, otras empresas y sondeos no han hecho sino reforzar las estimaciones que se publicaron a principios de febrero.

Datanálisis es una encuestadora que goza de mayor confianza por parte de los grupos que rechazan a Machado y a sus movimientos políticos. Es propiedad de Luis Vicente León, un hombre cuestionado ampliamente pero al que aún se le da tribuna entre los medios más moderados que son parte del establishment.

Esta firma, Datanálisis, luego de ni siquiera tomar en cuenta a María Corina Machado en sus encuestas por muchos meses; la ha incluido y sus resultados confirman la popularidad de la dirigente.

En una encuesta realizada entre el 15 y el 27 de marzo, sobre un hipotético escenario de primarias en la oposición, los participantes se inclinaron por alternativas que distan de la dirigencia oficial, representada en la Mesa de la Unidad Democrática —o ahora el Frente Amplio—.

Descuella la presencia del empresario Lorenzo Mendoza como el que recibe el mayor respaldo: 11,9 %. Le sigue María Corina Machado con 6,5 % y, en tercer lugar, el periodista y expreso político, Leocenis García, con 5,9 %. De último queda el liderazgo tradicional, ya rechazado y marginado.

Si se quiere insistir en que ambos resultados no obedecen a la realidad, también hay otras fuentes que reafirman la misma tendencia.

Está la popular encuestadora Meganálisis, que se ufana de haber acertado en los procesos de elecciones parlamentarias del 2010 y 2015. En un último sondeo, sobre los posibles escenarios políticos en el país, los resultados arrojan que: primero, sobre la confianza que reciben los dirigentes, de primer lugar están el alcalde y expreso político, Antonio Ledezma, con 30,4 %; y le sigue María Corina Machado, con 29,2 %.

La diferencia de estos políticos, ambos miembros de Soy Venezuela y que comparten las mismas posturas, es amplísima con respecto a otros liderazgos como el de Leopoldo López, que solo tiene el 5,9 % de la confianza; o de Henrique Capriles, con 3,4 %.

Si la pregunta se hace en el sentido contrario, el resultado es el mismo: Ledezma y Machado son los políticos que generan más confianza y, en cambio, Henri Falcón, el ahora candidato de Maduro, es en el que más se desconfía.

No sorprende que liderazgos como el de Machado o el de Ledezma se perfilen ahora como las opciones más legítimas para una sociedad escéptica. La MUD, ya enterrada —hasta hace poco agónica—, dejó de ser una alternativa por sus grandes desaciertos.

Una encuesta de la reconocida empresa Venebarómetro, de diciembre del año pasado, ofreció una serie de resultados notables. Sin duda el que sobresalió fue el de la evaluación sobre el trabajo de la Mesa de la Unidad Democrática y su comparación con la gestión de Nicolás Maduro.

De acuerdo con la encuestadora, 65,7 % de los venezolanos considera que la labor de la MUD ha sido negativa: 28,4 % piensa que ha sido muy mal; 26,0 % mal; y 11,3 % regular hacia mal. Lo que piensan los venezolanos de Maduro no es muy distante; aunque los resultados están mucho más polarizados. En general, 68,0 % evalúa negativamente al dictador. En síntesis: los ciudadanos rechazan a la MUD y a Maduro casi por igual.

Frente a ese escenario, se alza otra dirigencia, cuyo discurso se acopla más a la realidad y responde a la urgencia de los venezolanos.

Machado y Ledezma representan una postura mucho más confrontativa en contra del régimen de Nicolás Maduro. Desde el año pasado han rechazado la idea de continuar en la ruta electoral de Nicolás Maduro, apoyan sanciones y ayuda internacional; además de que han sido abiertamente críticos con la MUD —y ahora el Frente Amplio—.

Aunque desde hace años Machado es un liderazgo consolidado —junto al de los políticos tradicionales y oficiales—, ha tenido que padecer una suerte de ostracismo político. Por mucho tiempo se le consideró insignificante y banal, sin siquiera someter su nombre a encuestas que no funcionasen como parte del statu quo.

Incluso, el reconocido periodista venezolano, César Miguel Rondón, llegó a decirle a la dirigente, en una tensa entrevista, que ella apenas tenía el “1 % en las encuestas”.

Pero ya el año pasado, la coordinadora de Vente Venezuela se había consolidado como una de las principales líderes de la oposición del país. De hecho, se debe recordar que se convirtió en la diputada más votada cuando ganó un curul en el año 2010.

El 10 de febrero de este año, la diputada Delsa Solórzano, del partido Un Nuevo Tiempo, realizó una encuesta en Twitter sobre la posibilidad de que la oposición participe en las fraudulentas elecciones presidenciales de Maduro. Hubo casi 60 mi votos y la opción del “No” se alzó con el 88 %.

Aunque fue un mensaje tajante de la sociedad a la diputada y a la oposición oficial; también fue, de forma tácita, un respaldo a la alternativa opositora que desde el año pasado considera inaceptable la participación en procesos electorales. Ese grupo lo lidera Machado, junto a otros políticos como Antonio Ledezma, Diego Arria o el histórico dirigente e historiador, Enrique Aristeguieta Gramcko.

Por último, sobre la aparición de Mendoza como favorito en algunas encuestas, el politólogo y catedrático venezolano Alberto Conde, en entrevista al PanAm Post, dijo: “Mendoza siempre se ha mantenido al margen de las discusiones políticas en Venezuela; pero su marcada oposición a Maduro y su rol como presidente de la empresa más importante del país, lo vuelven una figura afable”.

Lorenzo Mendoza es un empresario y por años fue el hombre con mayor dinero en Venezuela —hoy desplazado por los jerarcas chavistas—; sin embargo, no personifica la figura burguesa y denostada del hombre adinerado al que el venezolano suele desestimar.

Con Polar, Mendoza ha sabido jugar un papel importante en el desarrollo social de los venezolanos. Su empresa es conocida por su participación en las comunidades y por su respaldo a los individuos. Además, con la ardua escasez, los productos de Polar se han consolidado como una de las pocas alternativas para consumir en el país.

“Todos en Venezuela aman los productos de Polar. Relacionan, por ejemplo, la harina PAN, con la venezolanidad. Detrás de todo ello está Lorenzo Mendoza, además presidente de una empresa que no solo ha sobrevivido, sino que se ha mantenido casi intacta”, dice el profesor Conde.

Comentarios