Detienen en España a exviceministro de Chávez por lavado de dinero y corrupción en Pdvsa

167
nervis villalobos
Se trata del primer exalto funcionario del chavismo, detenido por una investigación estadounidense sobre corrupción en Pdvsa. (Twitter)

Estados Unidos ordenó la detención en España del exviceministro venezolano de Energía Eléctrica, Nervis Villalobos, tras participar en un importante plan de sobornos relacionados con la petrolera estatal Pdvsa.

Se trata del primer exalto funcionario del chavismo, detenido por una investigación estadounidense sobre corrupción en Pdvsa.

Un portavoz de la Guardia Civil española informó que Villalobos fue arrestado este jueves 26 de octubre en Madrid por una unidad policial especializada en delitos de lavado de dinero.

La acusación formal contra el exfuncionario venezolano fue introducida por fiscales federales del Gobierno estadounidense.

También fue detenido el exfuncionario de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), Luis Carlos de León, junto con un exejecutivo de la unidad de compras de la estatal petrolera venezolana.

Aunque Estados Unidos ordenó la aprehensión de Villalobos, España también mantiene una investigación contra él por recibir USD $100 millones en sobornos de una obra eléctrica.

Este mismo mes de septiembre la Fiscalía Anticorrupción de España acusó formalmente al presidente de la empresa de ingeniería asturiana Duro Felguera, Ángel Antonio del Valle Suárez, por pagar sobornos a funcionarios en Venezuela a cambio de contratos.

La denuncia, presentada el pasado 19 de septiembre, incluye también a  Nervis Villalobos y Javier Alvarado Ochoa, antiguos funcionarios del Gobierno de Hugo Chávez.

La investigación se inició a partir de un informe del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) tras detectar pagos en una cuenta del extinto Banco Madrid, en el cual se advierte que el grupo español llegó a pagar a Nervis Villalobos, cuando era viceministro de Energía Eléctrica de Venezuela, un total de 105,6 millones de dólares entre 2008 y 2013.

Y es que el presidente Chávez en 2013 decretó la emergencia eléctrica en Venezuela, lo que sirvió de excusa para contratar sin necesidad de pasar por las normas de licitación de Estado.

Los pagos a los funcionarios se habrían realizado a través de transferencias a cuentas domiciliadas en bancos suizos y una se realizó a un banco español, Banco Madrid, hoy desaparecido.

Antecedentes

En el año 2013, Otto Reich, exembajador de Estados Unidos en Venezuela, presentó una denuncia en Nueva York en la que implicaba a Nervis Gerardo Villalobos y otros funcionarios por intermediar en sobornos para que el grupo estadounidense Derwick se adjudicara en 2009 proyectos energéticos en Venezuela.

En ese momento, Villalobos, exviceministro de Energía, lo negó, pero la denuncia de Reich fue corroborada.

El exfuncionario recibió supuestos “pagos de consultoría” de la empresa española Duro Felguera, que se adjudicó en mayo de 2009 un contrato de €1.500 millones en Venezuela; la empresa logró convertirse en contratista principal para abastecer de energía a Caracas, la capital venezolana.

Otro de los implicados es Javier Alvarado Ochoa, exviceministro de Desarrollo Eléctrico y presidente de la extinta empresa Electricidad de Caracas. Alvarado presuntamente tramitó la adjudicación y aparece también entre los clientes del intervenido Banco Madrid, filial controlada al 100 % por Banca Privada D’Andorra (BPA).

Pdvsa: “la lavadora”

El informe emitido por el FinCen (Unidad Antiblanqueo de Estados Unidos) en 2015  informa que la Banca Privada D’Andorra facilitó transferencias por valor de USD $4.200 millones relacionadas con blanqueo de capital venezolano, con varios métodos para mover fondos, incluidos contratos falsos, préstamos caracterizados erróneamente, sobre y subfacturación y otros esquemas.

En el documento la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) está inmersa en actividades delictivas tras lavar cerca de USD $2.000 millones a través de Banca Privada D’Andorra (BPA).

La red de lavado de Pdvsa operaba a través de empresas fantasmas con la colaboración de un alto ejecutivo de BPA, a quien se le pagaban “exorbitantes” comisiones para procesar las operaciones con dinero “derivado de la corrupción”, dijo el FinCen.

 

Comentarios