No fue en vano: muerte de Óscar Pérez podría hundir a la dictadura

617
oscar perez - dictadura
Si estando vivo, el régimen pensaba que Óscar Pérez era una amenaza; después de muerto y en pocas horas se convirtió en una real “piedra en el zapato”. (Twitter)

El régimen de Venezuela asesinó al piloto y expolicía Óscar Pérez buscando acabar con el rebelde que de manera irreverente le prometió luchar contra la dictadura; pero dicha acción criminal dejó a Nicolás Maduro “pendiendo de un hilo”.

Este lunes 15 de enero Venezuela y el mundo fueron testigos “en vivo y directo” de cómo el régimen de Nicolás Maduro a través de sus fuerzas de Seguridad fueron autores de crímenes de guerra y de lesa humanidad tras emprender al menos siete ejecuciones extrajudiciales.

El piloto y exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), Óscar Pérez, quien se rebeló contra la dictadura en Venezuela, fue abatido con armas de alto calibre y de guerra a pesar de que manifestara su intención de entregarse pacíficamente.

En el procedimiento de captura contra Óscar Pérez no solo hubo opacidad sino que además se descubrió la violación de procedimientos militares, gracias a que el piloto rebelde logró grabar al menos 14 videos durante el operativo con el cual terminó muerto.

A pocos días del asesinato, a Maduro se le oscureció aún más el panorama: la ejecución extrajudicial “en vivo y directo” será llevada a la Corte Penal Internacional, el diálogo político con la oposición está paralizado, y la Unión Europea aprobó las primeras sanciones contra funcionarios del régimen.

Razón tiene el reconocido periodista Andrés Oppenheimer, quien en su columna del diario estadounidense El Nuevo Herald afirmó que “la muerte del policía rebelde complicará a Maduro”.

“Ahora, los videos de la ejecución extrajudicial de Pérez después de haberse rendido deberían acelerar la decisión de la fiscalía de la Corte para iniciar una investigación contra Maduro. ¡No hay excusa para no hacerlo!”.

No es primera vez que Maduro queda en evidencia ante el mundo tras su talante autoritario y criminal, pero sí es primera vez que el mandatario confiesa a vox populi que su orden de asesinar a disidentes “se cumplió”.

Aunque funcionarios del régimen han querido revertir la situación y han intentado dejar ver que supuestamente Pérez no quiso entregarse y que por el contrario él abrió fuego contra los funcionarios del operativo; Maduro confesó en transmisión televisiva que todo el que se rebele contra él terminará muerto.

No existe mayor prueba ante el mundo de que Maduro ordenó el asesinato de Pérez que su propia confesión televisiva. Si la CPI abre una investigación y encuentra culpable a Maduro, podría emitir una orden internacional para su arresto.

Según Oppenheimer países del mundo, sobretodo de la región Latinoamericana, se están preparando para solicitar a la CPI que abra una investigación contra Maduro.

“A juzgar por lo que escucho de expertos legales cercanos al caso, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y otras organizaciones de peso están cerca de presentar casos formales contra Venezuela en la CPI. La OEA podría hacerlo dentro de las próximas tres semanas”.

Explica el periodista que “según una regla poco conocida de la CPI, la fiscal de la Corte debe abrir una investigación preliminar sobre un país cuando los jueces de ese país no quieren o no pueden enjuiciar a los criminales, y otro país lo solicita. Esto significa que si el Grupo de Lima o uno de sus países miembros solicita una investigación, la fiscal de la Corte tendría que actuar”.

Si la Corte Penal Internacional inicia una investigación contra Nicolás Maduro, tendría suficientes evidencias para imputarlo; de hecho ya la fiscal general en el exilio, Luisa Ortega Díaz, entregó pruebas contundentes sobre otras ejecuciones extrajudiciales.

Y es que a Maduro le “salió el tiro por la culata” con el brutal asesinato de Óscar Pérez, hasta el diario alemán Spiegel Daily lo calificó como “el carnicero“.

 

A todo esto se suman las sanciones que la Unión Europea aprobó contra siente funcionarios del chavismo. La UE había querido esperar a que se vieran resultados fructíferos en el diálogo político; sin embargo ante el asesinato de Pérez y la falta de acuerdos en las negociaciones, los embajadores europeos tomaron la decisión de tomar medidas más contundentes.

Según fuentes diplomáticas, el ministro del Interior venezolano, el presidente del Tribunal Supremo y el número dos del gobernante PSUV, Diosdado Cabello, figuran en la lista de altos cargos sancionados. Esa lista incluiría a “entre seis y diez autoridades”, pero no se descarta que se puedan incluir más en el futuro.

Los gobiernos han dejado claro que las sanciones solo se levantarán, si es el caso, cuando se restablezca el Estado de derecho y la democracia constitucional.

Entre tanto, una de las principales exigencias de Maduro durante el diálogo es que se logre el cese de las sanciones internacionales; sin embargo los recientes acontecimientos violentos del asesinato de Óscar Pérez, sirvieron de estímulo para que los países europeos dieran a conocer la primera lista de sancionados.

Por lo pronto se debe esperar para saber qué sucederá en territorio venezolano pues a raíz de lo sucedido con el piloto y sus compañeros, la organización Soy Venezuela llamó a una manifestación para condenar la pena de muerte que no figura en la Constitución, pero que fue aplicada perversamente.

La muerte de Óscar Pérez no fue en vano, su asesinato unió nuevamente a los venezolanos para repudiar los crímenes de Maduro; el piloto rebelde se convirtió en el mártir que podría hundir a la dictadura.

Comentarios