Luis Parra, la ficha de Maduro y su mala jugada de otro golpe al Parlamento

El régimen trató de usurpar la directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela con una mala jugada que no le rindió frutos.

2.106
El diputado chavista Héctor Agüero juramenta como presidente de la Asamblea Nacional de forma ilegal al diputado Luis Parra (i) este domingo, en Caracas (Venezuela). (EFE)

El más reciente golpe de Estado perpetrado por el régimen de Nicolás Maduro con la ayuda de diputados que se vendieron al chavismo, no es más que una jugada para tratar de legitimar las próximas acciones de la tiranía; los hechos previos así lo demuestran.

Este domingo 5 de enero, funcionarios de la Guardia Nacional venezolana impidieron el ingreso de Juan Guaidó, presidente interino y de diputados de oposición, que se disponían a elegir la nueva junta directiva de la Asamblea Nacional. Los funcionarios militares solo permitieron la entrada del chavismo y de algunos parlamentarios de oposición, entre ellos los que vendieron sus consciencias al régimen de Nicolás Maduro para usurpar el puesto de Guaidó y jurmentar una nueva directiva presidida por el ahora chavista Luis Parra.

Mientras Guaidó intentaba ingresar al Palacio Federal Legislativo, el chavismo intentó adelantarse a los hechos, se apropió de la sede de la Asamblea, juramentó a diputados y ahora buscará darle pantalla legal a los hechos por venir. Todo parecía una jugada bien planificada pero que terminó con un error de cálculo.

Finalmente una mayoría de 100 diputados de oposición tras el secuestro de la sede del parlamento, se mudó a las instalaciones del diario El Nacional y allí ratificó a Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional.

Acciones del chavismo sin Guaidó en el Parlamento

Hay que recordar que el mismo Gobierno de Vladimir Putin anunció que esperaba cambios en la Asamblea Nacional de Venezuela para enviar asesores económicos que ayuden al régimen de Nicolás Maduro.

Putin y Maduro estarían buscando «formas legales» para controlar PDVSA a través de la estatal rusa Rosneft sin que sea tomado como una privatización, pues se necesita la aprobación de la Asamblea Nacional de Venezuela. Quizás ahora, con la reciente jugada de diputados vendidos, Putin y Maduro moverán sus piezas.

Pero además de esto, hay una acción fundamental con la que el chavismo busca perpetuarse en el poder a toda costa y de manera supuestamente legal. Con Luis Parra como diputado vendido de oposición a la cabeza del Parlamento «fantasma», el régimen de Nicolás Maduro buscará nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) para disfrazar ante el mundo un nuevo fraude electoral.

A principios del mes de noviembre, la Asamblea Nacional de Venezuela de mayoría opositora activó el mecanismo para nombrar a los nuevos integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), y para ello nombró un nuevo «Comité Preliminar de Postulaciones» que se encargará de seleccionar a los candidatos a rectores del organismo comicial. Ahora, la dictadura buscará continuar con este proceso, nombrar a nuevos directivos del Poder Electoral y prepararse para robar una vez más los próximos comicios.

De hecho, ya Maduro pronosticó que, una vez elegida una nueva Junta Directiva de la Asamblea Nacional (AN), supuestamente «podrán construirse las garantías electorales para llegar a tener unas exitosas y democráticas elecciones legislativas».

Otra acción que Luis Parra podría emprender sería la de aprobar un financiamiento a Maduro; hay que recordar que en diciembre de 2019 se conoció que el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y una oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) evalúan brindar apoyo financiero a la tiranía, bajo un supuesto mecanismo humanitario que necesita el aval del Parlamento. Hasta el día de hoy, la ONU sigue reconociendo a Maduro.

El «tiro por la culata»

Pero la jugada no le salió tan bien al chavismo. Tras conocerse el nuevo golpe de Estado con el que la tiranía busca apoderarse del Poder Legislativo, las reacciones internacionales no se hicieron esperar. La Unión Europea (UE), el Grupo de Lima, la Organización de Estados Americanos (OEA), Gobiernos democráticos del mundo y hasta el canciller de Argentina, manifestaron su repudio a las acciones emprendidas por el chavismo.

Para el mundo Juan Guaidó sigue siendo el presidente interino de Venezuela y además continúa encabezando la legítima Asamblea Nacional; mientras que Luis Parra y el chavismo serán víctimas de sanciones internacionales por perpetrar una nueva acción contra la democracia en el país suramericano. Cualquier acción que se tome desde la ahora «Asamblea fantasma» no será reconocida y carecerá de completa legitimidad como todas las acciones del régimen usurpador de Nicolás Maduro.

Luis Parra, la nueva ficha de Maduro

Parra es uno de los diputados que se decía de oposición y que hasta hace poco formaba parte de las filas del partido Primero Justicia. Tanto él como otros seis diputados se vieron inmersos en la trama de parlamentarios que favorecieron al testaferro de Maduro, Alex Saab, y su extensa red empresarial detrás del programa de los CLAP.

Hace pocos días los diputados opositores Ismael León y Luis Stefanelli señalaron directamente a Parra de estar ofreciendo miles de dólares a diputados de oposición.

El diputado ni siquiera ha explicado aún por qué sin ser miembro de la Comisión de Contraloría viajó a Bulgaria en abril pasado junto a Conrado Pérez y Richard Arteaga, en una gira de la que nunca se informó los motivos y que, según sugirió Armando.Info, también sirvió para entregar en ese país oficios en favor de Alex Saab y su extensa red empresarial detrás de los CLAP. Asimismo ha evitado informar quién costeó ese viaje y el siguiente, que realizó en mayo con parlamentarios de esa comisión a Roma y Madrid.

Parra asegura que fue electo con más de 80 votos; sin embargo hasta ahora se desconoce la lista de quienes lo habrían apoyado. Lo único que es cierto hasta el momento es que se «autojuramentó» con la presencia de diputados del chavismo que en septiembre fueron reincorporados a la Asamblea Nacional luego de que la misma oposición liderada por Juan Guaidó así lo permitiera.

Los diputados del oficialismo habían abandonado el órgano legislativo reconocido por la comunidad internacional, después que el Tribunal Supremo de Justicia de mayoría chavista, dijera que la Asamblea Nacional estaba en desacato.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento