Sanciones de la UE a funcionarios del chavismo arrinconan aún más a la dictadura en Venezuela

415
union europea - sanciones - chavismo
Ministro de Exteriores de España: “es una decisión que puede ser reversible o suspendible” (Economipedia)

La Unión Europea confirmó las primeras sanciones contra siete funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y tomó la iniciativa de castigar a los más “intocables” del chavismo.

Las medidas buscan marcar una postura más dura en relación con el régimen de Nicolás Maduro que no se ha esforzado en cambiar su talante dictatorial.

Es la primera vez que el “número dos” de la dictadura venezolana, Diosdado Cabello, recibe sanciones internacionales. Mientras que a la lista fueron incluidos el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno; y el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol.

También fueron sancionados el jefe del servicio de inteligencia, Gustavo Enrique González; la presidenta del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena; el fiscal general, Tarek William Saab; y el excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana, Antonio José Benavides.

La medida se acordó este lunes 22 de enero en la Unión Europea donde los ministros de Relaciones Exteriores reunidos en Bruselas respaldaron la congelación de activos y la prohibición de entrada a territorio comunitario conformado por 28 países.

El ministro de Exteriores de España, Alfonso Dastis, subrayó a la agencia de noticias EFE que esta medida es “un incentivo para ayudar a la negociación” y aclaró que la decisión “puede ser reversible”.

“Siempre hemos concebido las sanciones como un incentivo para ayudar a la negociación, por lo tanto es una decisión que puede ser reversible o suspendible, en cuanto se constate que hay avances en la negociación”, dijo.

Con estas medidas internacionales el mundo se le “achica” por momentos a quiénes, por más de una década, han violado los Derechos Humanos de los venezolanos.

Ahora estos sancionados no solo no podrán ingresar a 28 países de Europa, sino que además también tienen prohibida la entrada a Estados Unidos y Canadá. Quienes además tenían activos en dichas naciones pueden al menos “por ahora” despedirse de dichos bienes.

Por su parte el gobierno venezolano no tardó en responder a estas sanciones y acusó a la UE de practicar una “política intervencionista y de subordinación al gobierno supremacista y racista de Trump”.

El régimen de Nicolás Maduro ha demostrado que las sanciones internacionales son su debilidad; esto, porque exigió adentro del diálogo con la oposición que cesen las medidas en su contra.

La dictadura culpa a EE. UU. por las sanciones financieras que prohíben a estadounidenses hacer nuevas negociaciones con funcionarios del chavismo o con la estatal petrolera PDVSA. Pero las sanciones de Estados Unidos, Canadá y hora la Unión Europea surgieron para castigar las constantes violaciones a Derechos Humanos y los actos de corrupción emprendidos por funcionarios del chavismo.

Estos gobiernos han dejado claro que las sanciones solo se levantarán, si es el caso, cuando se restablezca el Estado de derecho y la democracia constitucional.

Una “amenaza”

Las sanciones implementadas por la UE son una importante medida para ejercer presión contra el régimen de Nicolás Maduro, a pesar de ser reversibles pueden cumplir con su cometido, el cual es seguir presionando para lograr la democracia en Venezuela.

Con estas sanciones la Unión Europea advierte que de no cambiarse el talante dictatiorial podría ampliarse la lista de sancionados; funcionarios que por cierto ya no podrán utilizar los bancos europeos.

Son medidas que dejan ventanas abiertas para ver qué reacción hay en el chavismo.

El exembajador ante la ONU, Diego Arria, celebró la medida: “El mundo se les achica a estos criminales y delincuentes. Y Venezuela los condena y repudia”; señaló.

Lo mismo hizo la dirigente venezolana María Corina Machado, quien agradeció a la UE; dijo que se trata de un “respaldo total a la justicia, los DD.HH. y la democracia”.

Por su parte, el analista y consultor político Esteban Gerbasi afirmó a PanAm Post que las medidas no deberían ser reversibles.

Si tú acusas a estos funcionarios por delitos de lesa humanidad, tú después no le puedes quitar esa sanción. Esos funcionarios deberían someterse a la justicia internacional y pagar por sus crímenes”; aseveró.

Queda esperar qué pasará en el mapa político venezolano tras estas nuevas sanciones que de todas las maneras, arrinconan aún más al régimen de Nicolás Maduro y todos sus cómplices.

Comentarios