Por qué hay que celebrar las declaraciones de Mujica

El expresidente uruguayo José Mujica sugirió que los manifestantes venezolanos son culpables de haber sido atropellados por tanquetas. Y esto merece una celebración.

6.590
La comunidad internacional comienza a ver la verdadera cara de José Mujica. (Foto: EFE)

El expresidente uruguayo José «Pepe» Mujica instó a los venezolanos, en su lucha incansable para reinstaurar la libertad en su país, a «no pararse delante de una tanqueta», en referencia a uno de los tantos atropellos (en este caso, literal) que cometió Nicolás Maduro contra los manifestantes el pasado 30 de abril en Caracas. Las condenas internacionales, ya sea por parte expertos o por simples usuarios de redes sociales, no tardaron en llegar. «No es para menos», podrá señalar algún lector.

No obstante, sus miserables declaraciones son dignas de festejos. Sí, hay que celebrar que al fin una de las figuras más respetadas de la izquierda continental sea vista como lo que es, por lo que siempre ha sido. Hay que celebrar, asimismo, que este falso anacoreta, que muchos han tomado como modelo, se haya manifestado de tal manera que le será imposible, a futuro, negar que siempre ha respaldado al régimen de Maduro y sus formas criminales y antidemocráticas. Pero, sobre todas las cosas, hay que celebrar su suicidio político. Mujica cruzó una línea roja de la que no se vuelve.

Por supuesto que intentará desdecirse. De hecho, ya lo hizo. Y algún puñado de fanáticos aceptará sus «disculpas». Pero en año electoral es posible que el exmandatario, figura de la mayor fuerza dentro del conglomerado de izquierda Frente Amplio, haya dado el más imperdonable faux pas.  Y, ¡vaya si eso merece una señora celebración!

La sugerencia infame de Mujica tiene nombre, al menos en inglés: victim blaming. Este neologismo es utilizado para describir situaciones en que las se responsabiliza a las víctimas parcial o totalmente de su infortunio. En este contexto, y por extensión, deducimos entonces que el expresidente uruguayo culparía a una víctima de violación por usar la falda muy corta («¿cómo vas a andar así por la calle, provocando?») o a una víctima de rapiña por ostentar algún objeto de valor.

Es probable que miembros del oficialismo uruguayo justifiquen a su Krishna político: que siempre habla así, de esta manera, que es así como él se expresa. Tal defensa no sería, después de todo, falsa. Mujica incurre a menudo en este tipo de declaraciones burdas, insensibles e imprudentes. Como agravante, muchos de sus connacionales aplauden estas formas atropelladas y faltas de mesura y aplomo; y pasan ante la opinión pública como simples humoradas de un abuelo rezongón.

Pero esta vez no podrá escapar, no le será posible «decir una cosa como dice la otra». El mundo tiene los ojos puestos sobre Venezuela. La muerte de inocentes, sea por falta de alimentos, medicamentos o víctimas directas de un régimen represor y sanguinario, constituye una problemática mayor para el continente. Las distintas naciones de América Latina son testigo de los crímenes de lesa humanidad que Maduro, hijo digno de Hugo Chávez, lleva a cabo.

Mujica, que alguna vez construyó una mítica a su alrededor de luchador por la libertad (basada en hechos alejados de la realidad), será finalmente castigado por sus incrongruencias. Las investigaciones sobre los negocios entre Uruguay y Venezuela durante la presidencia de «el Pepe» puede que hayan sido truncadas gracias a la mayoría parlamentaria del Frente Amplio, pero de apañar públicamente a un dictador no se vuelve. Y esta repentina caída de caretas merece, al menos, un brindis.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento