Pese a crisis en Brasil, Rousseff prometió Juegos Olímpicos seguros

0
Dilma Rousseff recibió este martes la antorcha olímpica procedente de Suiza (Sinmebargo)
Dilma Rousseff recibió este martes la llama olímpica que llegó a Brasilia procedente de Suiza (Sinmebargo)

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff prometió este martes unos Juegos Olímpicos exitosos pese a la grave crisis que atraviesa el país.

“Conocemos la inestabilidad política. Incluso conviviendo con un periodo difícil, muy difícil de la Historia y de la historia de la democracia, Brasil sabrá convivir con la mejor recepción de todos los atletas y visitantes extranjeros porque creamos las condiciones para eso”, dijo Rousseff al recibir la llama olímpica en Brasilia.

Acompañada por el presidente del comité organizador de Río 2016, Carlos Arthur Nuzman, la llama olímpica llegó al aeropuerto internacional de Brasilia directamente desde Suiza y fue trasladada hasta el Palacio de Planalto, sede de la Presidencia de Brasil, donde se celebró la ceremonia.

Rousseff señaló que su país invirtió en inteligencia y firmó acuerdos para el intercambio de información con agencias internacionales. “Aseguro que Brasil está plenamente preparado para proporcionar protección a los atletas, las comisiones técnicas y los jefes de Estado” enfatizó.

La mandataria no desaprovechó la oportunidad para deslizar el tema político en la ceremonia: “Tengo la certeza de que un país cuyo pueblo sabe luchar por sus derechos y sabe proteger su democracia es un país donde las Olimpíadas tendrán el mejor éxito de los próximos meses”, añadió Rousseff.

Las pancartas a favor y en contra del impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff se dejaron ver en los primeros recorridos de la antorcha olímpica en los alrededores del Congreso Nacional. La encargada de recorrer los primeros metros en la capital brasileña fue la atleta de voleibol Fabiana Claudino, medalla de oro en Pekín 2008 y Londres 2012.

El Senado de Brasil se prepara para suspender del cargo a la mandataria hasta 180 días la próxima semana, mientras es sometida a un juicio político por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

Rousseff, asegura que es víctima de un intento de “golpe parlamentario” tramado por su vicepresidente Michel Temer, que asumiría su cargo hasta 2019 si ella es destituida.

Fuente: La Prensa.

Comentarios