TIAR: de la aprobación a la aplicación, todo depende del presidente Guaidó

Si Guaidó le solicitá a la OEA la aplicación del TIAR, 12, de las 17 naciones que hacen parte del tratado, deberán respaldarlo.

2.179
«Solo la asistencia militar y la amenaza creíble e inminente del uso de la fuerza pueden ser efectivas para la resolución de este conflicto». (Twitter)

La Asamblea Nacional aprobará el reingreso de Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), mecanismo que permitiría una intervención militar en el país suramericano.

Que el Parlamento apruebe la incorporación al TIAR no será suficiente. Guaidó debe solicitar intervención militar basándose en el artículo 6 o simplemente la aprobación pasará a ser un «saludo a la bandera».

“Vamos a avanzar en todos los terrenos de lucha. Tenemos el legítimo derecho de construir las capacidades y alianzas internacionales necesarias para proteger y defender al pueblo y nuestra soberanía. Cumplidos los pasos requeridos, la Asamblea Nacional aprobará el TIAR”, escribió el presidente (e) Juan Guaidó en su cuenta de Twitter.

Explicó que una vez sea aprobado el Tratado, será necesario “construir el respaldo de los demás países de la región para este mecanismo cuya aprobación final pasará en la OEA”.

En marzo de 2014, Venezuela anunció su retiro del TIAR, un acuerdo regional de defensa militar mutua que brindaría un marco legal a una posible intervención extranjera. Sin embargo, el hecho de aprobar la incorporación al tratado no implica que se vaya a lograr dicha cooperación militar.

Pasos para la efectiva aplicación del TIAR

El abogado Andrés Mezgravis, especialista en resolución de conflictos, le explicó al PanAm Post que una vez que la Asamblea Nacional apruebe el TIAR, el presidente Guaidó debe notificarlo a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Mezgravis aclaró que eso no será suficiente para lograr una cooperación, pues en primer lugar, Guaidó debería solicitarla y en segundo lugar al menos 12 de los 17 miembros del TIAR deben respaldarlo.

El especialista aclaró que para que se dé una cooperación internacional con ayuda militar es necesario que exista la voluntad de las autoridades legítimas de Venezuela. La solicitud puede hacerse un día después de que se anuncie la reincorporación.

«Los presidentes del hemisferio ya conocen en detalle la grave situación de Venezuela y la gran mayoría ha reconocido que esa situación representa un peligro para todo el continente. Solo faltaría exponer y justificar jurídicamente las razones por las cuales Venezuela exige esa asistencia militar», explicó.

El TIAR no solo aplica ante una agresión armada (Art. 3), sino también ante cualquier hecho o circunstancia que pueda poner en peligro la paz y estabilidad del continente (Art. 6); tal como ocurre con los nexos del Gobierno usurpador con guerrillas armadas, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las «disidencias» de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de organizaciones terroristas internacionales como el Hizbulá.

La presencia y protección de estos grupos criminales en territorio venezolano representan un atentado a la seguridad regional, lo cual ha quedado demostrado en los recurrentes ataques y atentados que han ejecutado en el vecino país, Colombia. Es por ello que el TIAR es indispensable, ya que es el caso que aplicaría al escenario de Venezuela.

«Luego de que Venezuela presente su solicitud formal, el Órgano de Consulta del TIAR, que no es otro que el Consejo Permanente de la OEA, pero en el que solo votan los miembros del TIAR, debe reunirse inmediatamente a fin de deliberar sobre el alcance de la petición de Venezuela y acordar las medidas convenientes para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y seguridad del Continente. Las decisiones se adoptan con el voto favorable de los dos tercios de los miembros, es decir, 12 de 17. Si se pide y se acuerda la conformación de una coalición militar, entonces luego se debería designar un Comando Unificado a fin de que sean los integrantes de esa coalición militar, a través de sus respectivos comandantes, los que acuerden bajo secreto las estrategias militares», explicó el especialista.

Venezuela es una amenaza: el argumento perfecto

Mezgravis explicó que el objetivo de aprobar el TIAR es que tan pronto Venezuela quede reincorporada a este pida formalmente a sus miembros la conformación de una coalición de Fuerza Interamericana.

«Mi recomendación es que esa petición formal se haga dentro del marco normativo del Art. 6 del TIAR, el cual establece que no solo el tratado se activa en caso de agresión armada de otro país, sino también en caso de que la independencia política y soberanía de un país americano fueren afectadas por una situación que pueda poner en peligro la paz de América. Y ese indudablemente es el caso de Venezuela. La FAN rebelde es parte junto a los colectivos, la guerrilla y grupos terroristas de un conglomerado criminal que obedece a una tiranía narcoterrorista que usurpa el poder. Es irrefutable que el hecho de que un conglomerado criminal controle las riquezas minerales venezolanas, incluyendo, uranio, junto a la gravísima crisis migratoria, ponen en peligro la paz y seguridad de todo el continente», agregó.

«Solo la asistencia militar y la amenaza creíble e inminente del uso de la fuerza pueden ser efectivas para la resolución de este conflicto», señaló el abogado.

«Activado el TIAR y presentada la respectiva exigencia de una coalición, hará que culminen las especulaciones y se verá si de verdad nuestras autoridades apoyan esa vía y cuáles miembros del TIAR están dispuestos a cumplir con los deberes que ese tratado impone. Y si resulta que no se alcanza la mayoría requerida de 12 votos y resulta que solo 10 o 3 miembros están de acuerdo con una coalición, pues entonces con esos 10 o 3 miembros podrá trabajarse en otro acuerdo o autorización», sentenció.

Otras variables

Existe la posibilidad de que el Gobierno de Guaidó use el TIAR no con la intención de lograr una coalición militar internacional, sino como mecanismo para que se tomen medidas diplomáticas que, aunque han servido para presionar a la dictadura chavista, no ha sido suficientes para salir de ella.

El abogado explicó que las otras medidas podrían ser: la ruptura de relaciones diplomáticas, interrupción total o parcial de relaciones económicas o de las vías de comunicación marítimas o aéreas.

«Si Venezuela pide sanciones económicas, difícilmente los miembros del TIAR puedan acordar una coalición militar. Pero si Venezuela pide una coalición militar basada en el Art. 6 y en las circunstancias antes apuntadas, difícilmente veo que la mayoría de los miembros del TIAR puedan negarse a prestar esa asistencia que conviene a la defensa común de sus miembros para mantener la paz y seguridad del continente. Simplemente esa negativa sería una respuesta mezquina, cobarde e inhumana que quedaría registrada ante la historia», dijo Mezgravis.

«Si la indiferencia o el colaboracionismo con el régimen triunfa, igual quedará registrado ante la historia que el presidente Guaidó cumplió con su deber histórico de pedir asistencia militar», sentenció.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento