Tribunal Supremo declara culpable a Maduro por caso Odebrecht: 18 años de prisión

Esta sentencia le dará más argumentos a los gobiernos del mundo para desconocer a Maduro y calificarlo oficialmente como un delincuente

13.813
El máximo tribunal ordenó la detención inmediata de Nicolás Maduro y solicitará a la Interpol su captura. (PanAm Post)

Tras casi tres semanas de juicio contra Nicolás Maduro, el legítimo Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en el exilio lo declaró “culpable” por existir pruebas suficientes que lo vinculan a actos de corrupción en el caso Odebrecht. El máximo tribunal ordenó su detención inmediata y solicitará a la Interpol su orden de captura.

Este miércoles 15 de agosto se escucharon las conclusiones de las partes y posteriormente se dictó la sentencia.

“Actuando en sala plena, declaro: se demuestra culpabilidad y responsabilidad penal en la ejecución de los delitos de corrupción propia y legitimación de capitales”, informó un magistrado del TSJ legítimo.

Asimismo, se sentenció a Maduro a “18 años y tres meses de reclusión en el centro penal Ramo Verde, ubicado en el estado Miranda. Y por delitos de corrupción propia, se impone la sanción de USD $25 millones y deberá reintegrar al Estado venezolano USD $35 mil millones por legitimación de capitales”.

El magistrado aclaró que se enviará, nuevamente, una advertencia a Interpol y a los cuerpos de seguridad en Venezuela para su captura y desconocimiento. Insistió en que ya Nicolás Maduro no es presidente y, por lo tanto, toda acción que pretenda llevar a cabo, usurpando el cargo, debe ser desconocida. También, que quedó inhabilitado políticamente.

Luego de las palabras del magistrado, habló el presidente del Tribunal Supremo de Justicia, Miguel Ángel Martín. Se explayó sobre la relevancia de la sentencia y aclaró que es legítima y decisiva.

“Nosotros necesitábamos la aprobación de la Asamblea Nacional y aprobaron el juicio. Fue una decisión tomada por 25 magistrados. Es algo inédito. Por primera vez en la historia de Venezuela se realizar un juicio de esta forma”, dijo Martín.

Una de las primeras en reaccionar a la sentencia del TSJ, fue la legítima fiscal general de Venezuela en el exilio, Luisa Ortega Díaz. Dijo que esta será la primera de “muchas sentencias”, porque aseguró que Maduro deberá pagar igualmente por los delitos de lesa humanidad. Aseguró que “la importancia de esta sentencia es que una vez se produzca el quiebre de la tiranía, ya tenemos allanado el camino para que se haga justicia”.

Durante la audiencia las partes analizaron una nueva prueba contra Maduro, presentada por la legítima Asamblea Nacional de Venezuela de mayoría opositora.

Antes, la fiscal general en el exilio había hecho referencia a obras de Odebrecht que tuvieron un sobreprecio de hasta 910% con base en el monto original. Y recordó que Maduro propuso en 2017 “volver a pagar” las obras y no, por el contrario, inspeccionar lo que se había hecho.

“Quedó plenamente demostrada la hipótesis acusatoria que hemos sostenido, se cumplieron las dos premisas: quedó demostrada la materialidad delictiva de corrupción propia y de legitimación de capitales (…) y también quedó demostrado que el autor de esos delitos es Nicolás Maduro quien usurpa la presidencia de Venezuela”, señaló Ortega.

Se trata de un paso más en la lucha contra la dictadura, una situación, que aunque no verá efectos inmediatos a nivel nacional, le dará más argumentos a los Gobiernos del mundo para desconocer a Maduro y calificarlo oficialmente como un delincuente.

