Ecuador: escándalo de corrupción engulle a candidato de Correa a días de elecciones

7
lenin moreno - corrupcion - ecuador
Moreno, quien encabeza las encuestas, están siendo perjudicado por su compañero de fórmula presidencial, Jorge Glas, quien es el actual vicepresidente de Rafael Correa (Metrolatam).

Se acercan las elecciones presidenciales en Ecuador y el candidato oficialista Lenín Moreno se ve envuelto en un escándalo de corrupción que podría acarrearle serias consecuencias ante los comicios.

Moreno, pese a liderar las encuestas se está viendo perjudicado por su compañero de fórmula presidencial, Jorge Glas actual vicepresidente de Rafael Correa.

Glas estaría involucrado en un escándalo de corrupción desde el año pasado, cuando ocho funcionarios y exfuncionarios pasaron a ser investigados por lavado de dinero y por sobornos que habrían sido pagados para manipular contratos con la estatal Petroecuador.

La semana pasada, el exministro de Petróleo Carlos Pareja apareció en varios videos que le mostraban conectado a un polígrafo mientras declaraba que Glas estaba al tanto de la corrupción en Petroecuador.

Glas ha negado esas acusaciones, acusando a Pareja de ser “un corrupto” que trata de “crear un circo”.

 

Entre tanto, por tal escándalo que yace días antes de los comicios, Moreno al parecer no podrá evitar que Ecuador vaya a una segunda vuelta electoral.

Una serie de encuestas publicadas la semana pasada muestran que Moreno mantiene una ventaja de 10 puntos sobre su más cercano rival, el banquero Guillermo Lasso. Pero si Moreno no obtiene al menos 40 % de los votos con una ventaja de 10 puntos, será inevitable acudir a una segunda ronda en la cual la oposición se unirá.

“Todo esto sugiere que Moreno probablemente no logrará alcanzar el umbral que se necesita para ganar en una primera vuelta, la cual es su mejor opción para ganar dado el dividido terreno de la oposición que pasaría a unificarse para competir en la segunda vuelta”, manifestó en un informe la firma Eurasia Group, con sede en Nueva York.

Fuente: El Nuevo Herald

Comentarios