Vicepresidenta venezolana admite que el socialismo es una venganza personal

“La revolución es nuestra venganza por la muerte de nuestro padre y sus verdugos. Es la oportunidad de demostrar lo profundamente humano que es el socialismo. No hay odio”, dijo Delcy Rodríguez.

3.238
Delcy Rodríguez confesó que el motivo por el que se mantiene dentro de las filas de la llamada revolución es su sed de venganza por su padre, Jorge, quien murió en 1976. (Fotomontaje PanAm Post)

La nueva vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, admitió ante el mundo que la revolución chavista es una “venganza personal” a la Cuarta República por la muerte de su padre.

En unas polémicas declaraciones, Rodríguez aseguró que el socialismo, la gestión de Hugo Chávez y la de Nicolás Maduro forman parte de una venganza a lo ocurrido en gobiernos anteriores donde presuntamente torturaron, asesinaron y desaparecieron a muchos jóvenes, entre ellos, a su padre.

La vicepresidenta afirmó que la llegada de Chávez, “la inclusión, la democracia participativa, la igualdad es lo que significa el socialismo bolivariano y es, emulando al poeta Tomás Borge, la venganza del actual Gobierno”.

Rodríguez explicó que cuando era pequeña su padre fue asesinado y desde ese entonces ha trabajado para conseguir el triunfo de la Revolución bolivariana.

En una entrevista televisada, la excanciller confesó que el motivo por el que se mantiene dentro de las filas de la llamada revolución, es su sed de venganza por de su padre, Jorge, quien murió en 1976.

Las afirmaciones de la funcionaria reflejan la poca voluntad política que tiene el régimen de Maduro de solucionar la crisis económica, política y social que enfrenta el país suramericano, pues el socialismo implementado y sus consecuencias serían completamente intencionales.

“La revolución es nuestra venganza por la muerte de nuestro padre y sus verdugos. Es la oportunidad de demostrar lo profundamente humano que es el socialismo. No hay odio”, dijo.

Jorge Rodríguez, padre de la vicepresidenta, quien era un líder del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, murió en 1976 luego de ser capturado por fuerzas del Estado que entonces lideraba Carlos Andrés Pérez. El padre de los hermanos Rodríguez estuvo vinculado al secuestro de William Niehous, quien era vicepresidente de la Owens-Illinois Venezuela.

Cabe destacar que las declaraciones de Delcy se suman a las innumerables ocasiones en las que Maduro ha amenazado con “radicalizar la revolución“, una advertencia que demuestra que el socialismo es verdaderamente malo y que puede empeorar la situación del país.

Las reacciones ante las declaraciones de Delcy Rodríguez no se hicieron esperar, pues a través de las redes sociales los venezolanos aseguraron que son “víctimas” de dicha venganza personal.

Hay que recordar que el país suramericano en la actualidad enfrenta la mayor inflación del mundo, los salarios más bajos de la región, una escasez de alimentos y medicamentos única en su historia, y la existencia de cientos de presos políticos encarcelados por ser opositores al régimen de Maduro.

Delsa Solórzano, diputada venezolana, reaccionó a través de su cuenta en Twitter y afirmó que la venganza socialista “ha dejado miles de muertos, millones de personas pasando hambre y sin medicinas, miles de presos y perseguidos políticos y un país en ruinas”.

Los “logros” del socialismo, la “venganza personal”

Durante la entrevista Rodríguez señaló: “todo lo que significa el socialismo bolivariano (…) para nosotros es redimir a nuestros mártires, nuestros héroes, allí está expresada nuestra venganza personal”.

Pero la verdad es que el socialismo de Chávez y Maduro ha significado miseria y destrucción para Venezuela.

Hiperinflación: el régimen de Maduro logró establecer en Venezuela la inflación más alta del mundo y los salarios más bajos de la región, una inflación que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Asamblea Nacional de Venezuela cerrará el 2018 en 100.000 % en 2018.

Escasez de alimentos y medicamentos: Los excesivos controles de precio y de cambio han impedido el buen funcionamiento de la economía y el acceso a las divisas para poder producir, causando esto el cierre de más de 600 mil empresas y el vacío de los anaqueles en el país suramericano.

La escasez de alimentos y sus altos precios ha causado la malnutrición de la población, mientras que la falta de medicamentos ha causado la muerte de miles de venezolanos con diversos padecimientos.

Presos políticos: en cinco años el Gobierno de Maduro ha mantenido en promedio a un centenar de presos políticos al mes bajo un patrón de persecución sistemática de opositores. El número ha alcanzado picos sobre los 600. Al cierre de 2017 se mantuvo sobre los 200 y en 2018 subió a 300 encarcelados.

Ejecuciones extrajudiciales: además del asesinato del capitán Óscar Pérez y su equipo, la fiscal venezolana en el exilio denunció que solo en tres años el régimen de Maduro emprendió 8.700 ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad del Estado. Una denuncia que llegó a la Corte Penal Internacional para que sea investigada.

Mayor migración en la historia del país: de acuerdo con cifras recientes de Acnur, solo en 2017 los venezolanos pasaron a ocupar el cuarto lugar del mundo en solicitudes de refugio y asilo. En los últimos años la situación en ese país ha empujado a más de 1,5 millones de venezolanos a trasladarse a países vecinos y a otros más lejanos.

PDVSA en ruinas: PDVSA es la empresa que más aportaba en el crecimiento de la economía venezolana. Hoy en día es la empresa que más aporta al empobrecimiento de Venezuela.

Hoy en día Venezuela debería estar produciendo más de cinco millones de barriles diarios. Sin embargo, desde que llegó el régimen al poder empezó a destruir la industria petrolera, y el resultado es que debido a su mal manejo ahora produce tan solo 1.600.000 barriles.

El 96 % de los dólares que le ingresan a Venezuela provienen de la actividad petrolera. Destruída PDVSA el país se queda sin divisas.

Comentarios