Aunque el régimen de Nicolás Maduro, el chavista e ilegítimo TSJ, así como el usurpador fiscal Tarek William Saab aseguran que la sesión del juicio “carece de legitimidad”, 16 países de la región que conforman el Grupo de Lima ofrecieron su total respaldo a la Asamblea Nacional de Venezuela, por lo que sus actos son reconocidos a nivel internacional. Y este juicio fue aprobado por dicho Parlamento de mayoría opositora.

El diputado Winston Flores señaló para el PanAm Post que las pruebas contra Nicolás Maduro “son suficientes”, y agregó que “este es un paso más, un avance en la continuación de la lucha y la resistencia”, pues agregó que por existir una dictadura en Venezuela y la no separación de poderes, es muy probable que las autoridades no actúen.

“De aquí en adelante viene otro panorama, otro juego internacional con posiciones geopolíticas donde hay un TSJ legítimo reconocido por los diferentes países del mundo, es un paso fundamental para que se dé una transición; es parte de la lucha por la democracia”, agregó.

Hay que recordar que el poder judicial que fue designado por la Asamblea Nacional de mayoría opositora, nunca pudo instalarse en Venezuela tras la persecución por parte del régimen de Nicolás Maduro. Una situación que obligó a sus miembros a exiliarse y conformar el Tribunal Supremo de Justicia fuera de territorio venezolano.

Las pruebas contra Maduro

En la audiencia que se llevó a cabo en el Congreso de Colombia, la legítima fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, presentó las pruebas que demostrarían que efectivamente Maduro está implicado en el caso de corrupción más grande de América Latina.

Ortega detalló que Maduro recibió una millonaria suma de dinero en la propia Cancillería venezolana, de manos de los ciudadanos Mónica Moura y Joao Santana, creadores de la campaña presidencial de Hugo Chávez. Además de esto, Ortega señaló que Odebrecht también financió la campaña presidencial de Nicolás Maduro en 2013.

La fiscal mostró el convenio marco firmado entre Brasil y Venezuela,  firmado por Maduro, y denunció que el Parlamento nunca revisó dicho acuerdo porque la presidenta de la Asamblea era la esposa, Cilia Flores. Ortega consignó dicho documento para que las pruebas sean valoradas.

Además, se refirió al segundo puente sobre el Lago de Maracaibo que jamás se construyó y por el cual Odebrecht recibió USD $407 millones; mostró las experticias y las pruebas.

La fiscal señaló que el Ministerio Público pudo constatar la existencia de 13 obras que el régimen contrató con Odebrecht y que actualmente se encuentran paralizadas. Además entregó un CD con el contenido de las delaciones de los principales testigos de Odebrecht en Brasil.

“Fue tal el compromiso que tuvo Maduro con Odebrecht que el 4 de mayo de 2013 aprobó el punto de cuenta para desembolsar dinero a Odebrecht”, señaló la fiscal mientras consignaba todos los puntos de cuenta.

“La prioridad de Maduro no fue la situación que se estaba viviendo en Venezuela, sino pagar a Odebrecht obras inconclusas y paralizadas”, denunció Ortega Díaz durante la audiencia.

También entregó extractos de las cuentas bancarias que fueron utilizadas en las operaciones.

“Todas estas acciones están previstas como delitos en nuestro ordenamiento jurídico”, reiteró Luisa Ortega.

Concluyó con la solicitud de que el TSJ acuda a la Interpol para que se emita una orden de captura internacional contra Nicolás Maduro Moros. “Solicito que la Fuerza Armada de Venezuela ejecute la captura contra Nicolás Maduro y lo ponga a la orden de un tribunal. Solicito que se le intervengan sus bienes y cuentas (…) Espero que se haga justicia”, concluyó.

De acuerdo con la magistrada emérita, Blanca Rosa Mármol, de emitirse una orden de captura de Interpol contra el dictador, esta podría ser acatada en el exterior. “En Venezuela por supuesto que no, pero de salir el presidente del país, esa orden podría ser ejecutada porque emanaría del Tribunal Supremo legítimo“, dijo.

Comentarios